Publicidad

'Underwater': una eficaz pesadilla que bebe de 'Alien' y Lovecraft
Críticas

'Underwater': una eficaz pesadilla que bebe de 'Alien' y Lovecraft

Publicidad

Publicidad

‘Underwater’ va a pasar a la historia por ser la última película vendida bajo el sello 20th Century Fox, ya que Disney ha optado por deshacerse de la marca del estudio que compró por una cifra multimillonaria. No deja de ser una simple casualidad, pues la cinta protagonizada por Kristen Stewart se rodó hace ya tres años y debería haber llegado a los cines mucho antes. Una clara prueba de ello es la presencia en su reparto de T.J. Miller, ahora ignorado por Hollywood tras protagonizar varios escándalos.

Fácil de vender y descalificar como una variante de ‘Alien, el octavo pasajero’, ‘Underwater’ es una propuesta que no encaja demasiado en el Hollywood actual, ya que es una película con espíritu de serie de b de terror pero contando para ello con un presupuesto de serie a -entre 50 y 80 millones según la fuente consultada-. El resultado es una estimable pesadilla submarina que da lo mejor de sí misma en su notable tramo final.

Encerrando a los personajes

Escena Underwater

Durante el ajustado metraje de ‘Underwater’ apenas hay dos momentos de calma que se ven subrayados por la voz en off para expresar los pensamientos del personaje interpretado por Kristen Stewart, ya que el resto del tiempo es un no parar por la necesidad de los protagonistas de encontrar cómo salir de la estructura en el fondo marino en la que están trabajando y cuya integridad se va visto seriamente afectada por lo que parece un terremoto.

Apenas pasan unos instantes de metraje hasta que el peligro hace acto de aparición, lo cual lleva a que la protagonista vaya encontrándose con unos pocos supervivientes de forma paulatina. No esperéis un gran trabajo definiendo a ninguno de ellos, pero sí que están lo suficientemente diferenciados para que cada uno cumpla una función diferente en la difícil misión de huida que tienen por delante.

William Eubank, director de la película y conocido hasta ahora por haber firmado ‘La señal’ en 2014, opta en todo momento por potenciar más la sensación de opresión que de urgencia. Es cierto que se nos recuerda cada poco que la estación podría colapsar en cualquier momento, pero Eubank está más interesado en encerrar con la cámara a sus personajes e incidir en el agobio con el manejo de la cámara, demasiado temblequeante en algunas situaciones para mi gusto.

Luces y sombras de ‘Underwater’

Fotograma Undertwer

Eso provoca que el segundo acto de ‘Underwater’ sea lo menos estimulante de la función. Tras un explosivo arranque, casi da la sensación de que la película se convierta en un videojuego al que curiosamente se olvidan de añadir las cinemáticas necesarias para dar más fondo a la historia. Solamente con haberse esmerado un poco más definiendo a los personajes y sus relaciones, la película lo habría tenido más fácil para mantenernos dentro de la historia en lugar de ver cómo algo repetitiva la apuesta formal de Eubank.

Un buen ejemplo lo tendríamos en la relación entre los personajes de Stewart y Vincent Cassel, pues hay ciertos detalles que apuntan a una relación cercana a la padre e hija, pero sin preocuparse lo suficiente en ellos. No me sorprendería que eso sí estuviera más trabajado en un primer montaje, ya que aquí se tiende a sacrificar todo para evitar los tiempos muertos -el que mejor parado sale de esto es Miller, ya que sus momentos de alivio cómico son necesarios y así su personaje no acaba desdibujado-, llegando el metraje final apenas a la hora y media.

Imagen Underwater

Todo ello quita cierto impacto a las bajas que van sucediéndose porque, obviamente, lo que ha sucedido no es un simple terremoto. Ahí ‘Underwater’ también apunta ligeramente en la dirección de criticar el efecto de la actividad humana en el progresivo deterioro de nuestro planeta y cómo este reacciones ante ello, pero finalmente prefiere orientarlo todo a la aparición de un contundente monstruo marino con clara inspiración lovecraftiana -hasta entonces la saga ‘Alien’, que no solamente la primera entrega, parecía el principal referente, aunque no el único-.

Ahí, ‘Underwater’ sí es inteligente reservando lo mejor para el final y mostrándonos diferentes criaturas de forma progresiva para que esa sensación de peligro inminente nunca cese. Quizá hubiese agradecido que fuesen algo más generosos con el uso del gore, pero bueno, se entiende que se busca más que los ataques sean algo repentino que cualquier otra cosa y como tales funcionan más que correctamente.

En resumidas cuentas

‘Underwater’ es un efectivo pasatiempo de terror que mezcla, entre otras cosas, ‘Alien’ con Lovecarft y sale airoso del reto. Sin duda se hubiese agradecido un poquito más de voz propia, pero lo que nos da ya es más que suficiente para aquellos que busquen un tipo de películas de las que Hollywood se ha olvidado, y el fracaso de la que ahora nos ocupa tampoco va a ayudar a que eso cambie.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios