Compartir
Publicidad
13 películas memorables de monjas que te pondrán los hábitos de punta
Listas

13 películas memorables de monjas que te pondrán los hábitos de punta

Publicidad
Publicidad

Seguro que ya sabes que 'La monja' ('The Nun'), el nuevo spin-off del Universo 'Expediente Warren (The Conjuring)' tratará los desmanes en el pasado del infatigable demonio Valak, tomando cuerpo en una aterradora monja demasiado alta, demasiado rápida y demasiado feroz. Lo que quizás no sepas es que no es la única película sobre una monja que vuelve a las pantallas. Porque coincide en el tiempo con el reestreno en algunos países de 'La religiosa' ('La religieuse') una película de Jacques Rivette que no tiene nada que ver con las andanzas de Valak...

...o sí. Aunque la película de Rivette no tiene nada de demoniaca, estuvo rodeada de polémica en su estreno, ya que en 1966 tuvo el estreno prohibido en Francia. Dos años después fue muy alabada en Cannes, y en ella se nos cuenta cómo una adolescente (Anna Karina) es forzada a entrar en un convento contra su voluntad en el siglo XVIII. Será acosada por una madre superiora con severos problemas de sadismo, pero ahí no se acabarán sus problemas. Cambiará de convento en dos ocasiones y tendrá que hacer frente a madres superiores aún más terribles, como una que le acosa sexualmente.

Las monjas son perfectas para enhebrar una sátira antieclesiástica de gran voltaje en esta película basada en una novela de Denis Diderot. Pero monjas ha habido decenas a lo largo de la historia del cine y han servido para lanzar al espectador todo tipo de mensajes: de los vehículos de morbo puro en los buenos tiempos de la nunsploitation a buen resumen de los pecados de nuestro tiempo. Aprovechando el estreno de 'La monja' (y el recuerdo de 'La religiosa') revisamos algunas de las hermanas más pías... y las más descocadas.

La brujería a través de los tiempos (Häxan, 1922)

Este clásico del cine impío tiene una de sus secuencias más representativas en la corrupción de una monja por Satán y el consiguiente y graciosísimo contagio a todo un convento, que acaba presa de la histeria y el desorden. Como todo en esta maravillosa pieza de cine mudo, es un segmento tan evocador e imaginativo en sus turbias imágenes como ácido en su crítica del orden social establecido: la secuencia del convento-manicomio es de una fuerza que no se repetirá hasta 'Los demonios' de Ken Russell.

Crítica en Espinof: 'La brujería a través de los tiempos'

Narciso negro (Black Narcissus, 1947)

Quizás el melodrama psico-sexual monjil por excelencia, dirigido por Michael Powell y Emeric Pressburger, y ambientado en un convento del Himalaya. Una monja abandonará la congregación para seguir sus pasiones terrenales, y no es la única a la que le cuesta adaptarse al nuevo entorno: la madre superiora, interpretada por Deborah Kerr, lucha por olvidarse de un tórrido amor del pasado, pero la exhuberancia y sensualidad del sitio no ayuda. El convento acabará convertido en un hervidero de deseos reprimidos. Perfecta para ver en programa doble con 'Historia de una monja' ('The Nun's Story'), con Audrey Hepburn dando vida a una hermana monísima y torturadísima.

Crítica en Espinof: 'Narciso negro'

Viridiana (1961)

Una obra maestra de Luis Buñuel de carga, cómo no, profundamente anticlerical. La película arranca con la llegada de una novicia (Silvia Pinal) a casa de su tío (Fernando Rey), que intentará seducirla. El choque entre la inocencia máxima y la abyecta corrupción del familiar no presenta una historia de caída en los abismos del pecado (ya le habría gustado a la Dictadura), sino algo mucho más perverso y malintencionado: una alegoría de cómo la bondad y la pureza son absolutamente inconcebibles en este valle de lágrimas. Una maravilla cuya accidentada producción y estreno son tan interesantes y significativos como el propio film.

Crítica en Espinof: 'Viridiana'

Dominique (The Singing Nun, 1966)

No te fíes de las monjas que cantan. Entre 'Sonrisas y lágrimas' ('The Sound of Music') y 'Sister Act', son capaces de provocar una urticaria hasta al espectador más resistente a las sobredosis de azucar. Pero si hay que quedarse con una, elegimos a esta monja cantante que circulaba en Vespa (en hermandad con otra famosa monja motorizada española, 'Sor Citroen') y que se hizo popular en todo el mundo con su temazo 'Dominique'.

Y la escogemos no solo porque propiciara los momentos más inquietantes de la segunda temporada de 'American Horror History' (con otra monja inolvidable, Jessica Lange), sino porque demuestra cómo el cine puede dulcificar hasta el delirio una historia que, a partir de ese hit pop, no fue precisamente feliz: Jeanine Deckers (o Sor Sonrisa) dejó el convento el año del estreno de la película, defendió la contraconcepción, vivió no sin tortura personal una relación lésbica y se suicidó en 1985.

Los demonios (The Devils, 1971)

Es muy significativo que la mejor película de monjas perdiendo los estribos sea también una de las más perturbadoras y prohibidas. Esta es la más popular de las que se basan en el caso de las monjas de Loudun, un fenómeno de histeria colectiva en la que hay implicada una monja jorobada y despechada que acusó falsamente a un sacerdote católico por brujería (extraordinarios Vanessa Redgrave y Oliver Reed).

La película, dirigida por un Ken Russell al que aún le quedaba mucha guerra que dar, es una maravilla rebasante de escenas de impacto, escenografía extrema y provocación sin fin. En su día solo pudo ser estrenada con clasificación X, y eso eliminando dos escenas absolutamente inconcebibles para los cánones del momento (una orgía de decenas de monjas desnudas con un crucifijo gigante y la masturbación de la protagonista con el fémur de su amado). Alucinógena, expresionista y muy moderna en lo plástico, extrema en lo visual y canon absoluto de las monjas-diavolo en el cine.

Y si quieres más Loudun, aconsejamos programa doble con la más contenida, pero igualmente escandalosa, 'Madre Juana de los Ángeles' ('Matka Joanna od Aniołów', 1961), film polaco de 1961 dirigida por el veterano Jerzy Kawalerowicz. Su aproximación al caso es la de reflejar lo que pasó después de la quema del sacerdote, ya que las monjas siguieron poseídas nada menos que cuatro años más. La película cuenta con un gusto y una imaginería oscura exquisita los abundantes exorcismos que tuvieron lugar en el convento.

Crítica en Espinof: 'Los demonios'

Escándalo en el convento (Le monache di Sant'Arcangelo, 1973)

Nos adentramos ya en los márgenes de la nunsploitation pura y dura, un subgénero del cine de serie B cuyos orígenes no están muy claros. El escándalo de 'Los demonios' de Ken Russell pudo ser un potente cañonazo que pusiera en marcha esta corriente de películas de monjas desbordadas por las pasiones, a lo que se suma la cada vez más abundante representación del lesbianismo en pantalla y la devoción en la época por la temática de las cárceles de mujeres, a cuya estética alude el cine monjil más desnortado.

Algunas de las primeras películas nunsploitation son 'Los demonios' ('Les Demons', 1972) de Jesús Franco e 'Historia de una monja de clausura' ('Storia di una monaca di clausura'), pero destaca entre ellas 'Escándalo en el convento', una de devotas del siglo XVI conspirando para convertirse en la próxima Madre Superiora y que cuenta con Ornella Mutti en uno de los papeles principales. El film es casi un catálogo de fetiches del género: torturas, conspiraciones, calenturas y mujeres pasando penurias sistemáticas.

School of the Holy Beast (Seijû gakuen, 1974)

Fantástica cima de la nunsploitation subidita de tono, aquí entremezclada con algo de pinku eiga netamente japonés y cien por cien Toei. Una joven entra en un convento para investigar la muerte de su madre y se topa con todo tipo de prácticas perversas, torturas y erotismo demente. Estéticamente arrebatadora gracias al sello del gran Norifumi Suzuki, la película es a la vez delirante, ingenua y sumamente perversa, debido en buena parte a que en Japón la fe cristiana es materia de macedonia pop, como sería aquí venerar a Drácula o al Monstruo Spaghetti.

Cartas de amor a una monja portugesa (Die Liebesbriefe einer portugiesischen Nonne, 1977)

Por supuesto que Jesús Franco se entregó a los abismos de la monjasploitation en varias ocasiones, y este es uno de los casos más notorios, adaptando el clásico de la literatura erótica epistolar, pero añadiéndole satanismo para que no nos aburramos entre monjas retozando. Onírica, morbosa y muy erótica, cuenta la eterna historia (tan sadiana, tan de Franco) de la inocente corrompida, en este caso una adolescente recién llegada a un convento donde es forzada a mantener todo tipo de contactos impíos.

Entre tinieblas (1983)

Tercer largometraje de Pedro Almodóvar, algo infravalorado por estar situado entre dos de sus mejores películas, 'Laberinto de pasiones' y '¿Qué he hecho yo para merecer esto?', pero que merece reivindicación inmediata, con sus personajes extravagantes que parecen salidos de un cómic de la Línea Chunga de la época, y su tremebunda historia de una delincuente que va a buscar reflexión y reposo al convento de las Redentoras Humilladas. Allí conocerá a monjas que cocinan bajo los efectos del LSD, cuidan tigres y escriben literatura de baja estofa. Tronada y deliciosa, con un catálogo de personajes excéntricos que están entre lo mejor del primer Almodóvar.

Agnes de Dios (Agnes of God, 1985)

Tremebundo drama de suspense de Norman Jewison, disfrazado de disquisición sobre la religiosidad y que se vistió de cine de prestigio, nominaciones al Oscar y Globo de Oro para Meg Tilly incluidos. En realidad, la historia de una jovencísima monja (Tilly) que da a luz siendo supuestamente virgen y la posterior muerte del niño investigada por una periodista (Jane Fonda) que se enfrenta a la suspicaz madre superiora (Anne Bancroft) es pura nunsploitation: secuencias alucinógenas, estructura de película de suspense, escenas de impacto y morbo para gente seria. Un clásico a redescubrir con una nueva perspectiva.

En pecado (The Little Hours, 2017)

Apabullante demostración de poderío cómico de Kate Micucci, Molly Shannon y, sobre todo, Alison Brie ('GLOW') y Aubrey Plaza ('Legión'), bastante más populares ahora que hace un año, cuando se estrenó la película. Esta adaptación extrañísima e hilarante del medieval 'Decamerón' de Boccaccio (que ya de por sí es muy gracioso) muestra a cuatro monjas descocadas huyendo de la tentación o zambulléndose en ella. Pero todo en un contexto irreverente, lleno de improvisaciones, palabrotas, humor físico y excelentes secundarios. Una comedia a desenterrar ya.

La llamada (2017)

Recuperando el concepto abiertamente pasado de moda (muy conscientemente, que los Javis de tontos no tienen un pelo) de la monja cantarina, 'La llamada' propone una historia de crecimiento personal y autodescubrimiento de un par de chicas conflictivas y dos monjas en un campamento de verano. Todo ello sin renunciar ni al guiño kitsch en las apariciones divinas ni al mensaje militante. Las interpretaciones de Macarena García, Anna Castillo, Belén Cuesta y Gracia Olayo son estupendas y como producción insólita en nuestro cine es muy notable, aunque el molesto tufillo rancio en espíritu no se lo quita nadie.

Crítica en Espinof: 'La llamada'

La monja (2018)

No es la primera película de terror titulada 'La monja': ya hubo una española flojísima de Filmax de 2005 en la que solo destacaba el curioso efecto sumergido de los espectros, adelantándose a los ensayados por Guillermo del Toro en 'La cumbre escarlata'. Pero desde luego, es la monja del terror por excelencia ahora mismo. Este spin-off de 'Expediente Warren' intenta repetir la jugada de las 'Annabelle' y, vistos los resultados en taquilla, ha funcionado... aunque esta encarnación de Valak funcionaba mucho mejor en pequeñas dosis y envuelta en misterio descontextualizado en 'Expediente Warren 2'

Crítica en Espinof: 'La monja'

No nos gustaría abandonar esta breve lista sin hacer mención especial a tres monjas secundarias pero inolvidables: Sor Emmanuelle, o cuando Laura Gemser cogió los hábitos para que se aparearan la blaxploitation, la nunsploitation y la emmanuellexploitation; Amanda Krueger, madre de Freddy y víctima de los 100 Maniacos del manicomio Hathaway; y la Hermana Mary Stigmata, más conocida como El Pingüino, única persona en el mundo capaz de poner firmes (a reglazos) a Jake y Elwood Blues.

¿Echas alguna de menos? Seguro que hay monjas del cine que recuerdas y que te impactaron tanto o más que estas. Recuerda que esta selección obedece a nuestro criterio personal y no pretende ser completista, así que ayúdanos a que la lista crezca en los comentarios.

En Espinof | Las 37 mejores películas de terror de todos los tiempos

En Espinof | Las 19 mejores películas sobre sectas de la historia

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio