'Libélulas' es un desolador relato sobre la falta de oportunidades y desesperación de una generación
Críticas

'Libélulas' es un desolador relato sobre la falta de oportunidades y desesperación de una generación

Normalmente al pensar en la zona de norte de Madrid, lo que se nos viene a la mente son zonas arboladas repletas de chalets y viviendas de lujo. En la misma sierra pero en una realidad muy diferente se encuentran Cata y Álex, las dos jóvenes que protagonizan 'Libélulas' y llevan toda la vida en un barrio de la periferia y a las que ahogan la faltan de oportunidades.

La película de Luc Knowles es un retrato de toda una generación con Milena Smit y Olivia Baglivi al frente para ahondar en cómo un entorno opresivo y la falta de oportunidades hace mella en sus protagonistas.Tras hacerse con la Biznaga de Plata en el Festival de Cine de Málaga, ahora llega a las salas de cine este 16 de septiembre.

Un entorno no tan paradisíaco

Como bien se oye en el tráiler de 'Libelulas', el escenario engaña. A pesar del entorno verde e idílico del barrio de Cata y Álex, la situación de los que viven allí es muy precaria y queda muy lejos de los lujos que se pueden encontrar a unos kilómetros.

Las vidas de ambas distan de ser idílicas, con Cata cuidando ella sola a su padre enfermo y Álex todavía lidiando con el suicidio de su madre mientras hace de niñera de su sobrina para que su hermana pueda trabajar. No tienen trabajo y ese sueño de escapar algún día del barrio las dos juntas cada vez parece que queda más lejos sin ningunas expectativas a la vista, así que los días se pasan fumando porros y las noches de fiesta para encontrar un respiro.

'Libélulas' nos muestra el lado más precario de una clase social, donde no es fácil salir de la casilla en la que te ha tocado jugar y las oportunidades son pocas. Es un retrato muy desolador y que no se anda con chiquitas al darte las cosas crudas y como son, sin ningún filtro de Instagram para darle más glamour al asunto. Las drogas y las noches locas son muletas para evadirse, algo que queda claro desde el primer momento sin ninguna romantización.

Las estrellas absolutas de 'Libélulas' son precisamente Milena Smit ('Madres Paralelas') y Olivia Baglivi ('Rosalinda'), que consiguen elevar del todo los personajes de Cata y Álex y hacerlas reales y llenas de matices. Ambas tienen una química arrolladora en pantalla, y las dos amigas tienen su propia curva de aprendizaje y aceptación del futuro que se van desarrollando poco a poco y de manera muy natural durante la  trama.

Toda la película equilibra un cierto tono de melancolía, como si estuviéramos viendo un recuerdo a través de los ojos de diferentes personas, y también el peso constante de la desesperación y la desesperanza de que no todo va a salir bien. Si que es cierto que en algunos momentos tiene un ritmo un poco irregular y peca de ciertas elipsis donde tienes que asumir ciertas cosas que han pasado entre bastidores, con un desenlace un poco abrupto que no te deja ver venir del todo el giro final.

Libelulas Img2

Knowles ya dirigió el videoclip para 'Wondering' de John Vermont, que venía protagonizado por Baglivi y con el que parece que sentó las bases de mucho de lo que vemos en 'Libélulas', incluyendo inspiración para algunas escenas que casi han salido calcadas. Pero con 'Libélulas', sobre todo gracias al trabajo de sus actrices protagonistas, la historia consigue un peso real que va más allá de escenas inconexas.

Su tono intimista y agrio puede que no sea para todo el mundo, y hay que ir adelantando que no es una película feliz para pasar el rato tranquilamente. La vida no es un cuento de hadas si no cuentas con los apoyos correctos,  y 'Libélulas' se encarga de recordárnoslo desde los ojos de una generación.

Temas
Inicio
Inicio