'And just like that...': lo mejor y lo peor del regreso de 'Sexo en Nueva York' en HBO Max
Críticas

'And just like that...': lo mejor y lo peor del regreso de 'Sexo en Nueva York' en HBO Max

El pasado 9 de diciembre llegaban a HBO Max los primeros capítulos de 'And just like that...', la esperadísima continuación de 'Sexo en Nueva york'. Mucho se ha hablado de la serie desde el día del estreno y, como sucede últimamente con cualquier tema, las opiniones sobre esta secuela están muy polarizadas: o la amas o la odias, no hay término medio.

La legión de fans de la serie no logran ponerse de acuerdo sobre si el regreso de la serie más fashionista es todo un acierto o un despropósito de proporciones bíblicas porque, según se mire, 'And just like that...' puede ser ambas cosas a la vez. Los muy puristas reclaman, copa de Cosmopolitan en mano, que la vuelta de Carrie Bradshaw y compañía no ha sabido mantener el espíritu original de la serie, mientras que otros alaban que ha sabido evolucionar a la perfección para adaptarse a los nuevos tiempos.

Lo mejor de 'And just like that' (¡SPOILERS!)

Si hay que resaltar el mejor punto que tiene esta nueva tanda de capítulos respecto a la serie original que terminó hace casi 18 años, es el poder ver a las protagonistas mucho más vulnerables ahora que entonces.

Eso da a Carrie, Miranda y Charlotte un punto extra de "humanidad" que 'Sexo en Nueva York' no tenía. A finales de los 90 veíamos a cuatro supermujeres moverse como pez en el agua en Manhattan, y ahora nos encontramos con tres mujeres de mediana edad que no comprenden muchas cosas de su propio entorno. Es de agradecer que los guionistas hayan decidido bajar a la tierra a este tipo de personajes (y, en el fondo, poder por fin reírnos un poco de ellas, sobre todo a la hora de desenvolverse en ciertos aspectos).

and just like that 4

Este punto de vulnerabilidad llega a su cima en el final del primer capítulo, cuando un infarto fulminante mata a Mr. Big, marido de la protagonista. Carrie tiene que comenzar ahora un viaje vital sola, sin el hombre que la ha acompañado durante dos décadas, enfrentándose a un mundo con problemas que no termina de entender. Esto ha sido un estupendo contrapunto dramático a la serie que más ha pecado de superficialidad en toda la historia de la televisión.

Otro punto a favor, que pensándolo bien igual no lo es tanto, es que la última aventura en la que vimos a las protagonistas de 'Sexo en Nueva York' fue en la segunda película, allá por 2010... una desastrosa cinta de la que nadie en su sano juicio podría decir nada bueno. Así, 'And just like that...' no tenía precisamente el más alto de los listones para sorprendernos para bien.

Lo peor del regreso de 'Sexo en Nueva York'

No todo han sido sorpresas agradables en estos nuevos capítulos. Que la plataforma no facilitase screeners previos a la prensa ya hizo saltar las alarmas sobre la calidad de este producto (ni siquiera en EE.UU. se pudo ver antes del estreno), que muchos han puesto en tela de juicio.

Y es que no es fácil revivir un éxito del pasado cuando precisamente te falta el personaje más querido. La ausencia de Samantha (Kim Catrall, que decidió no participar debido a antiguas desavenencias con sus compañeras) ha sido una gran herida a la que se han apresurado a poner una tirita: la primera escena del primer capítulo ya explica que el personaje se ha mudado a Londres y que no tiene planes de volver.

Esta corrección a la hora de argumentar que falta un pilar fundamental de la serie se extiende en todo momento hacia el resto de personajes, y este es, a mi modo de ver, otro de los grandes fallos de 'And just like that...'. En la original, el cuarteto protagonista no dudaba a la hora de mantener las conversaciones más explícitas sobre cualquier tema: eso fue, precisamente, lo que catapultó a esta producción al olimpo televisivo, pues no era habitual ver a mujeres hablando de sexo tan abiertamente.

Sin embargo, ahora, las protagonistas parecen mucho más prudentes y, en ocasiones, hasta vergonzosas. Que un personaje como Carrie Bradshaw balbucee a la hora de hablar sobre masturbación no es algo que los fans de la serie hayan recibido con los brazos precisamente abiertos... Tendremos que ver si, con el paso de los capítulos, esta tendencia se va corrigiendo.

And Just Like That 2

Al igual que el exceso de corrección, es reprochable también la poca evolución que han tenido algunos personajes en estas casi dos décadas: es como si el tiempo se hubiese congelado. A quien más afecta esto es a Charlotte, que parece haberse quedado estancada a principios de los 2000: arranca la serie renegando de su edad, y en capítulos posteriores sigue siendo esa amiga a la que en ocasiones abofetearías. ¿Es parte del encanto de su personaje? Sin duda. Pero... si alguien es así en la vida real, ¿no cambiaría nada en 20 años?

De momento solo están disponibles los tres primeros capítulos de los diez que conforman la temporada, así que tendremos que esperar a ver hacia dónde nos llevan, en esta ocasión, las mujeres blancas y ricas más encantadoramente frívolas de la Gran Manzana.

Temas
Inicio