Publicidad

"Cuando escribí 'Valeria' mis referentes eran 'Sexo en Nueva York' y 'Girls', la serie lo ha limado muchísimo". Elísabet Benavent
Netflix

"Cuando escribí 'Valeria' mis referentes eran 'Sexo en Nueva York' y 'Girls', la serie lo ha limado muchísimo". Elísabet Benavent

Desde que 'Valeria' se estrenó en Netflix, el pasado 8 de mayo, ocupa los primeros puestos de lo más popular en la plataforma. Y no solo en España: la serie basada en las novelas de Elísabet Benavent ha sido número uno también en Latinoamérica y en países como Francia o Suiza.

Aunque no todo el mundo está de acuerdo en su calidad y en la similitud de la trama con los libros originales (he leído críticas de tantos colores como tiene la serie), lo cierto es que medio mundo ha caído rendido a los pies de Valeria (Diana Gómez), Nerea (Teresa Riott), Carmen (Paula Malia), Lola (Silma López) y de ese Madrid tan veraniego y caluroso como colorista y pop que nos enseña la ficción.

¿Que tanto preciosismo puede resultar artificial e impostado en algunos momentos? Puede ser. Pero con otras películas y series pasa lo mismo y nadie protesta tanto.

Si hay alguien que está viviendo el éxito de 'Valeria' en primera persona esa es, sin duda, Elísabet Benavent. Su saga, que fue todo un exitazo en su día, han saltado de las páginas a la televisión y están viviendo una segunda vida gracias nada menos que a Netflix.

Por la relación laboral que nos ha unido varios años, sé que Elísabet es una tía curranta como pocas, que vive enamorada de su trabajo y que es capaz de tratar con igual mimo hasta al último y más insignificante de sus textos. Por eso no podía dejar pasar la oportunidad de hablar con ella para que me contase cómo está viviendo el hecho de que una de las historias que ha creado haya llegado tan lejos.

"Ojalá pronto podamos confirmar que habrá segunda temporada de 'Valeria'."

Valeria Netflix 4
  • ¿Cómo vive la autora de unas novelas superventas que su historia sea número 1 en España y en Latinoamérica?

-Es una sensación extraña, mezcla de vértigo, ilusión y la impresión de que en realidad todo esto le está pasando a otra persona. Cuesta creer que es cierto.

  • ¿Cómo ha sido en general la acogida de la serie por los fans de Valeria?

-Ha habido opiniones para todos los gustos. El público es soberano y, tal y como defiendo que debe escoger lo que lee sin sentir ninguna presión exterior, creo que tiene toda la libertad del mundo para formarse su opinión sobre la serie.

Hay quien piensa que desde guión se han tomado demasiadas licencias y quien ha entendido que esto es un producto audiovisual hermanado con la saga literaria, pero no un traslado literal de esta a la pantalla.

  • La serie está en el top de visionados de Netflix, pero es cierto que algunas críticas no han sido del todo buenas, ¿crees que eso beneficia o perjudica?

-Lo cierto es que no me lo planteo demasiado, como no me obsesiono con el tema cuando publico un nuevo libro. Creo que de las opiniones negativas se aprende y gracias a ellas, siempre que sean constructivas, se crece. Más allá de esto, intento no darle vueltas.

  • ¿Hasta dónde ha llegado tu implicación en los guiones?

-No he formado parte de la elaboración de los guiones. Mi papel como asesora creativa se ha centrado en velar que la adaptación abierta respetase unos puntos que, tanto a la editorial como a mí como creadora, nos parecían esenciales.

Valeria Netflix
  • En la serie hay cambios en la historia respecto a la original. ¿Has tenido la sensación de que enriquecían la historia o ha sido algo más tipo "quita las manos de mi bebé"?

-¿Sinceramente? He sentido las dos cosas. Cuando cedes los derechos audiovisuales de una de tus obras, albergas la esperanza de que se ciñan de manera más o menos literal al contenido, pero sabes que habrá que hacer concesiones.

En una adaptación abierta sueles tener la sensación de que has perdido el control sobre algo que ha sido muy muy tuyo, pero de eso va... de que la historia y los personajes crezcan más allá de ti. Pero eso no quiere decir que no haya habido cambios que me han parecido muy enriquecedores y que mejoran cuestiones en las que, viéndolo con tiempo y perspectiva, patiné en el original.

  • ¿Qué opinas de la elección de los actores? ¿Cuadra con lo que tú imaginaste en un principio?

-Me cuesta pensar en los personajes de mis libros sin que aparezca la imagen de las actrices y los actores en mi cabeza. Creo que eso lo dice todo.

  • ¿Qué otros proyectos de ficción crees que han influido en Valeria?

-Cuando la escribí, hace ya más de diez años, tenía como referentes audiovisuales 'Sexo en Nueva York' y 'Girls', pero creo que es algo que en la adaptación se ha conseguido limar muchísimo. Han conseguido que la serie tenga su propio idioma visual y su personalidad, más allá de las alusiones que yo dejase implícitas en el texto.

  • ¿Qué esperas de cara a la segunda temporada de la serie?

-Lo primero: poder confirmarla. Por el momento no está confirmada, estamos muy volcados en abrazar la primera en las semanas posteriores a su estreno, pero ojalá pronto podamos corroborar que habrá segunda temporada. Sería muy buena señal.

Quien conozca a la autora o la siga en redes sociales (@betacoqueta) se habrá dado cuenta de su cameo en el primer episodio, al más puro estilo Stan Lee en Marvel. Elísabet, yo también brindo por ti y por tu éxito.

'Valeria': las diferencias de la serie con las novelas

Aunque tanto Netflix como Elísabet han defendido que 'Valeria' es una adaptación libre de las novelas, han sido precisamente las diferencias entre ambas tramas lo que más ampollas ha levantado entre los fans de la saga.

Para empezar, Benavent nos presenta a Valeria como una escritora que ya ha conocido el éxito con su primera obra, y se está enfrentando al temido folio en blanco en la segunda. ¿Su trabajo como vigilante de un museo y esa ansiada oportunidad literaria tras ganar un concurso? Un añadido de la plataforma, al igual que han cambiado sustancialmente la relación entre la protagonista y su marido.

Mientras en el libro es la continua ausencia de Adrián (con infidelidad incluida) lo que hace que su relación con Valeria se tambalee y se acabe rompiendo, en la novela nos presentan a un hombre preocupado por la actitud de su mujer. Además, la incipiente relación entre Valeria y Víctor se fragua de manera mucho más lenta y consolidada en el libro: en la serie todo ocurre de forma más rápida y, casi casi, atropellada.

Por otro lado, la gran novedad ha sido el cambio de orientación sexual de Nerea, una de las amigas de la prota. En los libros, su historia va por otro derroteros, y acaba saliendo con el jefe de Carmen. Netflix ha decidido tornar el rol de Nerea en algo más inclusivo, y en la serie es lesbiana y, poco a poco, va saliendo del armario.

Finalmente, y no se sabe si con idea de hacer un producto algo más vendible, Netflix ha borrado de un plumazo todo el sexo explícito que hay en los libros, que no es poco. Sí que hay alguna escena puntual más subida de tono, pero se quedan muy lejos de las detalladas descripciones que da la autora de los encuentros sexuales de las cuatro amigas (sobre todo, de Valeria y Lola). Insinuar escenas de masturbación o intercalar palabrotas entre conversaciones no le da a la serie, ni de lejos, el tono más adulto que tienen las novelas.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios