Publicidad

'After Midnight', un cuento de amor y terror que se acomoda entre la broma y lo serio
Críticas

'After Midnight', un cuento de amor y terror que se acomoda entre la broma y lo serio

Publicidad

Publicidad

Benditos sean Filmin y su constante poder adquisitivo. Con la nueva hornada de cine asiático recién anunciado se ha tapado un poco la última oleada de nuevo cine de terror que han incorporado a su catálogo. Entre ellas figura 'After Midnight', la última película de Jeremy Gardner y Christian Stella que se pudo ver en la edición de Sitges del año pasado.

Un monstruo viene a verme

Jeremy Gardner llamó la atención de propios y extraños en el ya lejano 2012 con una película sobre zombies llena de ideas interesantes, más o menos pulso y mucho ímpetu hipster titulada 'The Battery'. Aquel apocalipsis mumblecore, rodado con cuatro perras y talento, pecaba en su tramo final de complicarse la vida en su empeño por la desmitificación y vuelta a los orígenes del fenómeno. Además, la película nos dejaba con la miel en los labios gracias a una cosa que se inventó hace millones de años: el MacGuffin.

De alguna manera podría decirse que Gardner ha depurado parte de sus defectos, pero lo hace a costa de descuidar otros aspectos que antes no jugaban tanto en contra. Producida por dos de nuestros nuevos talentos favoritos del género actual, como son Aaron Moorhead y Justin Benson, que incluso tiene un papel de peso en la película, 'After Midnight' remite a otros títulos mucho más ambiciosos (y redondos) mientras mantiene su aire independiente por bandera, con unas interpretaciones, Benson incluido, que rozan el amateurismo.

Un abandono, una depresión y la incómoda visita de una extraña y violenta criatura nocturna están haciendo de Hank (Jeremy Gardner) un hombre roto que no sabe afrontar su situación vital. La metáfora está ahí, subrayada en largos planos estáticos dialogados con cientos de palabras que no se diferencian demasiado del sonido de los grillos por la noche en un jardín.

Una broma muy seria

El éxito en el circuito de festivales de 'The Battery' parecía que iba a catapultar a Gardner, aunque la realidad sería menos gloriosa cuando decidió construir su nueva historia con su director de fotografía, Christian Stella. "Lo escribí diciéndome a mí mismo: 'The Battery' funcionó, será fácil encontrar un presupuesto más grande", explicaba durante la promoción de la película en la temporada pasada de festivales. "Pero no. Nadie quería darnos dinero".

Con la ayuda de Justin Benson y Aaron Moorhead ('El infinito'), Gardner logró recaudar una suma mayor que la de The Battery (que costó 7.000 dólares), lo que le dio mayor comodidad en el rodaje: "Pude dedicarme a a la parte creativa. Esta vez, no tuve que preocuparme por buscar pizza para todos. Un verdadero cambio".

After Midnight Critica

Lo más curioso de todo es que su nueva propuesta sigue siendo hija de un movimiento concreto y muy especial,  y luce casi tan barata y amateur como su primera película o como 'Resolution', la muy de culto primera propuesta de la pareja de productores y de la misma cosecha que 'The Batterry'.

'After Midnight' pretende jugar la carta del drama introspectivo con la serie B de la vieja escuela, logrando que al final no consiga pertenecer a ninguno de los dos bandos. Porque todo suena y luce a ya visto (empezando por el personaje protagonista, prácticamente una prolongación del anterior), a película anclada a un tiempo que lucha por no dejar de existir. Más allá de los guiños, ¿cuántas veces hemos escuchado 'The House of the Rising Sun' en los últimos años dentro del género?

A pesar de todo, aunque pilles el chiste pero no le veas la gracia, la experiencia es lo suficientemente singular y ligera (83 benditos minutos) como para darle una oportunidad, que tampoco es que nos lleguen películas de género a casa todos los días del año.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios