Dura menos de 6 horas y es una de las sorpresas del año: un drama australiano de época sobre cómo cambió el periodismo televisado
Series de ficción

Dura menos de 6 horas y es una de las sorpresas del año: un drama australiano de época sobre cómo cambió el periodismo televisado

Probablemente hayáis visto el drama de época empleado para el titular y estéis pensando en vestidos fastuosos, ambientación decimonónica y costumbres de otro siglo. Pero histórico incluye cualquier periodo del pasado y, queramos que no, los ochenta ya se nos quedan tan lejanos como los años cuarenta se les quedaba a los ochenta. Sí, vamos a morir todos.

Con eso dicho, igual es hora de ampliar lo que significa drama de época o histórico, más allá de cintas o series de época victoriana o de los locos años veinte. Cosas como 'Halt and Catch Fire' y su cobertura de un amplio e importante periodo debería contabilizar para expandir las posibilidades del género. O, mismamente, una de las sorpresas del año como es 'The Newsreader', disponible tanto en Filmin como en Movistar+.

Al filo de la noticia

La historia nos traslada a la Australia de los años ochenta -basta ver el pelucón de Anna Torv para no tener duda de en qué periodo estamos-. Concretamente, nos situamos en una sala de noticias de una cadena local y las diferentes luchas de poder que se producen en la redacción ante un importante cambio a la hora de afrontar la actualidad. Vemos vieja guardia, nuevas generaciones ambiciosas y también cierto conflicto de género.

La serie, de seis episodios, sigue tanto al personaje de Torv, una glamurosa estrella televisiva que entre bambalinas tiene muchas dificultades para imponer su autoridad, como al joven y ambicioso Sam Reid, que tiene sueños de ser presentador y quiere conseguirlos incluso a costa de ocultar aspectos de sí mismo. Enfrente tendrán tanto presentadores veteranos como jefes y dueños de la cadena con una manera arcaica y supuestamente eficaz de llevar las cosas.

No obstante, la ficción de Michael Lucas no se queda en superficiales conflictos de poder, y trata de explorar dinámicas existentes y dramas de personajes en un contexto cambiante y significativo. Los nuevos eventos a cubrir empiezan a trastocar cómo se cubre la actualidad en los telediarios de la época, sin tirar de moralismo revisionista como podían hacer algunas como la insoportable 'The Newsroom'.

'The Newsreader': el poder en el periodismo

Antes citaba a 'Halt and Catch Fire' como ejemplo de buena ficción de época, y hay ciertos aspectos comunes a pesar de no tener ningún lazo en común -tanto en lo técnico como en reparto-.

Al menos, en el apartado de buena ficción, que cautiva al espectador más allá de la temática -llega a un punto donde ciertos dramas sobre periodistas sólo resultan interesantes para periodistas- a través de explicaciones claras y personajes muy bien construidos y desarrollados a lo largo de los episodios.

Lo mejor es que no trata de ser una radiografía completa de todo el oficio, de la sociedad en un momento concreto o del contexto político. 'The Newsreader' se centra en un periodo histórico, pero trata de tomar el pulso a los personajes que los están viviendo. Por eso mismo resulta estimulante y sólida, además de fácil de ver por su notable ritmo y su duración digerible. Un muy buen combo al que te puedes enganchar fácilmente.

Temas
Inicio