Compartir
Publicidad
Todas las películas de Lars von Trier ordenadas de peor a mejor
Listas

Todas las películas de Lars von Trier ordenadas de peor a mejor

Publicidad
Publicidad

Está loco. Es un genio. Es un grande. Es un maldito. Visionario, bromista, depresivo, esquizofrénico, egocéntrico y siempre adelantado, Lars von Trier vuelve a nuestras salas con 'La casa de Jack', una película que en 2018 se vio en medio mundo y que ya formaba parte de muchas de las listas de lo mejor del pasado año. Ahora, por fin, llega a España y con ella, el repaso a una trayectoria compleja y atrevida que ha demostrado que, además de un cineasta brillante, es un provocador nato.

No hay nadie como él. A lo largo de sus más de cincuenta años de carrera, Lars von Trier las ha tenido de todos los colores. Actores que se han ido de un rodaje donde iban a morir animales, festivales que declaran al cineasta danés persona non grata y marejadas de gente abandonando las salas por todo el mundo. Detalles que solo engrandecen la leyenda de un director irrepetible.

Repasar ahora títulos como 'Rompiendo las olas' o 'Dogville' deja claro que lo de von Trier no era una moda. Ni hablar de una pose camuflada tras un movimiento autoimpuesto y con ganas de molestar. Visto ahora, aquello no fue una idea sin más, alocada y pasajera. Vistas hoy, queda claro que su cine era más parecido a un virus que se ha acomodado en nuestro pensamiento y sin el que ya no podríamos continuar. Lars von Trier ha estado matándonos poco a poco y ahora ha decidido que era un buen momento para el remate final.

15. El elemento del crimen

Su primer largometraje ya dejaba claro por dónde irían sus obsesiones, filias y fobias, redondeado además con unos versos entonados por una prostituta de la canción popular 'The house that Jack built', con lo que la conexión entre primera y última película van más allá del hecho de colocar unas imágenes de ésta dentro de la otra. La primera de las tres películas de la trilogía europea tiene la ración habitual de caballo muerto que nos espera en el futuro. 'El elemento del crimen' era el paciente cero.

14. Epidemic

Ser productor del primer Lars von Trier debía ser una experiencia más aterradora que un salto HALO. El segundo episodio de su "trilogía europea" es el más austero y deprimente de los tres. Y, ojo al dato, el primero era la película que antecede a ésta. Su forma y fondo ya dejaba ver lo que llegaría más adelante en forma de manifesto. Esta prolongación de la escuela escandinava es un plato de muy difícil digestión.

13. Los idiotas

Si más abajo nos referiremos a la película con Nicole Kidman como una de las mejores propuestas para iniciarse en su cine, 'Los idiotas' es exactamente lo opuesto. Aunque en realidad, para ocupar ese puesto hay más candidatas, su puesta de largo del movimiento Dogma95, en el que renuncia a ser un artista en honor a la realidad es una prueba irrefutable de lo bocazas que puede llegar a ser Lars von Trier. Personajes detestables en una situación detestable, todo por incomodar al público. Si únicamente buscas odiar a su director, es tu película.

12. Medea

Una rareza televisiva que a pesar de su pobre calidad (al menos en las versiones que hemos tenido a nuestro alcance) luce como carta de presentación de intenciones de un futuro cineasta con las ideas muy claras casi tanto como sus primeros largometrajes. La puesta en escena, la composición y un estilo personal que ofrece más pistas que muchos de sus trabajos primerizos. Otra cosa es que sea fácil de soportar.

11. El jefe de todo esto

Como el gran comediante que es, seguramente a von Trier le llegó de algún modo lo que Gervais y los americanos habían hecho con 'The Office' y decidió que él también podía crear una comedia. 'El jefe de todo esto' presenta ambiente de oficina y jefes incompetentes que necesitan recurrir a actores para demostrar su escaso valor ético y moral en una película sorprendentemente divertida para ser más fría que un témpano de hielo.

10. Cinco condiciones

Trabajo sin acreditar entre Jørgen Leth y Lars von Trier, 'Las cinco condiciones' es el juego de comprobar quien mea más lejos entre dos niños grandes con una educación algo diferente a la de los chavales que practican semejante pasatiempo durante los primeros años de infancia. Von Trier es un gran admirador de Leth, un desconocido director danés de culto para el director de 'Dogville'. Éste invitará a Leth, en Haití curando su depresión, a prestarse al pequeño juego. Incluso en un trabajo como éste se permite von Trier más cabrón que nadie.

9. Europa

Cuesta creer que estemos ante una tercera película de quien no había hecho más que rocambolescos experimentos de arte y ensayo. El cierre de la trilogía europea del director danés es un noir con color (con tres directores de fotografía) que bebe del cine clásico y presenta un thriller de posguerra hipnótico, a medio camino entre "extraños nazis en un tren" y todo lo que había mostrado antes. Empalagosa y artística como pocas obras suyas, 'Europa' fue el primer salto hacia el gran público de un director destinado a las minorías. Lo hizo con tres premios en Cannes.

8. Bailar en la oscuridad

Antes de que Thom Yorke osara musicar el remake de la obra maestra de Dario Argento, el líder de Radiohead asomó la patita para colaborar con su colega Bjork en la banda sonora del musical de Lars von Trier. Porque 'Bailar en la oscuridad' es un musical, aunque sea exactamente lo opuesto a la vitalidad de 'Cantando bajo la lluvia' o la alegría contagiosa de 'Grease'. El musical de von Trier es un efectivo viaje a través de la manipulación emocional más rabiosa que consigue lo que se propone de manera sobrada: que el espectador decida saltar por la ventana en cuanto la función llega a su fin.

7. Nymphomaniac

Una de las comedias más descaradas del gran danés. Lo cierto es que partirla en dos entregas no es más que una decisión "comercial", pero es posible que lo que se busque es llevar a la gente al cine un rato y no una eternidad. Además, la capacidad de atención del espectador actual hace que sea necesario recortar metraje, no vaya a colapsar en este viaje chabacano a las profundidades del abismo pasional entre Tarkovski y Pasolini. Como decía al comienzo, 'Nymphomaniac' es una comedia gamberra.

6. Anticristo

Hablando de comedias, quién no ha gritado alguna vez eso de reina el caos durante su vida. 'Anticristo' es una extraordinaria película de terror profundo. Profundo hasta el alma y profundo entre los bosques del sentido de la maldad humana. Un catálogo de maldiciones personales, privadas, que tiene uno de los récords de hacer salir a gente del cine que yo he visto en mi vida. No olvides que todo esto arranca con sexo explícito en primerísimos primeros planos. Por eso su doble trabajo sexual resulta tan divertido.

5. Manderlay

¡Más équidos en llamas, que esto es una secuela! John C. Reilly y Nicole Kidman abandonaron el barco, cada uno con su ofensa, en la segunda entrega de la historia americana a través de los ojos del danés que entendía a Hitler. El autor extranjero sigue con carta blanca a la hora de diseccionar la historia de América, en este caso, a través de la esclavitud. La nueva Grace sigue empeñada en expandir su gafe a través de los distintos estados, peleando por una igualdad y una democracia que, como muchas veces, terminará explotando en su cara. Más catarsis del terror.

4. Rompiendo las olas

'Rompiendo las olas' es "la película de Lars von Trier". La confirmación del interés de un público más amplio que se intuía en 'Europa' y la primera de una larga serie de películas centradas en un personaje femenino. El sacrificio total por amor. Una de esas películas que nunca quieres revisar hasta que un buen día te encuentras con la total necesidad de hacerlo. Un sobresaliente en mostrar que, cuando hay amor, no hay dolor.

3. Dogville

'Dogville' es una excelente demostración del talento del danés y el mejor ejemplo para adentrarse en su trabajo. Una película seca, austera y sin decorados, donde von Trier, lejos de derribar la cuarta pared, fulmina el espacio completo donde encerrar a sus personajes. Una historia de intolerancia y venganzas, cruel y brillante, en la que, si uno entra, recibirá una catarsis revitalizadora que dará mucho que pensar al espectador durante un tiempo. El primer trabajo de su presumible trilogía sobre la tierra de las oportunidades es uno de sus disparos más certeros.

2. La casa de Jack

La obra total de Lars von Trier. Resumen (literal) de 30 años de trabajo en forma de descenso a los infiernos en la piel del heredero de Frank Zito y Henry acompañado por el mismísimo Adolf Hitler. Esta Capilla Sixtina del serial killer es una clase magistral de historia del arte impartida por Jack el destripador, y el tono de comedia negra definitiva no impide que se hiele la sangre ante alguno de los momentos más inesperados y bizarros que hayamos visto en una sala de cine comercial. No se libra nadie del disparo más certero del danés y de otro trabajazo del chileno Manuel Alberto Claro.

1. Melancolía

Que el mejor día de tu vida sea el último y el peor a la vez. 'Melancolía' es que mientras todos piensan en milagros con astronautas mineros y descomunales bombas que eviten el desastre, nosotros en realidad hacemos mal las cuentas y nos vamos al carajo. El fin del mundo en España también sería así, pero seguramente mucho peor fotografiado.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio