Publicidad

'Royalties': Quibi sigue mostrando un excelente gusto para la comedia con su entrañable nueva serie
Críticas

'Royalties': Quibi sigue mostrando un excelente gusto para la comedia con su entrañable nueva serie

Publicidad

Publicidad

Cuando uno lee el nombre de Amy Heckerling lo primero que se le viene a la cabeza es aquella época en el que las comedias de estudio eran especiales. También se entiende que destaquen su trabajo como directora de 'Clueless' ('Fuera de onda') a pesar de un currículum realmente interesante. Y es que 'Royalties', la nueva comedia de Quibi creada por Darren Criss nos devuelve a aquellos viejos tiempos de buena onda.

La canción del siglo

En apenas un par de minutos (lo menos que uno puede esperar cuando cada episodio dura unos siete minutos), la pareja protagonista de 'Royalties' nos conquista. Darren Criss y Kether Donohue encajan a la perfección como pareja profesional de compositores al servicio de las grandes estrellas (ficticias) del pop interpretados por grandes estrellas (reales) del pop.

Quien llegue a la serie sin tener nada en claro más allá del cartel promocional, como fue mi caso, pensará que estará ante una nueva comedia romántica ambientada en el mundo de la industria musical. Pero nada más lejos de la realidad. La relación de estos dos tipos, con más suerte que talento (aunque nunca se sabe) es estrictamente profesional. Al menos por el momento, porque con el asunto del #BlackLivesMatter sus creadores han decidido pausar la emisión.

Ahora que Quibi ha decidido que sus usuarios pueden enviar su contenido a la gran pantalla  a través de Chromecast y Airplay (porque una tele es más grande, mucho más, que un teléfono), es el momento de reconocer que algunos de sus productos están bastante por encima de la media habitual de series con piloto automático del resto de plataformas. Y ahí se nota la mano de su directora, un acierto brutal que nos recuerda que Heckerling no se había ido a ninguna parte. Es más, siempre ha estado por aquí.

Componga como puedas

Darren Criss, además de ser una máquina multidisciplinar y tener un Globo de Oro en casa gracias a su interpretación en 'American Crime Story', tiene mucha gracia y buenas ideas. Su creación se beneficia de la asociación con los guionistas Matt y Nick Lang, y la experiencia y el toque especial que otorga la responsable de clásicos como 'Aquel excitante curso' ('Fast Times at Ridgemont High'), la secuela de las vacaciones de los Griswold o la película con Alicia Silverstone de la que hablaba al comienzo, es un gran valor añadido para estos 'Royalties'.

Darren Criss Royalties

Otro gran acierto de la serie es su concepto. La continuidad se da por hecha, pero cada episodio es autoconclusivo y cuenta con un invitado especial autoparodiándose con brío. En realidad 'Royalties' es más una serie de micro sketches, como la absolutamente desternillante 'Reno 911!', pero con un fino toque de elegancia y glamour que la otra serie no necesita.

A la espera del remate final, que llegará cuando la situación en las calles de Estados Unidos se normalice, no puedo más que aconsejar una serie que no pretende nada más que hacer pasar un buen rato. Un rato agradable pero no exento de mala uva a través de una serie de situaciones absurdas que van constantemente a más. Perritos calientes, colchones o ambiciosos himnos pop llena-estadios están esperando detrás de las risas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios