Publicidad

'Sobrenatural' despidió sus 15 años de serie con un emocionante final lleno de mística y abierto a los fans de todas sus etapas
Críticas

'Sobrenatural' despidió sus 15 años de serie con un emocionante final lleno de mística y abierto a los fans de todas sus etapas

Quince temporadas dan para mucho. Pero lo cierto es que 'Sobrenatural' (Supernatural, 2005-2020) tampoco se quiso complicar la vida en su modelo de serie juvenil de terror, y a partir de cierto momento en el que todo el mundo supo que no daba para más se rebeló gracias a sus elementos adictivos hicieron que sobreviviera y ahora ha llegado por fin, para dejar que Sam y Dean descansen en su tarea de matar monstruos y salvar gente.

Cuando se alarga de más una serie hay un alto riesgo de que se acabe en lugares que los fans de la misma no querrían estar, y en el caso de 'Supernatural', si bien han ido capeando el temporal, desde hace unos cuantos años, parecía un proyecto de caridad con sus fans para el canal CW, por mucho que la serie bajara su presupuesto y siguiera funcionando con mínimos, sus fans estaban ahí, esperando su nueva dosis de hermanos Winchester.

Finale

El episodio final ha sido un doble cierre, por una parte un capítulo final para cortar los flecos y explicar qué les ocurre a Sam y Dean de ahora en adelante (tras el episodio 19, que cerraba la trama de la temporada) y por otra un especial rememorando buenos momentos y el recorrido de la serie y sus personajes durante estos 15 años con un indudable regusto nostálgico y lleno de entrevistas a los creadores.

SPOILERS del final de SUPERNATURAL

Un episodio final abierto a todos los fans

El episodio 20, que consideraremos el final de la serie, empieza con un día normal de Sam y Dean después de que todo volviera a la normalidad por última vez. En una cruenta lucha con un grupo de psicópatas enmascarados Dean acaba malherido y como consecuencia muere, ya harto de que hagan pactos, resucitaciones, vueltas del cielo y el infierno. El mayor de los dos hermanos decide dejarse ir porque al final muere como a él le apetece, en plena faena.

Esto lleva a un largo epílogo en el que podemos ver la vida de Sam sin su hermano, haciendo todo lo que se supone que estaba destinado a hacer antes de que Dean le sacara de la universidad para meterlo un poco a la fuerza en el negocio familiar. Mujer y un hijo que crecerá, claro como cazador de monstruos. Mientras, el cielo de Dean se reduce básicamente a un gran viaje en el Impala durante años, hasta que, vuelve su hermano en un uso más emotivo que de costumbre de la canción de Kansas 'Carry On Wayward Son', que, por primera vez no sirve para el resumen final "The Road so Far".

La vejez de Sam acusa la falta de presupuesto en el maquillaje y peluquería y los momentos más delicados tienen un punto de humor involuntario que duele un poco por que la serie merecía un final con más dignidad, pero la reunión de los hermanos en el cielo es emotiva y tiene el punto de azúcar justo para resultar espiritual y digno para cualquiera que haya sido fan de la serie en algún momento. Está pensado para verse sin seguir las últimas temporadas y vale tanto si te fuiste en la 5 como en la 20.

Finale2

Un recorrido por la historia Winchester

El final acaba con un agradecimiento de los actores y el equipo desde el puente desde el que han rodado el último plano de la serie. Una ruptura del plano de ficción que no es ajeno del todo en una serie que ha jugado con la ficción meta en más de una ocasión, porque poco que les quedara por hacer en 320 episodios. Y de eso trata la segunda mitad del final, un repaso por los 15 años de la serie.

Un repaso somero, porque hay demasiado para recordar, claro, pero un buen viaje a las raíces de la serie que, pese a todo, ha sabido mantener el interés de sus fans acérrimos tras la marcha de Eric Kripke, recordemos, ahora saboreando de nuevo el éxito con su 'The Boys' de Amazon Prime. Lo cierto es que el uso de imágenes de antiguas temporadas frente a las nuevas deja ver demasiado bien la diferencia de presupuesto de dos épocas muy diferentes en la serie.

Dean

'Supernatural' fue una gran serie de la primera a la quinta temporada, una especie de 'Expediente X' de clase obrera y muy americana, y es triste ver a los niveles de precariedad con los que ha operado, pero su existencia como show regular también es algo para celebrar, porque el alma está en dos personajes que la gente quería ver una y otra vez, y al final han trascendido formatos (¿quién no ha visto un meme con Dean en algún momento?) y son ya una pieza inamovible de la cultura popular americana. El cierre ha sido digno, justo y necesario. Hasta siempre, Winchesters.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios