'Agentes 355': una solvente ‘Los Ángeles de Charlie’ de videoclub que no consigue estar a la altura de su potente reparto
Críticas

'Agentes 355': una solvente ‘Los Ángeles de Charlie’ de videoclub que no consigue estar a la altura de su potente reparto

Se ha estrenado ‘Agentes 355’ una película de espías dirigida por Simon Kinberg que ha conseguido reunir a un reparto lleno de nombres de primer nivel, encabezado por Jessica Chastain junto nada menos que a Lupita Nyong'o, Diane Kruger, Penélope Cruz o Fan Bingbing, cada una de ellas representando a un país diferente y acompañadas por el actor Richard Madden, entre otros.

‘Agentes 355’ recuerda a esas aventuras de productores de los 80 y los 90 cuya estrategia era contratar a un montón de grandes estrellas, ponerlas en el cartel con pistolas, vender el proyecto y luego ya escribir un guion. Una especie de versión de ‘Los Ángeles de Charlie’ para videoclub con cierto aire a película de los primeros años 2000 para bien –no deja de ser una película centrada en el entretenimiento más o menos desprejuiciado– y para mal, porque su acabado resulta muy anacrónico y algo por detrás de la media del cine de acción actual.

Dirigida por el veterano de las películas de ‘X-MenSimon Kinberg, quien coescribe el guion con Theresa Rebeck, ‘Agentes 355’ amalgama una colección de clichés de películas de espías que funcionan por efecto confort, nunca llegan a molestar y siempre parecen entrar en un terreno indefinido de lo familiar y lo que promete ir más allá. Empieza con un prólogo ambientado en Colombia que nos presenta el MacGuffin de la película, un dispositivo con una aplicación con el poder de apagar las redes de las ciudades y derribar aviones entre otros efectos apocalípticos.

Armadas y peligrosas

Entre los peligros globales de ‘Missión imposible’ y la trama de la muy infravaloradaLa jungla 4.0’, la seguridad el mundo depende de la agente de la CIA Mason "Mace" Browne (Jessica Chastain ) y su compañero (Sebastian Stan), que deben intentar adquirir el objeto mortal, lo que lleva a un encuentro con la agente alemana Marie (Diane Kruger) y la participación de Graciela (Penélope Cruz), una terapeuta de inteligencia que es la única que no está acostumbrada a usar armas.

Obligada a cooperar con Marie a regañadientes después de haberse dado unos cuantos golpes, Mace recluta a la genio de la informática/hacker Khadijah (Lupita Nyong'o) para rastrear el dispositivo en todo tipo de emplazamientos de todo el mundo, desde cafés al aire libre en París hasta un bullicioso bazar en Marrakech y una subasta de arte de la alta sociedad en Shanghái, donde la misteriosa Lin Mi Sheng (la estrella china Bingbing Fan), se une a la fiesta como si en realidad estuviéramos en una película de Indiana Jones con muchas más partes interesadas en el tesoro.

3552

Hay un poco de espíritu a las películas de Bourne cuando Kinberg hace un uso de la floritura estilística más famosa aquellas, sacudiendo la cámara como si las escenas de acción se filmaran en movimiento, pero en general crea una sensación de estar descuidadas, como si las dificultades de presupuesto hubieran hecho que se rodara mucho material muy rápido pensando en arreglarlo en la sala de montaje. Son escenas aceptables pero parecen de una película de un nivel justito en un escenario de mercado que hasta un pequeño estreno de Netflix parece más sofisticado.

Entretenimiento sin esfuerzo

No hay nada incoherente, y entretiene, pero no ayuda la iluminación básica o detalles repetitivos como los barridos de 360 grados gratuitos alrededor de los personajes. Tampoco funciona el eterno mal de los blockbusters actuales de alternar escenas espectaculares con piezas de diálogo, un régimen que aquí es irregular, cambiante y descompensado, con el agravante de la duración de la película de más de dos horas que parecen mucho más.

La partitura parece sacada de un banco de música para cine de espías al que le falta ir renovando el fondo de catálogo y a veces su uso no calza con las imágenes, añadiendo a ciertos problemas de realización y montaje que no acaban de explicar lo que pretenden con eficiencia, por ejemplo en la maniobra del bolso en la escena de la subasta. Al menos el diseño de vestuario de Stephanie Collie consigue hacer que estas actrices que respiran glamour sean creíbles como agentes de día y de noche.

Jessica Chastain Penelope Cruz Y Lupita Nyongo En The 355

‘Agentes 355’ no es tan anodina o terrible, pero si da la impresión de estar muy por debajo de lo que un grupo de estrellas como estas podrían o deberían exigir, en algunos momentos parece el piloto de una serie de televisión y en otras una de esas películas más o menos baratas que las grandes estrellas de acción de los 90 iban teniendo que ir aceptando cuando llegaron sus relevos generacionales, solo que aquí la mayoría de las caras son el presente, y en el caso de Nyong'o o Fan no han acabado de explotar del todo, esperemos que esto no represente el futuro del elenco.

Temas
Inicio