Compartir
Publicidad

David Fincher explica la realidad de la dirección y por qué se opone al concepto de autor

David Fincher explica la realidad de la dirección y por qué se opone al concepto de autor
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El estreno de 'Mindhunter' no ha supuesto solamente la llegada de una grandísima serie, sino que además ha permitido que David Fincher vuelva a estar de rabiosa actualidad. Eso le ha llevado a conceder entrevistas de lo más interesantes cómo aquella en la que explicó qué hacía diferente a la serie de Netflix u otra en la que señalaba cuál es el problema del cine actual. Da gusto conocer sus opiniones y ahora se ha pronunciado sobre otro tema muy extendido: el concepto del director como autor.

No son tantos los realizadores a los que asociamos la idea de que el resultado de cada una de sus películas es resultado directo de sus intenciones, sobre todo en el Hollywood actual. Sin embargo, el responsable de 'Perdida' ('Gone Girl') no está para nada de acuerdo con esa idea y no ha dudado en señalar los motivos para ello:

Rodando

El problema con la autoría es que presupone que una persona puede inculcar su visión a 95 personas, con tanta claridad, que la manifestación de cualquier cosa que esté pasando en tu cabeza puede ser atribuido claramente a ellos. La realidad de hacer una película es una guarrada. Todos los días son una escaramuza, y puede que escapes de todas ellas, pero hay heridas y pérdidas, y hay cosas para las que tuviste diez reuniones que fueron como la seda, pero hay otras para las que no las tienes y acaban llevándote ocho o doce horas del día porque no pensaste que fuera a ser tan complicado.

El director de 'El club de la lucha' ('Fight Club') cree que la idea del autor falla principalmente al asociar un feliz accidente durante el rodaje a un plan maestro. Es cierto que hay muchas cosas con las que puedes contar de antemano, pero le resulta frustrante la idea de que una sola persona controla por completo lo que sucede en una película. Curioso que diga eso cuando se le conoce por ser tan perfeccionista que no es raro que haga decenas de tomas de una sola escena, pero él lo explica así:

Rodaje

Todo el mundo que viene al set mira desde un punto de vista ligeramente distinto. No puedes decir al tercer violinista: "Así es como la totalidad de la obra debería sonar" Tú simplemente necesitas que hagan su parte. Cuando lo escuchas, te funciona o no, así que tienes que decidir si necesita un poco más de esto o de aquellos. Eso sucede en los ensayos y en el trabajo a lo largo del día. Tú centras el objetivo y te vas acercando cada vez más a la gente, pero también lo haces en términos de tiempo. Te centras en una pequeña cosa y luego vuelves a hacerlo en el montaje, con los efectos de sonido, con la música y con la graduación del color. De repente todo acaba teniendo sentido y la idea de que alguien pueda decir "Así es precisamente como va a ser" es algo increíble.

Recuerdo que en su momento fue Rodrigo Cortés, responsable de 'Buried', quien dijo que el hecho cinematográfico sucedía en la sala de montaje y estas declaraciones de Fincher apuntan en esa misma dirección. Porque sí, puedes intentar encaminar todo en la medida de lo posible en el camino que deseas durante el rodaje, pero es entonces cuando realmente surge la película en oposición a las escenas individuales.

Vía | Little White Lies

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio