"Tenía que ver con lo follable que podían hacerme". Charlize Theron recuerda una de sus peores experiencias en Hollywood durante una prueba de vestuario

"Tenía que ver con lo follable que podían hacerme". Charlize Theron recuerda una de sus peores experiencias en Hollywood durante una prueba de vestuario
66 comentarios

Que Charlize Theron es una de las grandes estrellas de nuestros tiempos es algo tan cierto como que posee uno de los espíritus más combativos del Hollywood actual. La sudafricana no tiene pelos en la lengua, como bien ha demostrado en numerosas ocasiones, y ahora que goza de una gran reputación y de cierta autoridad, no duda en mostrarse combativa cuando algo no parece adecuado en el set de rodaje.

De inicios, cosificaciones y entornos seguros

Por supuesto, trabajar con este tipo de conducta por bandera no es tan fácil cuando estás dando tus primeros pasos, sea cual sea el gremio al que pertenezcas. La propia intérprete ha subrayado esto durante una entrevista con Harper's Bazaar, en la que recuerda un incidente durante un rodaje que evidencia la problemática sobre la cosificación del cuerpo femenino en la industria.

"Recuerdo una película en particular en la que un director no hacía más que llamarme para hacer pruebas de vestuario, una tras otra. Era muy obvio que tenía que ver con mi sexualidad y con lo follable que podían hacerme en la película. Cuando estaba empezando, esa era la norma".

Según Theron, no hubo ningún tipo de diálogo o negociación: "Era en plan, 'Esto es lo que te vas a poner'". Además, la protagonista de 'La vieja guardia', cuya secuela está en desarrollo en Netflix, afirma que esta no fue la única vez que un hombre ha generado situaciones indeseables en lo que respecta al vestuario.

"No tener ningún tipo de control sobre lo que llevas puesto es algo que me estuvo jodiendo durante años. Tener a algún tío haciendo que hagas la prueba de vestuario casi delante suyo, cosas como esa, es realmente degradante".

Esto ha motivado a Charlize Theron a trabajar por lograr entornos de trabajo seguros y agradables; algo que, podría decirse, comenzó durante el rodaje de 'Monster'. Por aquél entonces, tuvo que defender la labor de Patty Jenkins después de que los inversores quisieran transformar la historia en lo que su protagonista define como "una película lésbica sexy conmigo y Cristina Ricci"; hecho que derivó en su propia compañía de producción Denver & Delilah.

"Tengo una lucha interna que me hace querer crear entornos que se sientan como las cosas que hubiese deseado tener hace 30 años cuando estaba empezando. No siempre lo hago bien. Soy muy consciente de mirar con una mayor perspectiva y decir, '¿Es esto realmente lo mejor que podemos hacer?'".
Temas
Inicio