Compartir
Publicidad
'Enganchados a la muerte' es un desastre absoluto que no aporta nada a la original
Críticas

'Enganchados a la muerte' es un desastre absoluto que no aporta nada a la original

Publicidad
Publicidad

Corría el año 1990 cuando una película llamada ‘Línea mortal’ (‘Flatliners’) llegaba a los cines. Su buen funcionamiento en taquilla -solamente en Estados Unidos recaudó 61 millones frente a un coste de 26- quedó, eso sí, un poco en segundo plano por el hecho de meses antes se había estrenado ‘Pretty Woman’, siendo esa la cinta que disparó la popularidad de Julia Roberts hasta unos límites insospechados.

De hecho, ni siquiera es un título especialmente recordado a día de hoy, pues suele hablarse bastante más de ‘Jóvenes ocultos’ (‘The Lost Boys’), el anterior largometraje de Joel Schumacher, pero eso no fue suficiente para que en Sony desistieran de la idea de sacar adelante una nueva versión aquí titulada ‘Enganchados a la muerte’ (‘Flatliners’). En un principio nos la vendieron como una secuela, pero finalmente nos han dado un remake muy descafeinado que fracasa en todo.

Cuando el río suena…

Protagonistas Enganchados Muerte

‘Enganchados a la muerte’ llega a España con una fama difícil de empeorar. La crítica norteamericana no dudó en vapulearla, lo que le permitió conseguir un histórico 0% de valoraciones positivas -finalmente ha conseguido un 5%-, mientras que la respuesta del público tampoco fue mejor, aunque su bajo coste ha mitigado el golpe. Lo que sí empieza a dejar claro su bajo presupuesto es que estamos ante un remake de rebajas que encima se ha hecho con la ley del mínimo esfuerzo.

Empecemos por los personajes, pues seguro que no soy el único al que le llamó la atención ver a Ellen Page en una película como la que nos ocupa. Siendo justos, su personaje es el que tiene un mayor desarrollo por parte del libreto firmado por Ben Ripley, pero todo lo referente a sus motivaciones está planteado de forma tan torpe que eso hasta acaba volviéndose en contra de ‘Enganchados a la muerte’, ya que no tarda demasiado en resultar tan genérico como el resto.

Escena Enganchados

No hace falta indagar mucho -y mejor no hacerlo porque no íbamos a encontrar nada- para concluir que sus protagonistas se basan en arquetipos claros, una decisión lógica y que sucede en infinidad de ocasiones. El problema está en que hay que saber cómo jugar con ellos para dar más salsa a la historia y aquí todos ellos quedan limitados a apuntes superficiales que van resultando cada vez más molestos ante la incapacidad de que sus reacciones traspasen la frontera de lo evidente.

Tampoco hay ningún tipo de mejora en lo referente a la interacción entre ellos, otro de los aspectos en los que más falla el guion de Ripley. Por lo pronto fracasa completamente a la hora de conseguir crear algún tipo de empatía con ellos -algo especialmente grave durante el tramo final, en el que nos importa bien poco si se salvan o no-, mientras que lo que aporta la relación entre ellos resulta incluso menos estimulante.

Enganchados a la muerte y a hacerlo todo mal

Page

Nos quedaba entonces la posibilidad de que lo que les pasa sea tan emocionante que lo compense hasta cierto punto. Malas noticias, Sony ha optado por dar luz verde a un remake para un público más amplio y eso se traduce en que los detalles más oscuros quedan convenientemente maquillados o eliminados. Todo resulta demasiado limpio, lo cual destruye cualquier posibilidad de que esas apariciones del más allá nos generen algún sentimiento diferente a la indiferencia.

Tampoco es la que funcional pero intrascendente puesta en escena de Niels Arden Oplev, ya que parece que no se ha esforzado lo más mínimo, limitándose a rodar sin cometer errores de bulto. Y ni por esas se evitan fallos incomprensibles, aunque en este caso sea de montaje, ya que el corte tras uno de los ataques resulta tan brusco que te corta completamente el rollo cuando justamente parecía que ahí igual pasaba algo interesante. No me sorprendería que la escena realmente continuase más allá y que lo cortasen para no jugársela en la calificación por edades.

Todo ello redunda en que los propios actores acaban pareciendo mediocres. Es posible que en algún caso simplemente sea un reflejo de la realidad, pero ya sabemos que Page o Diego Luna no lo son y todos ellos acaban luciendo igual de mal, en parte por el pobre diseño de los personajes, pero también porque apenas debe haber uno o dos instantes en los que dan la sensación de esforzarse.

En definitiva, ‘Enganchados a la muerte’ es completo desastre. Como remake ya no es que sea repetitivo, es que ni siquiera sirve para pasar el rato teniendo el cerebro fuera de cobertura. Los personajes carecen de interés y los protagonistas tampoco hacen mucho para evitarlo, mientras que Oplev pasa tan desapercibido como director que ni las escenas de terror acaban diferenciándose demasiado del resto.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos