Tiene sólo 8 episodios y es la 'Twin Peaks' europea: Lars Von Trier da la vuelta al drama de médicos con fantasía terrorífica y divertida mala baba
Series de ficción

Tiene sólo 8 episodios y es la 'Twin Peaks' europea: Lars Von Trier da la vuelta al drama de médicos con fantasía terrorífica y divertida mala baba

Siempre da cierto apuro establecer comparaciones entre un autor o una obra realmente radical y singular con otro con cualidades similares funcionando de distinta manera. Pero a veces es difícil no ver cierta influencia, aunque sea sutil, y resulta más complicado cuando se toman decisiones que hacen los paralelismos más evidentes todavía.

Es lo que sucede con una de las obras más sorprendentes y única de Lars Von Trier, que no se produjo en el cine sino en la pantalla de la televisión. Una serie que igual no habría sido posible de no haber llegado David Lynch a trastocar los límites de la ficción episódica con 'Twin Peaks', y que además consigue transgredir de una manera algo similar a lo que hizo la serie americana. Su regreso este año con una nueva entrega años después, de manera casi idéntica a como lo hizo 'Twin Peaks: The Return', hacen muy fácil las comparaciones con 'El reino (The Kingdom)'.

Donde coinciden el bien y el mal

Con este imperial nombre denomina el danés al hospital que va a centrar los dramas y misterios de la serie a lo largo de dos temporadas y 8 episodios en total (disponibles para ver a través de Filmin). Este moderno centro asusta por su laberíntica estructura y los sucesos extraños que se van sucediendo, a los que el autor atribuye a la construcción en un antiguo e inquietante pantano donde la gente lavaba su ropa, creando una inexplicable neblina eterna a partir de los vapores del lavado.

Algunos secretos son demasiado terribles para permanecer enterrados parece indicarnos esa misma introducción, explicando cómo la egolatría científica permite a los médicos ignorar lo místico o lo "divino" y cómo eso se va a volver en su contra. Diferentes y cada vez más bizarros elementos se van a ir dando con los episodios, trastocando por completo la vida de los profesionales de El Reino.

Con estos aires de fantasía oscura y con bastante mala baba, que se traslada también a través de una comedia negrísima, Von Trier crea su propia versión retorcida de las telenovelas centradas en dramas médicos. Inspirada por la libertad de la citada 'Twin Peaks', trata de hacer un reflejo de la colisión entre la bondad aparente en comunidades pequeñas que termina absolutamente corrompida por un mal misterioso pero latente que va progresando de manera descontrolada.

'El reino': caerá sobre vosotros la tragedia

Por supuesto sus virtudes no se limitan a las de la serie de Lynch. 'El reino (The Kingdom)' es puro Von Trier con su estética radical y anti-espectáculo, siguiendo todavía los parámetros del Dogma 95 que había estipulado en su juventud. Su manera de retorcerse de gusto ridiculizando y torturando a los personajes también resulta marca de la casa, al igual que su manera de perturbar al espectador con ideas terribles o imágenes espeluznantes, además de frustrarle con misterios a los que no piensa dar fácil respuesta.

No es una serie que uno venga a ver para acomodarse y que se lo den todo bien atado. El danés quiere introducirnos en la perfecta colisión de mundos: el bien y el mal, la ciencia y lo espiritual. 'El reino (The Kingdom)' logra ser fascinante en su empeño y en su descenso en la locura, brillantemente retorcida gracias a ese aire de presentación de variedades que el propio Von Trier satiriza al final de cada episodio. Una de las joyas imprescindibles de su carrera que vale la pena disfrutar ahora que está en streaming.

Temas
Inicio