Publicidad

'Vengadores: Endgame' (crítica sin spoilers): un excelente colofón para el MCU, puntualmente innovador pero sobrado de épica
Críticas

'Vengadores: Endgame' (crítica sin spoilers): un excelente colofón para el MCU, puntualmente innovador pero sobrado de épica

Publicidad

Publicidad

Con una película como 'Vengadores: Endgame', el propósito de escribir un análisis sin más spoilers de la cuenta se revela como una tarea casi tan imposible como poner algo de orden en el cosmos cuando la mitad de la población ha sido masacrada. Aún así, hay cosas que contar no sin la inevitable advertencia: en la siguiente crítica no se cuentan detalles del argumento, pero sí algo de la estructura, del ritmo, de las sensaciones generales. Si quieres llegar absolutamente ignorante al estreno, no sigas leyendo.

La intención de no desvelar más de la cuenta se complica desde la misma estructura del film, que juega con un anticlímax relativamente sorprendente cuando la película aún no ha llegado ni a su primera hora. Es el mejor momento de la película -junto con la inevitable traca final, de la que obviamente no vamos a decir casi nada-: el momento en el que el espectador está arrebatado por cierto desconcierto, por una tranquila tensión, sin necesidad de fuegos artificiales, pero con drama y desolación pura para los personajes, y en el que parece que los Russo disfrutan teniendo a los Vengadores en el momento más bajo de toda la saga.

Es un momento que te conviene saborear si piensas que el gran problema que aqueja a las películas del MCU (especialmente a los grandes eventos, como las aventuras de los Vengadores y el Capitán América) es que obedecen todas a una estructura y estética similar. Porque este arranque es una de las pocas partes de la película en la que, sin necesidad de acción, solo con algo de drama de baja intensidad y sin muchos aspavientos, el espectador se pregunta... ¿y ahora qué? El resto de esta aventura, para bien o para mal, es una película de los Vengadores.

¿Qué quiere decir eso? Que el resto de 'Vengadores: Endgame', lógicamente con una buena ración de sorpresas a bordo (son muchos personajes para jugar con ellos, te pillará fácilmente desprevenido en más de una ocasión) es relativamente previsible. Si has estado al tanto de las teorías de los fans, verás cómo muchas de ellas se cumplen (y muchas de ellas no, especialmente en esa primera hora de metraje que juega al desconcierto). Pero esencialmente, si esperas que el núcleo de la película sea un volantazo que te haga contemplar bajo una luz nueva todo lo que has visto hasta ahora, prepárate para la decepción.

'Vengadores: Endgame': Sí, es el final

Hace unos días, el guionista, traductor y experto en comics Santiago García conjeturaba en un hilo en Twitter acerca de la extraña belleza que residía en el final de 'Infinity War', reivindicando el trágico destino de la mayoría de los héroes, siendo muy consciente de que era absolutamente imposible que 'Endgame' no revirtiera esa situación. 'Endgame' sabe que no se le va a permitir el extraño lujo de cargarse a la mitad de sus protagonistas.

Por eso, 'Endgame' opta por un tratamiento mucho más ligero, y que sin duda hará torcer el morro a los fans de la franquicia que repudian películas más ligeras o abiertamente cómicas como 'Iron Man 3', 'Ant-Man' o, especialmente, las 'Guardianes de la Galaxia' o 'Thor: Ragnarok'. Para empezar, algunos personajes están tratados con ánimo desmitificador: uno de ellos es esperado si conoces las películas previas del MCU. Otro, que los fans de la Casa de las Ideas de largo recorrido sabrán apreciar, es solo parcialmente previsible.

A este tratamiento más ligero, como reconociendo que la tragedia máxima quedó atrás, en la culminación de 'Infinity War', se suma todo el núcleo central de la película, ligero y con aventuras que se las arreglan para mezclar con muy buen juicio humor, algún momento emotivo de encuentros inesperados y aventura blanca, que puede recordar a los momentos más luminosos de 'El primer vengador', 'Capitana Marvel' o las arriba mencionadas. Es el centro de la película, a la vez resorte narrativo que abre las puertas del clímax y declaración de intenciones: Marvel es épica, es músculo visual y tecnológico, pero también son personajes con química y chorradas argumentales que son las que otorgan carisma a este universo mastodóntico.

Se trata de un tono inesperado para quienes esperen solo gravedad y épica violenta, y que nos lleva a la pregunta clave: ¿es este digno final para la saga de las Piedras del Infinito? La respuesta es (respiremos aliviados) que sí: junto a la primera entrega es la mejor película de los Vengadores, su clímax puede contarse entre las mejores secuencias de acción de todo el MCU (con sus problemillas, de los que ya hablaremos cuando estemos libres del temor a los spoilers), y hay suficientes giros, sorpresas y colorido como para contentar a fans que, en películas previas, han quedado enfrentados.

Lo mejor que se puede decir de 'Avengers: Endgame' es que todos sus problemas (el destino inevitable de algunos de sus personajes, anunciado a bombo y platillo desde prácticamente tres películas antes; el anquilosamiento de algunas fórmulas de visualizar la acción; la necesidad de dar voz a tantísimos personajes) son absolutamente previsibles. Pero en el lado positivo hay sorpresas y emociones, giros inesperados y un tipo de cine que, literalmente, nunca se ha hecho anteriormente. Un indiscutible triunfo para Marvel y una cita imprescindible para fans del género.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir