No hay rectificación que valga: los "premios" Razzie tocan fondo nominando a una niña de 12 años y merecen ser ignorados de una vez por todas
Actores y actrices

No hay rectificación que valga: los "premios" Razzie tocan fondo nominando a una niña de 12 años y merecen ser ignorados de una vez por todas

No soy especial simpatizante de los premios Golden Raspberry, popularmente conocidos como los Razzies. Los presuntos galardones, creados en 1980 por el crítico de cine John J.B. Wilson, además de absurdos, son otra muestra de cómo puede prevalecer lo destructivo cuando se busca un poco de notoriedad y atraer los focos atacando el trabajo de otros y no analizando su labor de forma constructiva.

Por supuesto, muchos defenderán a los anti-Óscar argumentando que no son más que una broma. De hecho, son muchos los cineastas e intérpretes que han entrado al trapo asistiendo a la ceremonia de entrega e, incluso, reclamando su estatuill, incluyendo a Tom Selleck, Paul Verhoeven, Tom Green, Ben Affleck o Sandra Bullock. Pero este año, la broma ha ido much más lejos de lo que debería.

Pasarse de la raya

El anuncio de las nominaciones a los Razzie 2023 ha incluido en su categoría de peor actriz a Ryan Kiera Armstrong, la protagonista de 'Ojos de fuego', la última adaptación de la novela de Stephen King. Hasta aquí, en teoría, todo correcto; el problema aparece cuando caemos en cuenta de que la candidata es una niña de tan sólo doce años.

En un mundo en el que muchos luchan —o luchamos— por que se dé a la salud mental la importancia que merece y en el que la problemática del suicidio infantil y adolescente está lejos de remitir parece innecesario tener que matizar lo espinoso del asunto. No obstante, han sido varias las voces que se han alzado en redes sociales criticando duramente la última absurdez —por llamarla de algún modo— de los Golden Raspberry.

Entre ellas encontramos las de intérpretes como Julian Hillard, a quien pudimos ver en 'La maldición de Hill House' o 'Bruja escarlata y Visión'. El actor, de once años, ha publicado un tuit en el que puede leerse lo siguiente:

"Los Razzies ya son malintencionados y sin clase, pero nominar a un niño es simplemente repulsivo e inadecuado. ¿Por qué poner a un niño en riesgo de sufrir bullying o algo peor? Sed mejores".

Las interacciones a este mensaje no tardaron en hacer acto de presencia, incluyendo las de usuarios que jugaron la carta del "sólo es una broma". Hillard no dudó en contestar que "No lo es cuando involucran a un niño. Esa broma puede tener un impacto negativo. Se han pasado de la raya". Santa razón.

Rizando el rizo

sfd

No es la primera vez que los Razzie se han visto envueltos por una polémica derivada de sus acciones y obligados a rectificar. Sin ir más lejos, hace un par de años anularon el premio a la "Peor interpretación de Bruce Willis en 2021" después de que el actor, a quien dedicaron una categoría exclusiva, anunciase que abandonaba su oficio debido a una afasia que afectó a sus capacidades comunicativas.

Lejos de pedir disculpas de forma automática y retirar el "premio" de forma automática, la primera reacción de la organización fue negarse a modificar su decisión y publicar un tuit —ahora borrado— de dudoso buen gusto en el que podía leerse lo siguiente:

"Los Razzies lamentan profundamente la enfermedad diagnosticada a Bruce Willis. Tal vez esto explique por qué quería despedirse por todo lo alto en 2021. Nuestros mejores deseos para Bruce y su familia".

Todo lo expuesto en este texto, además de otros casos absurdos como el de la nominación a Shelly Duvall por 'El resplandor' —de la que la organización se arrepintió más de tres décadas después—, dejan claro que la mejor manera de actuar contra unos Razzie que, claramente, han tocado fondo, nos la dieron en 'Los Simpson': A los monstruos no mirar.

Recogiendo cable

Rss Efea1ed88f103d0cccfe019d705aa565603d7a8f82aw

Mientras escribo estas líneas he recibido la noticia de que, a través de un comunicado, John Wilson se ha disculpado por la nominación a Armstrong, ha confirmado que se ha anulado su candidatura y ha anunciado que, a partir de este momento, se implanta una nueva norma que impedirá que menores de 18 años puedan optar a un Razzie.

En el comunicado, Wilson, se ha excusado con la actriz en nombre de la organización afirmando que "creemos que merece una disculpa pública, Srta. Armstrong, y deseamos decir que lamentamos cualquier daño que haya experimentado como resultado de nuestras decisiones" para, también, manifestar que "Algunas veces haces cosas sin pensar. Después se te llama la atención. Entonces, entiendes el por qué. Es por lo que se crearon los Razzie en primer lugar".

Otro "Lo siento mucho, me he equivocado y no volverá a ocurrir" que sumar a la lista de unos galardones que merecen ser ignorados de una vez por todas.

Temas
Inicio