Publicidad
Publicidad

RSS Law & Order: UK

'Law & Order UK', más 'Ley y orden' que los spinoffs americanos

6 Comentarios
'Law & Order UK', más 'Ley y orden' que los spinoffs americanos


Es muy curioso, como ya comentamos de pasada con el estreno de ‘Law & Order: Los Angeles’, que muchas de las críticas que se hicieron entonces en los periódicos estadounidenses apuntaban que, si bien no era una mala serie de policías y abogados, sino que necesitaba sólo conjuntar un poco mejor todos sus elementos, no eran tan ‘Ley y orden’ como, por ejemplo, su remake del otro lado del Atlántico, ‘Law & order UK’ o, como la emite en España AXN, ‘Londres Distrito Criminal’. La versión californiana no sólo se diferencia, obviamente, por la fisonomía de Los Ángeles, sino que también muestra algo de la vida familiar de alguno de sus protagonistas y apoya más con música las escenas más dramáticas. Originalmente, ‘Ley y orden’ era mucho más austera y más “sólo trabajo, nada de vida privada”, y ese leit motiv lo continúa la serie inglesa.

El canal ITV está emitiendo actualmente la tercera temporada (BBC America acaba de estrenarla en Estados Unidos), una tercera temporada que en realidad es la segunda en producirse, ya que los primeros 13 episodios, que en España se han visto todos seguidos, en el Reino Unido se dividieron en dos entregas. Lo realmente curioso es como la serie ha adquirido con gran rapidez un funcionamiento muy preciso y ha logrado que sus actores se conjunten y complementen enseguida. El dúo que forman los dos policías, Matt Devlin (Jamie Bamber) y Ronnie Brooks (Bradley Walsh) es, probablemente, lo más destacado, y podrían tener los dos su propia serie sin problemas. Su relación de amigos, más que compañeros, resulta muy entretenida de ver y le da cierta ligereza a unas historias que pueden llegar a ser un poquito deprimentes.

Leer más »

'Law & Order: UK', un primer vistazo

12 Comentarios
'Law & Order: UK', un primer vistazo


La semana pasada, el canal brítánico ITV estrenaba Law & Order: UK, el spinoff europeo de la franquicia policial de la NBC que, en realidad, es más bien un remake que otra serie distinta. Bajo la batuta de Chris Chibnall, conocido por su labor en la segunda temporada de Torchwood, la serie sigue, al igual que su serie madre, el trabajo de unos policías y unos fiscales en Londres, investigando todo tipo de crímenes y procesando después a los acusados en el consiguiente juicio.

Los episodios están basados en guiones del original estadounidense, al menos los primeros, adaptados al sistema legal británico y a su situación social, y sigue el mismo ritmo rápido y la misma austeridad en el tono que Ley y orden, que es la serie más longeva actualmente en emisión en Estados Unidos. Las primeras críticas en el Reino Unido han sido más bien indiferentes, sin ataques demasiado furibundos ni elogios demasiado encendidos. El hecho de que sea un remake más o menos encubierto hace cuestionarse la necesidad de la existencia de la serie, y una vez visto su primer capítulo, tal vez sólo las pelucas de los abogados durante el juicio son lo único que no puede intercambiarse de una serie a otra.

Leer más »
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos