Compartir
Publicidad
Publicidad
'Atari: Game Over', el fascinante caso de los videojuegos de 'E.T.'
Críticas

'Atari: Game Over', el fascinante caso de los videojuegos de 'E.T.'

Publicidad
Publicidad

El mundo está repleto de leyendas urbanas que en muchos casos jamás pasarán de ahí, ya que resulta imposible demostrar si son o no ciertas, pero en algunos casos es fácil comprobar por uno mismo que se trata de un cuento chino que acabó haciéndose popular por motivos que nunca sabremos. Sin embargo, los casos realmente alucinantes son aquellos que alguien acaba logrando confirmar su autenticidad, y uno de los más recientes se refiere al videojuego de ‘E.T., el extraterrestre’ realizado en 1982 por Atari.

Durante varias décadas existió el mito de que Atari había enterrado en la localidad de Alamogordo una gran cantidad de copias de ese videojuego, un sonado fiasco al que muchos atribuyen el hundimiento de una compañía que a principios de los años 80 arrasaba en ventas. ‘Atari: Game Over’ nos habla de todo lo que se hizo para demostrar que esa leyenda urbana era cierta, y lo hace ofreciendo un retrato muy entretenido tanto de su búsqueda como del impacto real que tuvo tanto en la empresa como en el creador de uno de los videojuegos más comentados de la historia.

El alucinante mito de ‘E.T., el Extraterrestre’

Et Videogame

Zak Penn es conocido por su participación en el guión de títulos como ‘Tras la Línea Enemiga’ (Behind Enemy Lines), ‘X-Men: La Decisión Final’ (X-Men: The Last Stand) o ‘El Increíble Hulk’ (The Incredible Hulk), pero su rol como principal impulsor de ‘Atari: Game Over’ se centra en establecer el tono de un documental en el que no importa tanto abrumar al espectador con datos como hacernos llegar la reacción emocional que el descubrimiento produjo en la gente y el cierre que da a Howard Scott Warshaw, el diseñador de ‘E.T., el Extraterrestre’ que abandonó la industria de los videojuegos poco después del enorme fiasco de su creación.

Uno de los mayores aciertos de ‘Atari: Game Over’ es que sabe ir saltando de todo lo relacionado con la excavación de Alamogordo al pasado para ir mostrándonos un rápido y ameno repaso al auge y caída de Atari. De esta forma, entendemos mejor la importancia de un videojuego que ha sido calificado infinidad de veces como el peor de la historia basándose más en su horrible fama que en su escasa calidad, pero también se hace justicia con él –y sobre todo con su creador, siendo ahí donde su lado más emocional alcanza sus mayores cotas-, ya que se dejan al descubierto las medias verdades que hubo a su alrededor

Todo ello ayuda a que lo que en principio no es más que una simpática anécdota adquiera una dimensión diferente y nos involucre más. El motivo es que logra hacernos entender todo lo que sucedió realmente en su momento y el extraño misticismo que surgió a su alrededor, siendo esto último lo más importante, pues realmente logra que nos importe que se ofrezca un cierre a una de las más míticas leyendas urbanas del mundo del videojuego. Eso sí, el desenlace sí que resulta un poco anticlimático, pero es lo que tiene tener que señalar la realidad, que no siempre se ajusta a lo ideal.

’Atari: Game Over’, un documental muy entretenido

Et Atari Game Over

Lo que no debéis esperar de ‘Atari: Game Over’ es un repaso concienzudo, ya que es ante todo una reproducción del fenómeno fan y de las obsesiones cada vez más habituales en diversos temas culturales. Por ello, Penn opta por dar prioridad absoluta a que sea un documental muy ameno y tremendamente fácil de seguir, ya que no tienes que tener grandes conocimientos en la materia para poder seguir lo que nos cuenta y lograr asimilarlo sin mayores problemas. En lo único que creo que deja con ganas de algo más es en lo referente a la implicación de Steven Spielberg, quien en su momento aprobó personalmente el videojuego basado en su película y habría estado genial unas declaraciones actuales suyas valorando esa decisión.

Su ajustado metraje –apenas supera la hora de duración- también ayuda bastante a que se pase volando y que en todo momento resulte agradable, incluso en algún momento que parece un tanto gratuito para que aparezca en pantalla gente conocida –pienso sobre todo en las apariciones de los escritores Ernest Cline y George R.R. Martin-. De todas formas, ellos también expresan su interés por el curioso caso de este videojuego, así que se puede entender como una forma señalar que el impacto de dicho videojuego fue más allá del mundo puramente gamer.

En definitiva, ‘Atari: Game Over’ es un documental muy ameno sobre el curiosísimo caso del videojuego de ‘E.T., el extraterretre’ y también ofrece un ágil repaso al auge y caída de la compañía del título. No va a cambiar tu vida, pero sí te hará pasar un buen rato, por lo que os recomendaría aprovechar el mes gratuito de Netflix para verlo –es lo que yo hice-, pero si os da pereza hacer ese esfuerzo, justo encima de estas líneas lo encontraréis subtitulado al español.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos