Cómo 'Benedetta' nos trae de vuelta a un Verhoeven más cercano a sus inicios con una alucinante comedia pecadora
Críticas

Cómo 'Benedetta' nos trae de vuelta a un Verhoeven más cercano a sus inicios con una alucinante comedia pecadora

Paul Verhoeven es uno de los nuestros. Desde su etapa "deliciosa" hasta su asalto y posterior fuga de Hollywood, este holandés errante ha proporcionado más horas de frenesí y diversión que ningún otro compañero de generación. A sus 83 años se muestra en plena forma con 'Benedetta', su última gamberrada, ya disponible en plataformas.

Interior de un convento como puedas

Siglo XVII. La peste se extiende por Italia y la pequeña Benedetta Carlini se une al convento de Pescia en la Toscana. Desde temprana edad, Benedetta puede obrar milagros y su presencia en su nueva comunidad cambiará muchas cosas en la vida de las hermanas y de la realidad del momento.

Con semejante material de partida, las posibilidades a la hora de contar estaa historia pueden ir en cualquier dirección imaginable. Erótico arthouse setentero o desgarradores dramas en busca de reconocimiento serían dos de las opciones más evidentes, pero el viejo Verhoeven ha decidido tomar por la vía menos esperada: la explotación. Alejándose del drama de época y más cercano a la serie rosa, el director recupera el aliento y el pulso, pero sobre todo la cara dura.

Para ello, el director de alguna de nuestras películas intocables ('Robocop', 'Desafío total') recurre a su sapiencia medieval, al humor más soez y al ambiente escatológico que mejor conoce. Tal vez alguien esperaba reencontrarse con el cineasta de 'Instinto básico' o 'Showgirls', pero seguro que nadie apostaba por darse de bruces con el de 'Los señores del acero' (Fresh+Blood, 1985). Nada mal para unos días donde cada vez resulta más complicado ser testigo de sacrilegios como este.

Bennedetta Critica

Explorando la vida de una monja en pleno despertar sexual y capaz de obrar milagros, la película es un vehículo inmejorable para el lucimiento de su perverso director y para sus dos excelentes protagonistas. La pareja Virginie Efira - Daphne Patakia brilla en su atracción por el fuego de la tentación y del pecado. Paul Verhoeven vuelve a apostar por el digital, con fotografía de la veterana Jeanne Lapoirie ('Los juncos salvajes'), que trabaja por primera vez con el cineasta holandés ofreciendo una estupenda puesta en escena naturalista.

Basada en el libro 'Immodest Acts: The Life of a Lesbian Nun in Renaissance Italy' (Judith C. Brown, 1986), 'Benedetta' no es la película más sutil de su director, algo que además parece ser la fuerza que empuja a un octogenario que ha basado su carrera en la libertad y la provocación. Tras 'Elle', una película mucho más claustrofóbica, parece que Verhoeven también necesitaba más espacio y mayores ambiciones.

Benedetta Verhoeven

A su manera, hay un sentido de la épica en 'Benedetta', aunque no se trate de lo que uno pueda entender de primeras con el término. Aquí serán, principalmente, sus salidas de tono las que provoquen carcajadas en el momento menos esperado. Pero que nadie se vuelva loco: todo es condenadamente voluntario. Y cada vez que Verhoeven decide dar un paso más en la intrahistoria interior de su protagonista, la comedia está asegurada. La comedia gore, además. No puede ser más fiel a sus principios.

En unos tiempos donde parece que todo debe estar en su sitio, sin salidas de tono y como manda el canon woke, 'Benedetta' es un satisfactorio y desacomplejado tour de la desvergüenza. Y aunque el equilibrio está ahí, tal vez subraye demasiado las ganas de una ¿última? fiesta de un director que sabe que le queda poco en el convento. Y ya sabemos lo que dice el refrán.

'Benedetta' está disponible en alquiler (TVOD) en Prime Video Store, Filmin, iTunes, Google Play, Rakuten, Vodafone y Movistar+ desde el viernes 21 de diciembre.

Temas
Inicio