Compartir
Publicidad
Publicidad
David Fincher explica el problema del cine actual
Directores y guionistas

David Fincher explica el problema del cine actual

Publicidad
Publicidad

Hay cineastas cuyas opiniones se reciben como lecciones magistrales. Son tan respetados, y tan inteligentes, que la sola mención de su nombre nos pone alerta, expectantes ante lo que vayan a decir. Normalmente no decepcionan. Hace poco comentamos una columna de Martin Scorsese donde defendía 'Madre!' y expresaba su preocupación por el menosprecio hacia películas de autor.

Hoy volvemos a David Fincher. Con motivo del estreno de 'Mindhunter', serie de la que es productor y director (cuatro episodios llevan su firma), Fincher está concediendo algunas entrevistas y dejando comentarios muy interesantes. Leímos sobre su visión de los asesinos en serie y por qué se mantiene alejado del cine de Marvel; ahora ha profundizado un poco más sobre eso último para explicar cuál es, en su opinión, el problema del cine actual:

"No hay tiempo para los personajes en las películas. Fíjate en 'Todos los hombres del presidente' [1976]: todo es personaje. Ahora las películas van de salvar el mundo de la destrucción. No hay muchas escenas en las películas, incluso las que yo consigo hacer, donde alguien reflexiona sobre el porqué. Mayormente es la cuenta atrás.

Y en esta serie [Mindhunter] es difícil encontrar la cuenta atrás. Pero la cuestión es: no me importa si toda la escena son cinco páginas de dos personas en un coche, sorbiendo café de una taza de papel, mientras haya una fascinante dinámica de poder y pueda aprender algo sobre ellos. Y no me importa si el coche va a algún lado entre 40 o 55 kilómetros por hora."

Tiene razón. Quizá exagera un poco, o generaliza demasiado, porque hay películas estadounidenses que cuidan a sus protagonistas y se apoyan en ellos, pero es cierto que la mayor parte del cine de Hollywood descuida a los personajes y se centra en el espectáculo y la acción, en salvar el mundo o algo similar. Lo cual, a mí al menos, me aburre porque ya sé que van a salvarlo. Y no hay personajes, sólo son actores corriendo o golpeando o soltando frases típicas.

Si estás viendo 'Mindhunter' habrás comprobado que, como decía Fincher, "todo es personaje". Son los agentes hablando en el coche, en un bar o en una sala de interrogatorio, a veces solos, a veces con otros. Revelando detalles personales u opiniones, sus preocupaciones o intereses, tratando de obtener información y comprender lo que parece incomprensible. Claro, son necesarios buenos guiones, un buen casting y realizadores que sepan narrar y generar interés a partir del diálogo. No es nada fácil. De ahí que Fincher sea tan especial.

Jonathan Groff, Holt McCallany y David Fincher

Volviendo a la entrevista, el director expresa su pesimismo sobre la industria del cine aunque afirma que hay ejecutivos dentro de los estudios que intentan hacer buenas películas. Y para él, la esperanza tiene un nombre: Netflix. Sus palabras:

"Mira, en los estudios hay mucha gente que aún lucha por la buena causa. Hay ejecutivos que son amigos míos. Pero si quieres hacer películas de estudio, tienes que quedarte en sus carriles, que es la comedia romántica, el sufrimiento cebo para el Oscar, licra de verano, superproducción de superhéroes, o secuela de presupuesto moderado.

"El cine no está muerto. Sólo hace algo diferente. El lugar sigue lleno de niños, pero están todos con sus teléfonos. Es un evento social, como una hoguera, y la película es la hoguera. Es por lo que la gente se reúne pero realmente no está ahí para ser observada. Porque la hoguera es siempre la misma."

"Veo en Netflix a gente lo suficientemente arriesgada y lo suficientemente interesada en construir un terreno de juego entre el cine y la televisión. Y ese terreno puede ser un refugio seguro para el drama adulto, que ha sido excluido de los multicines."

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos