'Blonde': Andrew Dominik explica el final de la película de Netflix y por qué la teoría del asesinato "no tiene puto sentido"

'Blonde': Andrew Dominik explica el final de la película de Netflix y por qué la teoría del asesinato "no tiene puto sentido"
5 comentarios

No ha pasado ni una semana desde su estreno en Netflix, y la fantástica 'Blonde' de Andrew Dominik continúa viendo crecer de forma exponencial su espacio en redes sociales y diversos foros de opinión en los que se acumulan las opiniones polarizadas, las teorías, las controversias y, como no podría ser menos, los alegatos enfervorecidos que la tachan de panfleto antiabortista y misógino.

Pero hoy no estamos aquí para hablar de esto, sino del final del largometraje. Un último tramo que ha abierto camino a diferentes teorías e interpretaciones y que el propio director ha decidido explicar en una entrevista con el medio The Wrap. Si no has visto 'Blonde', te sugiero que dejes de leer, porque a partir de este punto habrá spoilers a mansalva. Dicho queda.

Creencias personales

Tras el descenso a los infiernos de Marilyn narrado a lo largo del filme, el último pasaje de 'Blonde' tiene como clave la muerte de su ex amante Cass, que envía un paquete a la protagonista con el tigre de peluche de su infancia y una carta en la que puede leerse "El afligido padre jamás existió" —"There never was a tearful father"—.

Esto, que sugiere que las cartas que ha ido recibiendo durante la película estuvieron escritas por Cass y no por su padre desaparecido, supone un punto de no retorno para Monroe, que conduce a un consumo descontrolado de pastillas y, en consecuencia, a su muerte. Una visión que difiere de la del material original, en el que la teoría sobre el asesinato para encubrir a John Fitzgerald Kennedy tiene un peso específico.

El ángulo de la novela de Joyce Carol Oats fue descartado por Dominik por una sencilla razón. El cineasta cree que la teoría, sencillamente, "no tiene puto sentido".

"No creo que fuese asesinada. No tiene puto sentido. No hay motivo para asesinarla, porque si hubiese dado una conferencia de prensa y hubiese dicho que tuvo affairs con los Kennedy, nadie hubiese informado de ello. Quiero decir que hubiese podido, literalmente, convocar una conferencia de prensa, y nadie hubiese escrito lo que dijo. Así que no tiene sentido asesinarla".

En contraposición al asesinato orquestado por el gobierno, Andrew Dominik está convencido de que Marilyn Monroe falleció por una sobredosis que, en el fondo, no deja de ser un suicidio.

"Era obviamente una adicta. Creo que, probablemente, murió de una sobredosis accidental, que es lo más común del mundo para un adicto. Pero también creo que una sobredosis accidental es una forma de suicidio. Ya sabes, una suerte de suicidio perpetrado por la mano izquierda en el que la mano derecha no sabe lo que está haciendo la otra. Y en la película, creo que lo llevamos un poco más lejos. Es tan sólo lo que yo creía. Creo que, en esencial, es una persona autodestructiva. No creo que nadie pueda estar en desacuerdo con eso, con que fuese una persona intensamente autodestructiva. Era una adicta, ¿sabes?".
f

Respecto al detonante que hace descender a Monroe por la espiral de trauma y dolor que se describe en 'Blonde', Dominik lo tiene claro: es la madre y no el padre el fruto de todo ello.

"Creo que, en el fondo, es la madre. Si tu madre desea que no existas, hay una parte de ti que intenta satisfacer el deseo de tu madre y convertirte en lo que tu madre desea que seas, casi como un acto de devoción hacia ella. Creo que es más cosa de la madre que del padre, pero creo que la fantasía, obviamente, gira en torno a lo que falta, que podría haber regresado y arreglar la situación.
Creo que el padre podría haber estabilizado a la madre, así que la madre podría haberla querido. Creo que todo gira en torno a la relación con su madre. Pero no estoy seguro de que Norma lo sepa. Todo lo que sabe es que si su padre hubiese estado ahí, nada de esto hubiese ocurrido. Pero creo que la relación primordial es con la madre, no con el padre".

Puede gustar más o menos, pero está claro que, con 'Blonde', Andrew Dominik tenía las cosas muy, pero que muy claras. Algo perfectamente comprensible si tenemos en cuenta que en un proyecto extendido durante más de una década, no hay nada que quede en manos del azar.

Temas
Inicio