Publicidad

'Doctor Sueño': las conexiones con 'El resplandor' de Stanley Kubrick y la novela de Stephen King
Estrenos

'Doctor Sueño': las conexiones con 'El resplandor' de Stanley Kubrick y la novela de Stephen King

Publicidad

Publicidad

Doctor Sueño’ (Doctor Sleep, 2019) es la secuela de la adaptación de una de las novelas más famosas de Stephen King, pero no es el tipo de continuación que algunos esperan. La novela ‘El Resplandor’ (1977) es el tercer libro publicado del creador de ‘IT’ y la que ayudó a establecer su nombre en el género de terror. La secuela en libro se publicó en 2013. En ella, el hijo de Jack Torrance, Danny, ahora adulto, usa su resplandor en un hospicio, donde ayuda a los pacientes moribundos a morir plácidamente.

Dan es contactado por una joven con las mismas habilidades psíquicas, Abra, que es el objetivo de un grupo de vampiros cuasi-inmortales que se alimentan del "vapor" liberado por personas con el resplandor cuando son torturados hasta la muerte. Un argumento que no tiene mucho que ver con ‘El resplandor’ salvo que trata y explora, precisamente, qué es el resplandor y hasta donde llegan sus poderes y el peligro que supone el hecho de poseerlos. Pero, ¿cómo conecta entonces con el film original?

SPOILERS EN TODO EL TEXTO

Resplandor1

La secuela imposible

La intención del director no ha sido solamente conectar ‘Doctor Sueño’ con la película de Stanley Kubrick, sino crear una adaptación de su secuela que tenga en cuenta la novela en la que se basó. En sus palabras:

“Existe en el mismo universo cinematográfico que Kubrick estableció en su adaptación, pero hemos tratado de conciliar esas tres, a veces muy diferentes, fuentes, lo que es todo un desafío. (…) Por mucho que hablemos sobre el equilibrio entre King y Kubrick... no hay forma de que me atreva a hacer frente a la comparación directa con Stanley Kubrick. Es ridículo. Hay una celebración de ‘El resplandor’ pero esta es nuestra película, la historia de Dan”.

Efectivamente, en ‘Doctor sueño’ hay cuatro películas en una. Por una parte la adaptación de la novela de Stephen King, por otra una película puramente Mike Flanagan y en última instancia una secuela de ‘El resplandor’ de Warner Bros, que encierra un miniremake de esta, adaptando con fidelidad la novela de King. Más que una vampirización de los elementos que planteó visualmente Stanley Kubrick, se trata de una reapropiación, un uso equilibrado entre el homenaje y la discusión extracinematográfica.

La aparición de su iconografía crea un paralelismo visual evidente, pero ni la atmósfera es la misma ni las intenciones van por ahí, por lo que la comparación directa con el film de Kubrick no tiene sentido 40 años después. El panorama cinematográfico ha cambiado, el mercado es diferente y lo que se puede y no puede hacer en una película viene determinado por números y datos. Kubrick no era un director de cine de terror, Stephen King no era quien es hoy y el estado de cine de género ha evolucionado hasta una transformación completa.

Comparaciones estériles

Decir que ‘Doctor sueño’ no está a la altura de la original es una obviedad un tanto infantil. Ni siquiera Kubrick podría hacer una película como ‘El resplandor’ a día de hoy. Por ello, el uso de su iconografía es, por una parte, un peaje para presentar un nuevo producto, por otra un inteligente juego de paralelismo cinematográfico que busca crear una ultrarrealidad de recuerdos compartidos entre el personaje principal y el espectador. La mímica de las escenas no responde a un ejercicio de replicación onanista, sino a un juego especular consciente.

Hay una reverencia en cada una de las escenas que recrea, por ello, incluso los flashbacks están rodados de nuevo, como forma de respeto al original, por una parte y por otra de reinterpretación. El usar movimientos que nosotros reconocemos sirve para establecer el estado de posesión al que llega Dan en el final de la película, porque es él el que lo revive dentro de la pantalla. Y al mismo tiempo, como objetivo final este juego cinematográfico es utilizado para ir reconquistando el terreno perdido por Stephen King y entregarle la coexistencia cinematográfica.

El prólogo

Para analizar los parecidos entre la obra de Kubrick, la de King y ‘Doctor Sueño’, es interesante ir deteniéndose en las pequeñas idas y venidas a momentos clave del film original. El film comienza, en su segunda escena, con una recreación del travelling de Danny por el Overlook, deteniéndose en frente de la habitación 237. En el film de Kubrick veíamos solo cómo miraba a la puerta, pero Flanagan nos deja entrever a la vieja bruja apareciendo tras la puerta, suponemos que esto pasa antes de que el niño aparezca con el moratón.

Vuelta a casa

Shining

En otra escena de 1980, presenciamos una escena cotidiana de la vida tras ‘El resplandor’ y aprendemos que Danny aún sigue siendo visitado por la vieja de la 237 y le vemos hablando con Halloran sobre los vampiros psíquicos y el poder de contener los traumas en cajones. También le vemos con su madre, viendo dibujos de Warner, que son la razón por la que le llaman Doc. La visión de las cajas está en los pasillos nevados del Overlook, un recuerdo al que volverá a lo largo de la película.

La música

Tanto en el inicio de los créditos, con una reinterpretación del clásico Dies irae que abre la cinta de Kubrick por parte de los Newton Brothers, la música de ‘Doctor Sueño’ se convierte en una presencia constante y atmosférica que crea una excepción en el panorama actual y dota al film de una personalidad propia, dejando más de una seña musical a la película original que ayudan a conectar ambas cintas de forma subcutánea, sin necesidad de dejar de ser un trabajo 100% Mike Flanagan.

La entrevista de trabajo

Entrevista1

Aunque la novela tenga poco o nada que ver Durante toda la película hay distintas escenas con ecos más sutiles a otros momentos del clásico, como la entrevista de trabajo a Dan Torrance. De una forma sutil pero tampoco sin disimular demasiado, los elementos del diseño de producción recrean la mesa y la situación en el plano de elementos de la habitación y los personajes del prólogo de 1980, evidenciado en el contraplano con Dan Torrance recortado por un fondo crema. Detalles que hacen un juego subconsciente para conectar la experiencia padre e hijo.

El resplandor está contigo pequeña Padawan

Halloran

Si Ewan Mcgregor fue un aprendiz de Jedi que se acaba convirtiendo en maestro de un pequeño niño llamado Anakin Skywalker en la saga ‘Star Wars’, en ‘Doctor Sueño’ acaba repitiendo el ciclo, de ser un discípulo del señor Halloran y aprender los secretos de la fuer… el resplandor, se convierte en maestro de Abra, continuando la estructura circular de toda la película. El momento en el que le explica a la niña lo que es el resplandor tiene similitudes con la misma escena en la cinta de Kubrick. Aquí es Abra (niña negra como Halloran) quien le habla mentalmente.

El ciclo del alcoholismo

Theshiningjackdrinkingbanner

Dice Flanagan que su película es la otra cara de la moneda de ‘El resplandor’ porque si una habla del alcoholismo, la adicción y el miedo a hacer daño a tu familia, ‘Doctor Sueño’ habla de desintoxicación, sobriedad y la recuperación. Danny acaba siendo un alcohólico como su padre, al no poder manejar su poder y sus efectos, como consecuencia acaba reprimiendo sus traumas, sus recuerdos y su resplandor, solo hasta el momento que debe hacerlo.

Signos y detalles

The Shining Exclusive Image

Mike Flanagan ha copado ‘Doctor Sueño’ de pistas para los fans de la obra de King. Por ejemplo, elementos tan intrascendentes como el número de la casa de Abra, el 1980, que no es sino el año de estreno de la primera versión de ‘El resplandor’. Detalles como el uso de planos cenitales generales de los diferentes emplazamientos de los villanos son llamadas estéticas al lenguaje de aquella, aunque en la era de los planos con dron no signifiquen tanto.

El final, un miniremake en 30 minutos.

Cuando Dan regresa al Overlook para la batalla final, comienza un progresivo “remake” de ‘El resplandor’ en el que los lugares son reconocibles y el propio hotel funciona como entidad maligna. Aunque hay un tour por los lugares reconocibles como si fuera un paseo a un museo, la sensación que producen es muy diferente. Es otra película, con otras intenciones, y tiene claro que es mucho más terrenal que el surrealismo misterioso de la cinta de Kubrick. Empezando por el homenaje al primer plano aéreo, ahora de noche, a la puerta rota.

Shining Doctor Sleep Comp Twins

Hay una escena en el laberinto que recuerda al clímax final con Jack Torrance persiguiendo a Danny, una recreación de la escena en la que el escritor subía las escaleras amenazando a Wendy, aquí con la vampira Rose ofreciéndole convertirse a Dan. Cuando Abra queda sola se va encontrando con los fantasmas del Overlook que reconocemos uno a uno. Algunos como la vieja de la bañera salen de la novela, el resto vienen de la película de 1980.

Resplandorlaberinto

La recreación se va guiando por la forma en la que aparecen en el original, y el efecto es el de una pequeña casa de los horrores de feria en la que la memoria de Dan es lo que los desata. Los momentos funcionan como forma de homenaje y también como discurso fantasmal, de espíritus condenados a aparecerse de la misma forma una y otra vez, pero aquí pierden el poder terrorífico al ser aliados contra los vampiros, aunque su presencia es peligrosa, al ser demonios de todo lo que Dan no ha logrado superar.

Vuelta al Resplandor de King.

La escena clave para entender el último tramo de ‘Doctor Sueño’ y por qué Mike Flanagan reelabora muchas escenas de la película original —más allá de la cuota de secuela casi impuesta para lograr esta adaptación— es la conversación con su padre, Jack Torrance, en el bar. Allí el fantasma cree que es Lloyd, el camarero que le servía a él, dando idea de cómo el hotel vampiriza la identidad de sus víctimas. Es el momento en el que el director tira la pelota hacia Stephen King y convierte el film en una forma de compensar la fidelidad con la novela original.

En la conversación se reflexiona sobre el alcoholismo, poniendo frases de las novelas en las líneas de diálogo, como la forma en la que Dan ve a su madre antes de morir, con moscas por toda la cara o la idea del alcohol como un borrador de pizarra, a lo que Jack añade “toma tu medicina” una frase recurrente del momento en el que perseguía a Dan en el hotel cuando era un niño que solo sale en la novela.

Shiningbar

El momento clave es cuando Dan es poseído por los espíritus y se encuentra con Abra, va cojeando con la misma pierna y cargando un hacha de la misma manera que su padre años atrás, un reflejo que lleva a una emocionante recreación completa del final de la novela de King, cuando Danny llamaba “cara falsa” a su padre y era capaz de sacarle de su versión "poseída". En el texto el hombre ayuda al niño diciéndole a su hijo que corra y recuerde cuánto lo ama antes de que la versión corrupta le tome otra vez. Esto, pasa punto por punto con Abra.

Shining Axe

De esta forma, ‘Doctor Sueñodevuelve el heroísmo a Jack Torrance aunque sea por medio de su hijo, en la recreación completa de la novela que muestra las simpatías de la cinta por el autor vivo, coronado por el hecho de que las calderas echan a arder, por fin, el Hotel Overlook, uno de los elementos que más molestaron a King de la original. Otro tipo de detalles hacen guiños al libro como la habitación del primer paciente que Dan ve en el hospital numerada 217, que era la que en el libro era la famosa 237 de la película, lo que muestra que, dentro de las simpatías de la secuela quizá hay una reverencia más intensa al autor del material original que al cineasta que la interpretó a su manera.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir