Compartir
Publicidad
Publicidad
Todas las películas del Universo Marvel ordenadas de peor a mejor
Otros

Todas las películas del Universo Marvel ordenadas de peor a mejor

Publicidad
Publicidad

'Thor: Ragnarok' está ya aquí. Y como siempre que llega una nueva película del Universo Cinemático Marvel, la taquilla se revoluciona, los fans se exaltan, Internet se pone del revés. Está claro que, casi una década y 17 películas después de su nacimiento, este cosmos compartido por superhéroes y bribones galácticos, villanos robóticos, hechiceros supremos y fuerzas de la naturaleza sigue en plena forma.

La visión de Kevin Feige, jefazo de Marvel Studios (primer estudio independiente de esta envergadura desde la ya lejana creación de Dreamworks), fue la de crear un universo compartido a imagen y semejanza de la enrevesadísima trama de relaciones entre héroes y villanos que en los comics Marvel se llevaban poniendo en práctica desde los años sesenta. El resultado, de partida, solo tenía un inconveniente: nada de Spider-Man (cosa que, como sabemos, se ha acabado solventando), y nada de mutantes (propiedad de Fox).

Pero por lo demás, un catálogo de personajes icónicos absolutamente monstruoso, una inmensidad de ellos potencialmente atractivos. El principal problema, de hecho, era encontrar las versiones con más gancho de cada uno de ellos para impactar en el gran público con la mayor efectividad. Porque Marvel Studios, después de épocas recogiendo las migajas de las licencias que producían otros, quería llegar a las masas. Y de qué manera lo ha logrado.

El alcance del éxito de las películas de los Vengadores, por separado o en grupo, no tienen precedentes. Han cambiado el fandom y han cambiado la industria del entretenimiento. Por eso, y aprovechando el estreno de 'Thor: Ragnarok', llega el momento de revisar todas las películas del Universo Cinemático Marvel. Todas. Y las ordenamos de peor a mejor. Porque si no le metemos a esto algo de salseo, qué nos queda ya. ¿'Los Inhumanos'?

(Aunque sea ridículo insistir a estas alturas, te recordamos que estas opiniones y esta ordenación son fruto de las impresiones personales del arriba firmante. Tú tienes las tuyas, que pueden coincidir o no, total o parcialmente, con estas. ¡Bien por ti! ¡Viva la diversidad!)

17 - 'Thor: El mundo oscuro' (2013)

La peor película del MCU hasta la fecha es una plomiza aventura que no posee la brillantez visual de la tampoco muy inspirada 'Thor'. Desde recursos de guion perezosísimos (¡la muerte del único personaje femenino en condiciones!) a una estética muy poco original, pasando por un villano del que nadie se acuerda, todo en 'Thor: El mundo oscuro' suena a gastado y a película-laboratorio.

Pero del mismo modo que no hay película perfecta en el MCU, tampoco la hay completamente desdeñable, y esta 'El mundo oscuro' encuentra cierto brillo en la relación entre Thor y Loki (que ya salvaba la primera 'Thor') y en cierto sentido del humor que, por suerte, se potenciará en 'Ragnarok'. Para todo lo demás, un entretenimiento olvidable, lleno de puntos muertos y rebosante de una tenebrosidad impostada que no le sienta nada bien al MCU.

16 - 'El increíble Hulk' (2008)

Posiblemente, el gran valor de 'El increíble Hulk' sea el de demostrar hasta qué punto la interpretación de Mark Ruffalo como versión definitiva de Hulk está llena de matices y complejidad sin necesidad de ponerse tan cargantemente intenso como Edward Norton. Tampoco es que lo tuviera muy fácil: como en la versión de Ang Lee, esta película está enfocada al rechazo de Banner a sus poderes, y eso siempre arroja resultados poco interesantes en una película de superhéroes.

Al final, 'El increíble Hulk' ha quedado como una película aislada del resto del MCU debido a la no-continuidad de Norton y a que -salvo el tardío cameo posterior de William Hurt y alguna mención a Stark Industries- ninguno de sus personajes o situaciones repercute en el resto de películas Marvel. Por sí sola, no es una mala adaptación del personaje, pero le sobra drama y CGI exhibicionista y le falta ligereza y trompazos. ¿Quizás, si alguna vez volvemos a ver a Hulk en solitario, la clave sea planteárselo al estilo 'Ragnarok'?

15 - 'Iron Man 2' (2010)

Aburrido traspiés de una Marvel aún buscando una voz propia, consciente de los aciertos de la primera 'Iron Man', pero no yendo mucho más allá de la clonación sin personalidad a la hora de repetirlos. Sin duda es una película que tiene demasiadas cosas en mente: un villano no muy interesante (interpretado por un Mickey Rourke aún más aburrido que los espectadores) y la presentación de la Viuda Negra y el agente Coulson de SHIELD como puerta a los Vengadores. Demasiada ambición para una película con tan poca chicha.

A unos cuantos dramas muy poco interesantes de Tony Stark se suma que todo lo que hay que ver (con la excepción del estupendo primer combate con Rourke) ya lo vimos en la primera 'Iron Man'. Se salva de la debacle el divertidísimo Sam Rockwell como Justin Hammer, una especie de versión oscura del propio Stark y que da pie a una interpretación sin freno y con bailoteo. Lo que le falta en cantidades industriales a 'Iron Man 2'.

14 - 'Thor' (2011)

Más pasos en falso por parte de Marvel, como parte de la Fase 1 del MCU hasta la llegada de 'Vengadores', especialmente 'El increíble Hulk' y 'Iron Man 2'. Esta vez, con la terrible idea de hacer una película acerca de un Dios nórdico (bueno, todo la cosa de los extraterrestres) de poder casi ilimitado... y quitarle los poderes y mandarlo a un desierto. A un desierto terrestre. Para que se enamore de una humana. Dan ganas de bostezar solo de leerlo.

Por suerte, Kenneth Branagh hace un buen trabajo visualizado el mundo de Asgard y sus conexiones con la Tierra, y el choque final entre los dos mundos es interesante. Y donde la película realmente sobrepasa todas las expectativas es en el reparto: Chris Hemsworth y Tom Hiddleston son sencillamente perfectos para sus papeles. Cercano y afable el primero, maquiavélico y cautivador el segundo, sobre sus hombros está todo el peso de 'Thor', y ni todos los mohínes de Natalie Portman pueden disipar la estupenda química que se forja entre ambos, y que irá a más en las secuelas.

13 - 'Vengadores: La era de Ultrón' (2015)

La esperada secuela de 'Los Vengadores' tuvo una gestación conflictiva, como un tiempo más tarde reconocería Joss Whedon. Marvel solo quería ruido y furia y Whedon, algo de sosiego y dramas creíbles, una combinación que demostró que podía hacer funcionar en la primera entrega. Aquí el choque entre creativo y financieros no cuajó de la misma manera, y ni las partes sosegadas son interesantes (¿de todos los personajes del grupo tenemos que conocer a la familia de Ojo de Halcón, que parecen salidos de un anuncio de suavizante?) ni el clímax es más que un apabullante remake del de la primera película.

Aún así, por supuesto que hay momentos de brillante emoción (lo mejor: la relación entre Hulk y la Viuda Negra) y cine superheroico de primera en 'La era de Ultrón'. El villano es estupendo y está extremadamente bien escrito -aunque se recurra al gastado tópico del lado oscuro de un héroe- y el combate entre Iron Man y Hulk pasa a los anales de los zambombazos de tebeo en la gran pantalla. También, como preámbulo de lo que veremos en 'Civil War', define bien a los personajes en dos bandos y hace creíble el conflicto que vendrá. Es decir, 'La era de Ultrón' es un aparatoso prólogo, pero desde esa perspectiva, funciona a la perfección.

12 - 'Capitán América: Civil War' (2016)

La consecuencia de 'La era de Ultrón' fue una deslucida tercera película del Capi que en realidad funciona casi como una película de los Vengadores con el foco puesto en uno de sus miembros. Curiosamente, su gran acierto es centrarse en el conflicto dramático que enfrenta a los Vengadores, el Acta de Registro superheroico que apoya Iron Man y rechaz el Capitán América. Y, a la vez, ese es su gran problema, porque como todo el que haya leído los comics originales sabe, es un choque que da para mucho más.

Competentemente escrita y realizada, 'Civil War' es una película que se disipa en la memoria con solo una escena memorable en su haber: la pelea en el aeropuerto entre dos facciones de héroes que incluyen el estreno de Spider-Man y personajes a los que apenas habíamos visto en acción. Rebosante de imágenes impactantes como splash-pages y maravillosos homenajes a los comics, es una de esas secuencias que salvan una película. Lástima que todo el fuelle se vaya en ese glorioso instante.

11 - 'Capitán América: El primer Vengador' (2011)

Una deliciosa aventura camp, y extraña a estas alturas de la Fase 1, ya a las puertas de 'Vengadores'. Pudiendo enmarañarse con una historia de origen dramática y con múltiples secundarios, opta por una entrañable película que renuncia a los tropos del género superheroico (traumas que superar, idetidades secretas, villanos) y más bien plantea una versión musculada de los clásicos bélicos ambientados en la II Guerra Mundial.

La mirada limpia y devota de la aventura clásica de Joe Johnston es lo que hace que una película conceptualmente complicada como 'El primer Vengador' funcione.

'El primer Vengador' juega una serie de cartas arriesgadas: va a tope con la ingenuidad y franqueza de su protagonista -que luego será el motor de todas las películas de los Vengadores-; va a tope con un villano nazi hecho y derecho, y perfectamente adaptado de los comics; va a tope con la crítica suave de la actitud bélica norteamericana, pero a la vez comprende y ensalza a un tío llamado Capitán América. Son cuestiones más complicadas de tratar, a su manera, que el mastodonte tecnológico de 'Vengadores', pero gracias a lo limpio de la mirada de Joe Johnston (director de 'Jumanji' o de 'The Rocketeer'), la película funciona como un cañón.

10 - 'Doctor Strange' (2011)

Como parte de la agradable búsqueda de superhéroes de no tan primera fila como Spider-Man o los miembros de los Vengadores y que Marvel factura como impasse entre las películas grandes o de grupo, 'Doctor Strange' propone un afortunado choque entre el universo superheroico convencional y las Artes Místicas de las que Stephen Strange es experto. Menos desenvuelta y refrescante que 'Ant-Man' pero igual de modesta, 'Doctor Extraño' está un poco agarrotada por su condición de película de origen, pero aún así es una propuesta diferente.

Muy atractiva en lo visual, con una visualización potente de la magia en el Universo Marvel, y exprimiendo perfectamente, con humor y apoyándose en un plantel de actores estupendo, las posibilidades de los portales, manipulaciones del tiempo y demás conjuros, 'Doctor Extraño' lanza una aventura magnética y despreocupada. La mejor prueba de que es posible hacer películas de personajes atractivos sin cargar las tintas en la tragedia impostada y de segunda mano.

9 - 'Ant-Man' (2015)

Decíamos que 'Soldado de Invierno' jugaba a ser un thriller de los setenta, pero no es la única película que en la Fase 2 coquetea con otros géneros. 'Ant-Man' es quizás la más inesperada (porque todos esperábamos que 'Guardianes de la Galaxia' fuera una space-opera, ¿no?), ya que funciona como una ligera y divertidísima película de atracos perfectos. Intrascendente y, de forma paralela a su héroe, muy consciente de su poca importancia en el "gran plan Marvel": ese es precisamente su superpoder.

Frente al ominoso dramatismo de las películas de los Vengadores o del Capitán América, 'Ant-Man' juega con inteligencia la carta de la chorrada (ni siquiera se permite el lujo de tomarse en serio la Gran Pelea Final, una trampa de la que no se libran ni las de los Guardianes ni 'Ragnarok'). Y aunque todos sabemos que, de haber sido dirigida por Edgar Wright, la cosa habría sido sencillamente gloriosa, su honestidad, falta de pretensiones y cariño con el que abraza el género de las caper movies la convierte en un auténtico oasis dentro del MCU.

8 - 'Iron Man' (2008)

En cierto sentido, 'Iron Man' es una película más importante que 'Los Vengadores'. No solo por lo obvio (llegó antes, eso no se lo quita nadie; y su éxito posibilitó todo lo que sucedió después), sino porque, partiendo de la nada, supo intuir la vital importancia de construir un personaje relativamente delicado como el de Tony Stark, y encontrar a un actor que le hiciera justicia, Robert Downey Jr.

La verdad es que el resultado de la unión fue irreprochable (aún hoy, es uno de los personajes más carismáticos del MCU, y uno de los actores que más a la altura están de su criatura), pero además de eso, 'Iron Man' abrió una nueva era en la forma de visualizar los comics en pantalla. Es inteligente la elección de Iron Man como personaje de arranque del MCU, ya con recursos relativamente limitados se alcanza un realismo y una espectacularidad que hacen que las cercanas entregas del 'Spider-man' de Raimi queden visualmente anticuadas.

Por encima de cualquier otra coonsideración, una jugada maestra. Y sí, claro, una estupenda película de superhéroes.

7 - 'Guardianes de la Galaxia Vol. 2' (2017)

Sensiblemente inferior a la primera entrega, pero con su propio cargamento de sorpresas (empezando por el soberbio personaje de Kurt Russell como padre omnipotente de Starlord), 'Guardianes de la Galaxia Vol. 2' carece sin embargo de la pasmosa desvergüenza de su precedente, posiblemente porque, de forma inevitable, a esta ya nos la veíamos venir. Los guiños (de Hasselhoff a la BSO) se sienten más forzados, y personajes como Groot o Mapache Cohete no reciben tanta atención.

Aún así, es una aventura galáctica emotiva y que se permite el lujo de frustrar las expectativas del espectador con muertes y giros argumentales poco habituales en una superproducción como esta. James Gunn es una de las joyas de la corona de Marvel, y sus Guardianes todo un logro, pero esperamos que el chiste encuentre nuevas vías de cara a una tercera aventura. In Gunn we trust.

6 - 'Capitán América: El Soldado de Invierno' (2014)

El aire a thriller conspiranoico no es lo único que vincula a esta estupenda segunda película en solitario (más o menos) del Capitán América a los años setenta. También sus soberbias secuencias de acción (al menos las que no implican los cansinos helicarriers desmoronándose a cámara lenta), violentas y donde el polvo y el asfalto hacen que salten chispas con cada golpe, recuerdan al suspense urbano y sin concesiones, lleno de coches haciendo trompos a la mínima, de los setenta.

Estamos una película del MCU, y una ya consciente de la envergadura de la franquicia y de lo que está en juego con cada nueva aventura, pero a la vez es una pieza inteligente, que aparenta jugar a pequeña escala y que sabe cargar de ambigüedad y dudas morales a sus personajes. No hay nada especialmente revolucionario en ella (hemos visto mil veces a espías rebelándose contra sus jefes cuando descubren que han sido engañados), pero los personajes que hemos conocido en otras películas empiezan a sumar lados oscuros, y eso da credibilidad a una película que no necesita fanfarria siniestra, como 'Thor: El mundo oscuro' para resultar genuínamente inquietante.

5 - 'Thor: Ragnarok' (2017)

Apostando ya abiertamente por la comedia y la parodia gracias a la potente química entre personajes absolutamente opuestos como Thor, Hulk y Loki (y sumando a un hilarante Jeff Goldblum como villano de tres al cuarto), 'Ragnarok' es una película inesperada dentro del MCU, pero desde luego no dentro de la carrera de Taika Waititi ('Lo que hacemos en las sombras'). Una apuesta moderadamente arriesgada para Marvel, que sigue experimentando con distintos tonos.

Sin duda, los fans más recalcitrantes encontrarán molesto el deje desmitificador, casi de sitcom, pero entre la soberbia banda sonora de Mark Mothersbaugh (otro alivio), los guiños pop a Kirby y otros maestros del Marvel cósmico y la ya demoledora relación entre Thor y Loki, pocas pegas se le pueden poner a 'Thor: Ragnarok'. Quizás que cuando se pone épica (y salvo el glorioso y desgraciadamente breve choque entre Thor y Hulk) no resulta muy emocionante. Pero para eso ya habrá tiempo en otras películas más rimbombantes.

4 - 'Spider-Man: Homecoming' (2017)

Apostando todo a hacer un 'Spider-Man' adolescente creíble, y apartando de forma inteligente aspectos del personaje que todos dábamos por inevitables (la historia de origen, el trauma por la muerte del tío Ben), Marvel y Sony revitalizan por completo al icónico superhéroe tras una serie de películas demasiado aparatosas y ombliguistas. 'Homecoming' no solo confirma a Spider-Man como parte del MCU, sino que abre un nuevo estilo: la de la aventura teen y urbana.

Con secuencias de acción bien resueltas (aunque hay espacio para la mejora, sobre todo si empezamos a olvidarnos de las creadas por Sam Raimi) y un replanteamiento del balanceo y el uniforme que disgustó a algunos fans por la introducción del elemento de la la tecnología -pero que funciona y abre nuevas posibilidades para el futuro-, 'Homecoming' encuentra su fuerza en el humor y los detalles. Por ejemplo, con el soberbio Buitre de Michael Keaton, cercano y amenazador.

3 - 'Guardianes de la Galaxia' (2014)

Una película que también clavó una pica en Flandes en el sentido de que no solo continuó con la breve y efímera posibilidad de que Marvel rodara películas de "autor" entre mastodonte y mastodonte (esta vez a manos de James Gunn) tras 'Iron Man 3', sino que -relacionado con ello- subió las dosis de extravagancia y locura que se puede permitir una película Marvel. Películas como 'Ragnarok' serían inconcebibles sin el taquillazo de 'Guardianes de la Galaxia', su plantel de personajes imposibles y su sentido del humor autoconsciente y abierto.

'Guardianes de la Galaxia', sin embargo y pese a su rareza, era relativamente necesaria: una película que abriera el campo de visión de Marvel hacia lo cósmico, elemento que se encontraba presente en detalles (los villanos de 'Los Vengadores', la naturaleza de Thor), pero no en modo space-opera como aquí, con sus civilizaciones extraterrestres, sus naves espaciales y siendo los terrícolas la excepción y no la norma. Todo ello cuajó en una película con un sentido del humor muy especial, un buen uso de la nostalgia, unos actores muy afinados y como unica pega, algún altibajo de ritmo absolutamente perdonable.

2 - 'Iron Man 3' (2013)

'Iron Man 3' no es una película perfecta porque tiene que hacer demasiadas concesiones a los propios fans que luego renegaron de ella (lo que sin duda es una lección para todos) y, de hecho, palidece al lado de auténticos monumentos de su responsable, Shane Black, como 'Kiss Kiss Bang Bang', 'Dos buenos tipos' o el guión de 'El último boy scout'. Pero es la primera película (y tal y como van las cosas, posiblemente permanezca como una de las pocas) de autor dentro de Marvel, y como tal hay que celebrarla.

'Iron Man 3' es una auténtica fiesta semiparódica, donde el héroe pasa media película en una buddy movie con niño de ambientación navideña (es mucho mejor de lo que suena, en realidad) y donde el villano es sometido a una deconstrucción absolutamente espectacular por parte de Black. Con un Robert Downey Jr. entonadísimo y los mejores títulos de créditos de todo el MCU, 'Iron Man 3' es una auténtica fiesta tan llena de masajes para fans (¡el ejército de armaduras!) como de desplantes a los tópicos que la propia Marvel Studios ha instaurado en tiempo record.

1 - 'Los Vengadores' (2012)

De forma similar a como sucede con 'Iron Man', 'Los Vengadores' no es una película perfecta, pero su mastodóntico éxito y su influencia estética y argumental ha sido tan avasalladora que tiene sentido darle el trono de la Madre del Cordero de la actual era del blockbuster superheroico. El resto de las películas Marvel (sobre todo las grupales, pero también las individuales) son meras reformulaciones de sus ideas visuales y narrativas, y aunque algunas alcanzan un grado de sofisticación notable, la importancia fundacional de 'Los Vengadores' es indiscutible.

Por cada conversación no del todo bien llevada, momento de relleno (cómo tarda en arrancar la puñetera) o personaje que podría haber tenido más interés (como mínimo, Ojo de Halcón y Viuda Negra han tenido películas más memorables), tenemos una química aún fresca entre personajes como Hulk, Thor, el Capi y Iron Man, y a varias bandas. Eso por no mencionar al que sigue siendo el mejor villano Marvel hasta el momento, Loki, o la histórica secuencia del ataque en Nueva York, que absorbe con naturalidad toda la influencia de las viñetas originarias.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos