Publicidad

'Derry Girls' se reinvindica en su hilarante temporada 2 como una de las mejores comedias del catálogo de Netflix
Críticas

'Derry Girls' se reinvindica en su hilarante temporada 2 como una de las mejores comedias del catálogo de Netflix

Publicidad

Publicidad

Parece mentira lo buena que es esta comedia y lo discreta que es. De hecho uno de casualidad se entera de que su temporada 2 llegó a Netflix este pasado verano (vale, técnicamente seguimos en esta estación) enterrada entre tantas y tantas novedades originales. Pero ahí estamos, disfrutando de las nuevas aventuras de estas descaradas chicas.

Lo peor de 'Derry Girls' es que tan pronto llegan, se marchan. Seis episodios anuales de veintipocos minutos cada año se antojan demasiado poco. No queremos que se vayan nunca, pero lo hacen, con la promesa (eso sí), de que volverán en algún momento de 2020 con su temporada 3.

En esta temporada 2 de la serie, Lisa McGee (su creadora) nos lleva a la época del acercamiento entre católicos y protestantes hasta que se produce el alto el fuego en el conflicto y la consiguiente visita del presidente Bill Clinton a Derry ("Dejamos de asesinarnos cinco minutos y el mundo entero se paraliza", la hermana Michael siempre da en el clavo) en 1995.

Todo esto con una gran ración de "noventas" en su banda sonora y en los diálogos de las chicas mientras se desenvuelven con bodas, funerales, convivencias y escapadas y líos varios.

Adolescentes en tiempos de IRA

La pandilla de Erin (Saoirse-Monica Jackson) va a lo suyo... o, más bien, va a lo que va cualquier adolescente. Son años en los que la escuela es un rollo, con los que quieren tener sus amoríos y poco más. Sí, son conscientes de la situación en la que viven, pero es tan "normalizada" como insignificante en su día a día.

De hecho, hay un episodio en el que hacen una dinámica de clase que consiste en decir lo que más odia cada uno. Las respuestas son tan triviales y divertidas como plausibles. Algo parecido pasa durante la jornada de convivencia con los chicos del colegio protestante, donde tienen que hallar qué puntos en común y qué diferencias hay entre ambos credos.

Son chicas, son un desastre y se las adora igual. Y no importa que las actrices protagonistas le saquen al menos diez años a los personajes que interpretan. Este hecho forma parte del encanto que desprende una serie que no renuncia a sus raíces, que no busca una universalización de su mundillo... lo cual es todo un logro teniendo en cuenta que no deja de ser una serie "de adolescentes/instituto".

Lo mejor de 'Derry Girls' es que es una comedia que abraza tanto y tan bien el ser una sitcom en su sentido más clásico de situaciones enrevesadas autoprovocadas que demuestra que, ante la oleada de nueva comedia más compleja y con tendencia al toque dramático, demuestra que el género cómico puro sigue siendo válido.

La temporada 2 de 'Derry Girls' es más y mejor. Una comedia agradable, desternillante, optimista y que vuelve a situarse entre lo mejor que existe hoy día en la televisión. Porque ya no estamos hablando de un mero lugar feliz televisivo, sino de una auténtica joya de la comedia actual.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir