"No somos vuestros putos monos de circo". 'La que se avecina' enfurece al público con una trama acusada de promover la gordofobia

"No somos vuestros putos monos de circo". 'La que se avecina' enfurece al público con una trama acusada de promover la gordofobia
31 comentarios

El reciente estreno de la temporada 13 de 'La que se avecina' parece que está trayendo más desgracias que a su alegrías. A su fracaso en Telecinco hay que sumarle que ha enfurecido a muchísimos espectadores con una trama protagonizada por Miren Ibarguren que ha sido acusada de promover la gordofobia.

Indefendible

La trama en cuestión gira alrededor de los kilos de más que ha cogido Yolanda, sus infructuosos intentos por bajar de peso y las trampas que hace para poder seguir comiendo a su antojo. En los decepcionantes dos episodios que vi de esta nueva temporada, confieso que me resultó un tanto grotesco, como si estuviera sacado de una serie hecha hace varias décadas.

Soy consciente de que no es la primera vez que 'La que se avecina' trata con un tema espinoso, pero en otras ocasiones siempre existía cierta vocación crítica. Estaría mejor o peor lograda, pero lo había. Aquí simplemente parece que es cuestión de mofarse de las personas con sobrepeso y poco menos que dar a entender que casi ni son capaces de moverse.

La explicación para esta trama es que los guionistas de la serie querían encontrar algo para disimular el embarazo en la vida real de Ibarguren y parece que la idea de que su personaje pasase por lo mismo no era una opción. Así que echaron mano de un fatsuit y varias prótesis faciales para conseguir un efecto que ha cabreado a un amplio sector del público:

Ahora habrá que ver también cómo lo solucionan, pues está claro que se trata de algo temporal y que prescindirán de ello para la siguiente temporada, ¿alguna liposucción milagrosa? A saber, pero mientras tanto dudo mucho que la percepción de los espectadores hacia esta trama vaya a mejorar...

 

Temas
Inicio