“Como alguien que no puede imaginar el mundo sin cine, siempre lo he encontrado muy insultante”. Martin Scorsese critica la obsesión con la taquilla en la industria

“Como alguien que no puede imaginar el mundo sin cine, siempre lo he encontrado muy insultante”. Martin Scorsese critica la obsesión con la taquilla en la industria
27 comentarios

He de confesar que, durante los últimos meses, he desarrollado una gran afición —si es que no puede tildarse de obsesión— a escudriñar y analizar la taquilla internacional. Y es que, cuanto más te sumerges en los bailes de cifras y conforme empiezas a comprender los mecanismos y las tendencias que mueven engranajes recaudatorios y porcentajes, más fascinante y satisfactorio resulta hacerlo.

El color del dinero

Pero, por mucho que se disfrute navegando entre millones de dólares, éxitos y batacazos, no cabe duda de que, en esto del séptimo arte, el box office no lo es todo. Y no lo digo yo, sino el maestro Martin Scorsese, que ha calificado la fijación con la taquilla que impera hoy día como "repulsiva" e "insultante" a su paso por la última edición del New York Film Festival. Así ha explicado la problemática.

"El foco ha estado en los números desde los 80. Es algo repulsivo. El coste de una película es una cosa. Comprendo que una película cuesta una cierta cantidad y esperan recuperar, al menos, esa cantidad... El énfasis está ahora en los números, el presupuesto, el fin de semana de estreno, cuánto ha hecho en EE.UU., cuánto ha hecho en Inglaterra, cuánto ha hecho en Asia, cuánto ha recaudado en todo el mundo, cuántos espectadores ha tenido. Como cineasta, como una persona que no puede imaginar el mundo sin cine, siempre lo he encontrado muy insultante".

Una vez más, el bueno de Marty tiene más razón que un santo; pero no es el único cineasta que ha manifestado una postura similar hacia este foco excesivo sobre los aspectos crematísticos del cine. Sin ir más lejos, Edgar Wright ya abordó el tema usando como ejemplo su genial 'Scott Pilgrim contra el mundo', que tuvo un debut realmente decepcionante, pero que continúa siendo alabada a día de hoy.

"Le he dicho esto a otros cineastas que hayan podido tener una primera reacción a una película como la que tuvo 'Scott Pilgrim', y es que el fin de semana de tres días no es el fin de la historia para ningún largometraje. La gente no debería aceptar esa idea. La mayoría de mis películas favoritas que hoy son consideradas clásicos no fueron éxitos en su época.
Puedes señalar cientos de películas clásicas, ya sean 'Ciudadano Kane' o 'Blade Runner' o 'El gran Lebowski'. Cómo le va a una película en sus primeros tres días no es el final de la historia, y cuanto más nos alejemos de ese discurso sobre que los números en taquilla son la totalidad de una película, mejor".

Vía | IndieWire

Temas
Inicio