'Encerrado con el diablo': una fascinante serie carcelaria de Apple TV+ elevada por un soberbio reparto liderado por Taron Egerton
Críticas

'Encerrado con el diablo': una fascinante serie carcelaria de Apple TV+ elevada por un soberbio reparto liderado por Taron Egerton

Tres años después de verle en 'Rocketman' (y un poco menos de escucharle en '¡Canta! 2'), Taron Egerton parece cambiar por completo de registro con ‘Encerrado con el diablo’ (Black Bird), un nuevo drama de seis episodios inspirados en una historia real que estrena hoy Apple TV.

Concretamente, la historia es la de James Keene, que publicó en 2010 una autobiografía en la que narraba su temporada en la cárcel y cómo le ofrecieron reducir sentencia a cambio de hacerse amigo de un asesino en serie con el fin de sonsacarle dónde enterró a sus víctimas.

Así Egerton encarna a Jimmy, otrora promesa del fútbol americano, que es condenado por tráfico de drogas y posesión de armas. Por otro lado, tenemos a un soberbio Paul Walter Hauser ('Richard Jewell'), a quien últimamente hemos visto sobre todo en 'Cobra Kai', como Larry Hall, el presunto autor de la decena de asesinatos por los que está en la cárcel.

La ambigüedad del mal

Y digo presunto porque el guion juega con cierta ambigüedad. Con esa pregunta que no nos deja dormir por la noche de si es realmente un sociópata, una mente criminal o simplemente es alguien inocente con carencias y ganas de sentirse importante. La interpretación de Paul Walter Hauser juega a favor de ello: incomoda con su cadencia a la hora de hablar, con sus silencios y con sus gesticulaciones.

Eso también nos lleva a otro tema que explora la serie, esa posibilidad de que realmente pueda ser inocente y que el ver al sospechoso idóneo, que chequea varias casillas de todo perfil criminalístico pero con una confesión no del todo fiable, el juicio de la policía y fiscal se haya nublado con tal de cerrar un caso apremiante.

Se nota la mano de Dennis Lehane como desarrollador de la adaptación, el novelista (que ha sido guionista de 'El visitante' entre otros) trabaja muy bien los matices y los claroscuros de ambos personajes y también los de la investigación policial en una narración soberbia y completamente absorbente.

Sí que es verdad que no todo funciona. Mismamente la introducción de Jimmy (quizás más su detención) no va todo lo fluida (me resulta incluso algo torpe) de lo deseable, quizás por querer dejar más clara la personalidad del protagonista que la acción en sí. Poco a poco también exploramos la vida de una de las jóvenes víctimas y tampoco logran darle suficiente garra a esas secuencias.

Un reparto que eleva el guion

Black Bird Photo 010304

Puede ser que sea por comparación, porque desde luego la serie donde brilla es, sobre todo, en los intercambios con Larry Hall. Tanto en la investigación policial (capitaneada por Greg Kinnear) como esos momentos con Jimmy intentando conocerle poco a poco y sacarle información. Aquí es donde es el impresionante reparto logra darlo todo en una miniserie que, si bien es absorbente, es algo descompensada como thriller carcelario.

El problema viene, sobre todo, por esa venta de lo que en el fondo es un falso arco de redención de una persona demasiada pagada de sí misma. El personaje de Egerton tiene muchísimos menos matices y es mucho menos interesante de lo que la serie se cree. Por ejemplo, se explora la complicada y dañina relación con su padre (Ray Liotta en su último papel), es mucho más interesante la figura paterna que el protagonista.

No es la primera vez que los secundarios resultan más fascinantes que el propio protagonista, y en este caso esto rema muy a favor de 'Encerrado con el diablo'. En definitiva, nos encontramos con un soberbio drama carcelario que, a pesar de ciertas carencias y pasada de puntillas por aspectos, logra absorber con su relato.

Temas
Inicio