Publicidad

‘The Witcher’: más allá de ‘Juego de Tronos’, Netflix propone una fantasía oscura con personalidad propia
Críticas

‘The Witcher’: más allá de ‘Juego de Tronos’, Netflix propone una fantasía oscura con personalidad propia

Publicidad

Publicidad

'The Witcher' ha soportado casi desde que se anunció que Netflix iba a adaptar las novelas de Andrzej Sapkowski, el peso de la responsabilidad de convertirse en la respuesta de la plataforma de streaming a la monumental 'Juego de tronos' de HBO, mucho más ahora que nadie ocupa esa plaza. Como competidora principal de HBO, todos los ojos se giraron hacia Netflix, porque los parecidos entre 'The Witcher y 'Juego de Tronos' son indiscutibles.

Sin embargo, esas similitudes proceden de que ambas sagas de libros (y sus consiguientes adaptaciones) toman puntos de partida muy similares. Sobre todo, la mitología nórdica y, claro, el género de la dark fantasy de los noventa en la que ambas obras se encuadran. Ambientaciones, tropos, inspiraciones son muy similares. Sin embargo, las diferencias son muchas más.

Para empezar, 'Juego de Tronos' es una obra coral, mientras que 'The Witcher' cuenta sobre todo la historia de tres personas muy diferentes entre sí: el cazador de monstruos y brujo Geralt de Rivia, la bruja Yennefer de Vengerberg y la heredera del trono de Cintra, Ciri. Cada uno de ellos con su propia historia, acabarán entrecruzándose pese a caracteres e intereses completamente opuestos.

'The Witcher': personalidad propia a base de humor y violencia

Como os contamos en nuestra videocrítica sin spoilers, 'The Witcher' logra encontrar una personalidad propia gracias a su febril mezcla de humor y violencia. El primero hace que nos distanciemos de las salvajadas que se ven en pantalla (la serie se gana su calificación para adultos a pulso) y sobre todo pierde el aire de trascendencia épica de Juego de tronos. Aquí tenemos a héroes más cercanos a Conan que a 'El Señor de los Anillos', y el resultado es refrescante.

Además, la serie cuenta una historia principal que vertebra todo, pero no tiene prisa, y por el camino se entretiene con episodios con principio y fin construidos alrededor de monstruos, maldiciones o pequeños encuentros del brujo con estupendos secundarios. La historia principal avanza a un ritmo muy lento pero hay enfrentamientos, violencia, conspiraciones y desencuentros continuos, gracias a esta estructura de "monstruo de la semana".

Por suerte, Netflix no se hga contentado con mirar a su (inevitable) modelo. Gracias a un trío de interpretaciones atinadísimas (Geralt de Rivia estupendo y casi autoparódico, Anya Chalotra como Yeneefer y Freya Allan como Ciri), su siempre sorprendente tono y unos valores de producción muy notables, 'The Witcher' no necesita competir con nadie. Por suerte, ha encontrado su propia voz.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios