Compartir
Publicidad
'La enfermedad del domingo', un crudo drama con estupendas actuaciones
Críticas

'La enfermedad del domingo', un crudo drama con estupendas actuaciones

Publicidad
Publicidad

Muchas veces damos por sentado que una madre tiene que querer a sus hijos de forma incondicional, pero cada por tres salen casos que dejan claro que no es el caso, por no hablar de otros muchos de los que nunca llegamos a saber nada. Por ejemplo, algunos tenemos la imagen de antaño de mujeres teniendo que dejar a su descendencia en un orfanato por falta de recursos, pero también hay casos en los que se hace porque así no pierdes tu libertad.

En el caso de ‘La enfermedad del domingo’, el nuevo trabajo tras las cámaras de Ramón Salazar que además tendrá el honor de exhibirse en el próximo Festival de Berlín, se nos habla del reencuentro de una hija con su madre que la abandonó tanto a ella como a su padre hace 35 años. Estamos ante un intenso y emocionante drama en el que sobresalen las estupendas interpretaciones de Bárbara Lennie y Susi Sánchez, sus dos protagonistas.

Una película atípica

Barbare Lennie

A veces es tan sencillo como elegir a los intérpretes idóneos y construir toda la película alrededor de ellos para conseguir algo que merezca la pena y no un vehículo para su lucimiento personal. Eso es lo que hace Salazar aquí, quien opta por construir un relato pausado, buscando además unas interpretaciones marcadas por la contención. A fin de cuentas, no se conocen realmente y uno tarda en descubrir hasta qué punto desean hacerlo.

Eso se traduce en una relativa frialdad que afecta al propio tratamiento técnico de la historia, pues la música externa apenas hace acto de aparición durante la mayor parte del relato -al final sí que gana presencia-. Esto permite que sean las situaciones planteadas y cómo reaccionan las dos protagonistas a ello lo que vaya construyendo poco a poco una relación que empieza incómoda y va estrechándose, aunque cada dos por tres haya varios pasos atrás que hacen que todo resulte más verosímil.

Susi Sanchez

Este último detalle es importante, ya que el propio punto de partida es tan singular que invitaba a hacer un drama más o menos convencional en el que todo llevase a una inevitable reconciliación. Se podría hacer algo interesante siguiendo esa línea, pero ‘La enfermedad del domingo’ busca dar otra dimensión a lo que está contando a partir de la base de qué ha sido lo que ha llevado a Lennie a buscar a su madre.

Lo curioso es que Lennie tiene que hacer frente a un personaje emocionalmente arisco al que le cuesta un mundo abrirse, por lo que el inicio de ese resurgir de la relación madre-hija puede resultar un obstáculo para algunos espectadores. Es cierto que siempre existe una cierta frialdad detrás de los hechos, pero ahí es más evidente, sobre todo durante las primeras escenas que comparte con Sánchez una vez han llegado a ese peculiar acuerdo.

‘La enfermedad del domingo’, muy cuidada y con grandes interpretaciones

La Enfermedad Del Domingo Escena

Salazar ilustra ese distanciamiento entre ellas a través de una composición de planos que realza el excelente trabajo fotográfico de Ricardo de Gracia, la cual dota de un elaborado y muy efectivo acabado visual a la película. Hay otros recursos que merece la pena destacar como la curiosa elección para remarcar la separación entre secuencias que luego adquirirá un significado especial una vez avanzada la película, pero todo acaba volviendo al trabajo de las actrices.

Es cierto que en el guion firmado por el propio Salazar hay una serie de cabos sueltos que muchos señalarán como elementos negativos, sobre todo porque en algún caso acaban jugando un papel de cierta importancia en la evolución de la relación entre Lennie y Sánchez sin que eso, pero a mí es algo que no me molestó. Sí que es lo que más remarca la posibilidad de que todo esté al servicio de ellas, pero es que al final son cosas que simplemente hacen falta y tiene sentido que sucedan así.

Quiero volver una vez sobre Lennie y Sánchez porque tanto su talento como la química que surge entre ambas resulta esencial para crear un clima emocional inhabitual en este tipo de relatos en el que todas las salidas de tono de la primera encajan de maravilla y son reflejadas a la perfección por la protagonista de ‘Magical Girl’, mientras que la segunda llega un punto en el que simplemente parece que no actúa de la naturalidad que desprende.

En definitiva, ‘La enfermedad del domingo’ es una película a tener muy en cuenta que basándose en un ritmo reposado crea una notable relación entre madre e hija sin convertirse en un mero vehículo para el lucimiento de Lennie y Sánchez. Estamos ante una de esas producciones que a priori pueden parecer una más pero que uno no tarda en descubrir que son mucho más de lo que parecen si se animan a darle una oportunidad.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio