Publicidad

Óscar 2020: cinco grandes momentos para recordar esta gala y tres razones para olvidarla
Oscars

Óscar 2020: cinco grandes momentos para recordar esta gala y tres razones para olvidarla

Publicidad

Publicidad

Todavía no hemos recuperado el sueño de pasar la noche en vela presenciando en directo como los Oscars han vuelto a molar después de varios años de premiados cuestionables. Una edición en la que por primera vez en la historia de los premios de la Academia de Hollywood, una película de habla no inglesa se alzaba como gran triunfadora de la noche: la imbatible 'Parásitos' de Bong joon-ho.

Ha sido una noche bastante memorable, pero 3 horas y media de ceremonia con insufribles y constantes cortes publicitarios dan para mucho. Así que no vamos a hacerlo más largo -que seguro que vosotros también estáis de resaca- y aquí os traemos los grandes momentos por los que recordaremos esta ceremonia y tres razones para olvidarla. Spoiler alert: los sí ganan por goleada.

Sí la recordaremos por los 4 Oscar históricos de Bong Joon-ho

¡Menuda sorpresa! La Academia de Hollywood coronó 'Parásitos' como Mejor Película del Año, mientras que también la premiaba a la Mejor Dirección con un Bong Joon-ho que, después de ganar Mejor Guión Original y Mejor Película Internacional pensó que ya podía relajarse y se deleitaba pensando que cuando acabara la gala iba a celebrar bebiéndose hasta el agua de los floreros. Él lo dijo, no me lo invento.

Pero el pobre no pudo relajarse hasta el final de la ceremonia cuando todo apuntaba a que se alzaría como el máximo vencedor de la ceremonia. Y su rostro pasó de la ilusión de un niño pequeño que gana su primer Oscar a casi estado de shock y de no creerse lo que estaba pasando al subir a recoger las últimas estatuillas de la noche. Con cuatro, iguala un récord de 1954.

A pesar de la sorpresa para todos, está claro que Bong Joon-ho no sólo ha filmado la película del año, que ha entusiasmado a todo el mundo desde Cannes, sino que se convirtió en el tipo más simpático y humilde de la gala.

Lo hizo en especial al convertir su discurso de agradecimiento al Mejor Director en un improvisado homenaje a Martin Scorsese al propiciar una ovación al veterano director, un sincerísimo agradecimiento a Quentin Tarantino y marcarse una referencia finísima y cultísima a 'Chicas Malas' ('Mean Girls', Mark Waters, 2004) para hablar de Sam Mendes y Todd Philips.

Además de lo importante que es que una película tan especial y alejada de los cánones de Hollywood fuera la gran triunfadora de la noche, el coreano se metió al público en el bolsillo y consiguió que los mismísimos Tom Hanks y Charlize Theron le jalearán a él y todo el equipo de la película cuando la organización decidió poner la música y cortarles la luz para que acabarán su discurso. A mí, ver a estos dos titanes de Hollywood tan entusiasmados frente al éxito de una película coreana, me hace creer en la humanidad.

Sí la recordaremos como el año en el que se habló de vacas y la familia en los discursos

Si había un Oscar clarísimo este año, ese era el de Joaquin Phoenix por su espectacular trabajo en 'Joker' de Todd Philipps. Además, después de toda esta larga temporada de premios, sólo podíamos esperar que diera un discurso cargado de reivindicación.

Y así fue: el actor habló sobre la importancia de las segundas oportunidades y de apoyarnos los unos en los otros para ser mejores personas sin pasar por encima de nadie. Y conocido por su activismo vegano, habló de vacas y cómo pasamos por encima de especies indefensas por nuestro propio beneficio.

Un discurso incómodo a ratos pero al que no le faltaba algo o mucha razón. El actor, terminó su discurso emocionándose al recordar a su hermano River Phoenix citándole en la letra de una canción que escribió a los 17 años, algo así como: "Acude al rescate con amor, y siempre encontrarás la paz". Perdonad, pero es difícil de traducir.

También habló de la familia Laura Dern, al recoger su primer Oscar a la Mejor Actriz Secundaria por 'Historia de un matrimonio' de Noah Baumbach. La actriz, que es realeza de Hollywood (es hija de Bruce Dern y Diane Ladd, que la acompañó a la gala), agradeció ante la emocionada mirada de Greta Gerwig (su directora en 'Mujercitas') y su madre el premio a sus padres, sus verdaderos héroes.

No la recordaremos por los intentos fallidos de hacernos olvidar la poca presencia de minorías

Cada año, los Oscar su fuente inagotable de críticas, sobre todo frente a la representación de minorías entre sus nominados. Este año ha sido especialmente escandaloso por la falta de presencia afroamericana, latina y de directoras mujeres.

Quizá por eso, la Academia de Hollywood se esforzó muchísimo en tratar de hacernos olvidar estas ausencias, aunque no lo consiguieron del todo, a pesar de los buenos intentos.

El número musical del abertura que cantaron Janelle Monaé y Billy Porter, fue un buenísimo arranque con letras como "Oscars so White", y que además fue seguido por la fantástica aparición de Steve Martin y Chris Rock, divertidos, gamberros y hurgando en la herida con chistes sobre diversidad -les queremos de maestros de ceremonias JUNTOS-.

Pero también Oscar Isaac y Salma Hayek entregando un Oscar juntos y el primero diciendo: "Los Oscar ya no son tan blancos ahora", aunque tememos que estaba fuera del guión y fue cosecha propia. También y por primera vez en la historia, una mujer dirigió la orquesta que tocó durante toda la ceremonia, Eímear Noone. Una genial iniciativa pero a la que sólo se le dio protagonista cuando la orquesta tocó fragmentos de las bandas sonoras nominadas.

No la recordaremos como el año en el que hubo mujeres nominadas a la Mejor Dirección

Efectivamente. En un año especialmente bueno para las películas dirigidas por mujeres, la Academia de Hollywood terminó por no incluir a ninguna mujer directora en la categoría de Mejor Dirección, a pesar de incluir entre las 10 películas candidatas a Mejor Película, 'Mujercitas', dirigida por Greta Gerwig, que en 2018, con 'Lady Bird', se convirtió en la quinta mujer en optar al galardón en 92 AÑOS de historia. Se dice pronto.

Superheroes

Por suerte salieron tres superheroínas a hablar sobre el poder de la mujer y su necesaria presencia en todos los ámbitos del cine: Brie Larson, Gal Gadot y Sigourney Weaver. Tres actrices que han dado vida a personajes icónicos y que, antes de dar el Óscar a la Mejor Banda Sonora (para una compositora, ¡23 años después!) recordaron que "todas las mujeres son superheroínas".

Y no olvidemos que hubo otra heroína al respecto: Natalie Portman lució un impresionante vestido de Dior con una capa negra en la que estaban bordados los nombres de las directoras que no habían estado nominadas este año: desde Greta Gerwig, pasando por Lulu Wang, Céline Sciamma y Alma Hare'l, entre otras.

No todas las heroínas llevan capa, pero cuando lo hacen, son como Natalie Portman en su Dior.

No la recordaremos como el año en el que España ganó 3 Oscars

Banderas

Desde el 2005 y 'Mar Adentro' de Alejandro Amenábar, ninguna película española había optado al Oscar a la Mejor Película Internacional -antes conocido como Película de Habla No Inglesa-, por eso nos hacía especial ilusión que volviéramos a estar presentes en los Oscar y no sólo en esa categoría, sino también en Mejor Actor Protagonista y Mejor Película de Animación. Y sobre todo hacerlo con dos películas como 'Dolor y Gloria' de Pedro Almodóvar y 'Klaus' de Sergio Pablos.

Mientras teníamos claro que Antonio Banderas y su perfecta interpretación en la cinta de Almodóvar no se llevaría la estatuilla, a lo largo de la noche llegamos a dudar en algún momento en que 'Dolor y Gloria' sí vencería a 'Parásitos', como regalo de que ésta iba a ganar todo lo demás. Finalmente, el huracán Bong joon-ho nos arrebató el galardón. Mientras que 'Toy Story 4' hacía lo propio con Animación. !No pudo ser, pero estamos tremendamente orgullosos de nuestro cine!

Sí la recordaremos por el año en que Brad Pitt por fin ganó un Oscar

Que una estrella de Hollywood como Brad Pitt todavía no tuviera un Premios Oscar era bastante escandaloso, aunque haciendo repaso a la historia de los premios, algunas de las más grandes figuras de la historia del cine nunca ganaron una de estas estatuillas doradas. Pero eso no viene al cuento: Brad Pitt GANÓ un Oscar anoche y nos encantó verle en todo su esplendor recogiendo el galardón por papel de compañero inseparable de Leonardo DiCaprio en 'Érase una vez en Hollywood' de Quentin Tarantino.

El actor, que lleva toda la temporada de premios ganando casi todo y ofreciendo unos discursos dignos de encuadernar y leerlos una y otra vez, volvió a hacerlo, aunque con un discurso algo más serio y emocionado que los anteriores, pero que fue para quitarse el sombrero: habló de política, reconoció la labor de los dobles de cine, agradeció a Leo y Tarantino y que terminó con un: "Érase una vez en Hollywood...¿no es esa la verdad?".

Sí la recordaremos por el año en el que EMINEM sí cantó en los Oscar

Aunque el vídeo que homenajeo la importancia de la música en el cine y de cómo hay canciones que no podemos separar de las películas en las que aparecieron fue un poco lento, lo cierto es que estuvo tan lleno de temazos que era inevitable que cualquier amante del cine vibrará con él.

¡Y vaya si vibramos! El clip terminaba con una escena de '8 Millas' de Curtis Hanson para dar paso al mismísimo Eminem cantando la famosísima 'Lose Yourself', canción que ganó el Oscar en 2002 y que el rapero no fue a recoger. Por ello, la actuación de Eminem tuvo tanto significado y fue tan sorprendente. A parte de que la canción llegó a ser todo un himno en la época. Sólo hay que ver las reacciones de los asistentes. Sí, incluyendo la de Martin Scorsese.

Sí la recordaremos por el año en el que echamos de menos que hubiera PRESENTADORAS

La gala, como hemos dicho al inicio, duró 3 horas y media con innumerables cortes publicitarios. Un ritmo que puede llegar a estresar a cualquiera, sobre todo, a los que pasamos la noche en vela para verlos. Por eso, siempre es de agradecer cuando nos ofrecen verdadero espectáculo con números musicales o divertidos monólogos.

Con la decisión de no contar con presentador por segundo año consecutivo podría haber salido igual de mal que el año pasado. Pero milagrosamente, la ceremonia de este año consiguió tener un ritmo diferente. Quizá sea porque hubieron un par de intervenciones más Olivia Colman -sublime antes de entregar el Oscar a Mejor Actor-.

Además del ya citado monólogo de Chris Rock y Steve Martin, las actrices Maya Rudolph y Kristen Wiig subieron a entregar dos galardones pero haciendo lo que mejor saben hacer: comedia absurda. Su participación nos hizo echar de menos la presencia de unas maestras de ceremonias como ellas que son, literalmente, las reinas de la comedia estadounidense. Y con su maravillosa aparición, rezamos y esperamos que los organizadores las tengan en cuenta para el año que viene.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios