Compartir
Publicidad
'Origin': un aburrido pastiche de ciencia ficción al que Paul W.S. Anderson no logra aportar ningún aliciente
Críticas

'Origin': un aburrido pastiche de ciencia ficción al que Paul W.S. Anderson no logra aportar ningún aliciente

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Cuando vimos el primer tráiler de ‘Origin’, nos quedamos con la tecla de que Youtube nos la estaba vendiendo como una especie de ‘Perdidos’ mezclada con ‘Horizonte final’. De hecho, el que estuviese implicado como director Paul W.S. Anderson ya nos daba cierto aval de esta última referencia… pero no sabíamos si esto iba a ser bueno o malo.

La semana pasada, Youtube Premium estrenó ‘Origin’, su nueva serie original creada en esta ocasión por Mika Watkins (‘Dixi’, ‘Lucky Man’). Nos encontramos con una producción de diez episodios en el que un grupo de gente despierta a bordo de la nave que da nombre a la serie. Una nave que ha sido aparentemente abandonada.

Completamente desorientados, el grupo encabezado por Natalia Tena y Tom Felton intentarán descubrir por qué la nave no ha llegado a su destino, por qué parecen haberse quedado solos en un sitio preparado para miles de personas y, sobre todo, qué terrores acechan en los cerrados compartimentos de la Origin.

Una de las cosas que llama la atención en ‘Origin’ es que es una serie que les debe salir bastante barata a los de Youtube. Algo que no es que sea malo per sé (anda que no hay gente que hace maravillas con cuatro duros) y que, de hecho, en según qué géneros no es necesario gastar demasiado, pero sí cuando se cruza la línea de la cutrez.

Esa línea se traspasa en el último plano del cold open del primer episodio con Shun (Sen Mitsuji) mirando por la ventanilla para comprobar que, efectivamente, están en una nave/estación espacial monumental hecha con gráficos del primer 'Unreal'. Pero eso sí, luego sí que se esfuerzan en recrear una Tokio futurista… por lo que podéis imaginar mi perplejidad.

Baratijas aparte, es precisamente con Shun con el que primero experimentamos que ‘Origin’ tiene en ‘Perdidosun clarísimo referente: su uso del flashback. Cada episodio esta técnica narrativa se centra en un personaje y sirve de hilo conductor para su trama personal y ver ese pensamiento (también muy lostiano) de si están ante su sino póstumo (léase infierno, castigo o como veais) o en la realidad.

Luego también tenemos el componente “caja misteriosa” que la serie de Abrams llevó al límite y que incluye el qué estaba pasando en la isla nave antes del despertar. Estos elementos, que desde luego ‘Perdidos’ no inventó, se convierten en paralelismos inevitables teniendo en cuenta que las televisiones llevan quince años intentando replicar el fenómeno 'Lost'.

Pero bueno, digamos que este es solo un ejemplo de todo lo que puede llegar a beber y abusar ‘Origins’ a la hora de construirse. Es un pastiche que mezcla sin demasiado éxito la ciencia ficción, el survival horror y la “caja de misterios” con la exploración interna de sus personajes.

Origin Youtube

Una serie que funciona mucho mejor, de hecho, cuando exploran esa paranoia de "gente encerrada con algo que intenta matarles" que cuando intenta ser más "serie de personajes". Toca demasiados palos de la ciencia ficción y de la "narrativa" en general y es de todo pero no es nada a la vez

Digámoslo sin paños calientes: 'Origin' es aburrida e incluso pretenciosa. La culpa la tiene toda esta mezcla de elementos que, al fallar en su propósito de ser atractivos, hace que tengas la sensación de haber visto la misma historia un millón de veces.

Pero también la culpa es tanto de un guion que no logra dar con un ritmo adecuado como de una dirección de Anderson que no se esfuerza en absoluto por incentivar al espectador para seguir viendo la serie. Una pequeña decepción de diez episodios.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio