Publicidad

'Free Solo': el documental de National Geographic ganador del Óscar es una aventura espectacular y humana
Críticas

'Free Solo': el documental de National Geographic ganador del Óscar es una aventura espectacular y humana

Publicidad

Publicidad

Detrás del último documental ganador del Oscar se encuentra National Geographic, pero no se trata de un trabajo divulgativo para televisión sino de una película pensada para ser visionada en cines porque cuenta la historia de Alex Honnold, un temerario escalador que trepa rocosas montañas sin protección alguna y, por ello, toda la película está rodada pensando en la sensación de vértigo.

El largometraje, que puede verse en Sky, está realizado por Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin, que juntos ya dirigieron otro documental sobre escalada: 'Meru', de 2015. La excusa para ahondar en la figura de Honnold, es la preparación de su mayor reto hasta la fecha, escalar "El Capitán", una pared rocosa de 900 metros en el parque natural Yosemite en Estados Unidos.

Pero lo bueno es precisamente eso, que no se limita a mostrarle escalando; los directores quieren entender esta obsesión por las situaciones extremas y la ausencia de miedo a morir, que hace que sea capaz de exponerse de esa forma tan arriesgada.

Free Solo

La vida al límite

Lo que está claro es que este hombre es un temerario (con todos los respetos, por no decir un chalado), alguien que necesita poner su vida en juego y esto es algo que los autores quieren dejar claro, aunque en ningún momento le juzgan por ello. De hecho el documental pretende comprender esta pasión sobre la que gira su vida, una pasión nacida por una instintiva necesidad.

Es por esto que toda la primera parte, donde vemos el entrenamiento, alterna secuencias de escalada con conferencias que demuestran su frialdad y la relación que tiene con los médicos. En este último punto es muy revelador lo que se le dice tras un escáner cerebral porque, al parecer, genera una sustancia de forma inusual que es lo que le hace perder el miedo a todo y ser tan imprudente.

Otro punto muy interesante es la reacción con su entorno, desde su madre, momento sobrecogedor, hasta su novia que saben que de cualquiera de sus aventuras no va a volver vivo y lo aceptan con resignación pero comprensión porque han asumido que es lo que le da la vida.

Free Solo

Yéndonos al apartado técnico, el trabajo de dirección es impresionante, tanto a la hora de seleccionar contenido como a la hora de filmar las escaladas. Este último apartado es lo que llega a convertir a la película en una experiencia casi física, puesto que los directores están muy inspirados eligiendo dónde poner la cámara.

'Free Solo': una increíble experiencia al lado de Alex Honnold

Así nos encontramos planos de vértigo que permiten ver a que altura está trepando, recordemos que sin protección de ningún tipo, combinados con planos detalles de sus extremidades en absoluta tensión, sostenidas en afiladas grietas o pequeñas oquedades en la roca. Pese a esto, sorprende la calma y el control que Alex Honnold tiene de la situación.

'Free Solo' es un apasionante documental precisamente porque no quiere limitarse a mostrar espectaculares imágenes de los lugares a los que él escala, es mucho más que la obra de paisajes para IMAX que podría haber sido. Es un interesantísimo retrato de la obsesión, de los límites humanos y de la parte más instintiva del hombre pero que nunca se olvida de los sentimientos, puesto que sabemos que verdaderamente no está solo aunque él no necesite nada más que sus montañas.

Es muy revelador cómo se filman sus manos, introduciéndose en el más remoto hueco de cada montaña porque hace que te fijes en lo desgastadas que las tiene, llenas de cayos y con la piel muy castigada. Pero eso no deja de ser la forma con la que él convive con su propia obsesión, y ese equilibrio entre lo emocional y lo extremo es lo que convierte a este documental en un trabajo emocional, irremediablemente humano e imprescindible.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir