Compartir
Publicidad

Los que votamos el Chiki-Chiki no somos tontos

Los que votamos el Chiki-Chiki no somos tontos
46 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estoy harta de oír y de leer comentarios despectivos hacia Rodolfo Chikilicuatre, hacia el sistema de votaciones por Internet y hacia los votantes en sí. Yo voté a Rodolfo en MySpace cinco veces al día durante el período de votaciones y el sábado mandé un mensaje en su apoyo, así que me doy por aludida y alucino con el movimiento de opositores que ha surgido de un triunfo claro, transparente y abrumador.

En primer lugar, la canción cumple los requisitos del certamen. Televisión Española buscaba un artista, sin especificar si debía de ser cantante o no, así que muchas de las críticas debería de dirigirse al Ente. Estoy segura, por otro lado, que en futuras ocasiones llevarán más cuidado en este aspecto. Y David Fernández tiene una dilatada trayectoria profesional como artista (es actor, humorista, doblador...).

La canción está compuesta firmada por Santiago Segura, sí, pero también por Pedro Guerra, un cantautor de prestigio nacional. ¿Por qué la gente sigue acusando a Buenafuente de reírse del asunto y pasan por alto este detalle? Porque no les viene bien como argumentación, sin duda.

Se acusa a Rodolfo de partir con la ventaja de tener una cadena como plataforma de lanzamiento, como si entre el resto de participantes no hubiese gente más que metida en la industria y en la televisión. Milkyway (La casa azul), compuso el Amo a Laura o la sintonía de Gominolas. Innata canta la sintonía de Sin tetas no hay paraíso. Los de D-Vine tienen a una vocalista concursando en Fama. El músico de Lorena-C es el hermano gemelo de Bayona, el director de El orfanato. Que todos estos no hayan aprovechado los medios a su alcance para promocionarse no es culpa de Rodolfo.

Según MySpace y Televisión Española, los votos de Internet han sido revisados y han eliminado los que procedían de plataformas falsas que emitían votos masivos. El proceso ha sido transparente y vigilado y, aún así, ganó Rodolfo, por mucho que les pese a algunos.

Se habla mucho de La casa azul como buena alternativa y ejemplo de calidad para Eurovisión, pero que a nadie se le olvide que quedó en tercer lugar. Eso sí, sobre Coral nadie dice esta boca es mía y muchos la ignoran. Ella ha sido la verdadera perdedora, no el certamen en sí.

Ni que decir tiene que habrá gente que haya votado a Rodolfo por gracia, por burla, por aburrimiento o vaya usted a saber por qué, pero yo tengo motivos sobrados para haber ejercido mi derecho a votar en la dirección en la que lo he hecho y en mi decisión no ha influido para nada Buenafuente. Eurovisión siempre me ha parecido un show televisivo más que un certamen de canción y, televisivamente hablando, la campaña viral que encabeza Rodolfo me parece lo mejor que se ha visto en la tele en mucho tiempo. Además, la parodia que conlleva me parece una crítica a la música actual, aunque muchos catastrofistas piensen que se destruye la música con esta alternativa.

Ya está bien de matar al mensajero. Si no quieren que la gente participe, están en su derecho, pero de ahí a que llamen borregos a los votantes creo que hay un paso. Más de borregos me parece a mí apoyar sin concesiones una canción por el mero hecho de que la elija Televisión Española como candidata. Y el colmo son los paralelismos entre las votaciones a Eurovisión y los resultados de las Elecciones Generales. Vamos, hombre, ¿es que estamos locos o qué?

En ¡Vaya Tele! | El Chiki-Chiki en Eurovisión: ni nuevo ni original

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio