'Patrulla Trueno': la película de superhéroes de Netflix es una discreta comedia de acción al servicio de Melissa McCarthy
Críticas

'Patrulla Trueno': la película de superhéroes de Netflix es una discreta comedia de acción al servicio de Melissa McCarthy

Hay gente que no tiene ni el más mínimo interés en las historias de superhéroes, pero eso no quita para que estos personajes lleven siendo las grandes estrellas de Hollywood desde hace ya bastantes años. Como es lógico, también han encontrado su hueco en Netflix con títulos como 'Daredevil', 'The Umbrella Academy', 'Orígenes secretos' o 'La vieja guardia'. La plataforma no tiene ningún motivo para dejarlos de lado y este viernes 9 de abril tenemos la prueba de que va a seguir potenciándolos con el estreno de 'Patrulla Trueno'.

De hecho, el hecho de ser una película de superhéroes era sobre el papel la gran diferencia de 'Patrulla Trueno' respecto a 'Tammy', 'Es la jefa', 'El alma de la fiesta' y 'Superintelligence', las cuatro anteriores colaboraciones del cineasta Ben Falcone con la actriz Melissa McCarthy, dándose la casualidad de que ambos llevan ya más de 15 años casados en la vida real. Por mi parte, nunca he sentido especial interés por sus trabajos previos y mucho me temo que tampoco hay mucho que celebrar en la cinta que ahora nos ocupa.

Superheroínas de bajos vuelos

'Patrulla Trueno' parte del reencuentro entre dos amigas de la infancia que habían perdido el contacto hace muchos años, con un accidente provocando que el personaje interpretado por McCarthy adquiera unos superpoderes que debían haber sido de Octavia Spencer. De esta forma, en lugar de un superheroína con mucha fuerza y la capacidad de volverse invisible tenemos a McCarthy con el primer poder y a Spencer con el segundo.

Ahí ya se nota que a Falcone, que por primera vez en su carrera firma en solitario el guion de una de sus películas, le importa bastante lo verosímil que resulte las situaciones que plantea -es alarmante lo poco que uno se cree el enfado de Spencer ante algo que ha roto el sueño por el que lleva trabajando mogollón de años-, apostándolo -casi- todo al humor. No es una apuesta necesariamente mala, pero cuando funciona, que es en pocas ocasiones, se debe más a cómo lo abordan los actores que a que lo que sucede o se dice sea divertido en sí mismo.

Es cierto que estamos ante lo que no deja de ser un pasatiempo para el lucimiento de McCarthy, pero incluso ahí da la sensación de no querer esforzarse más de la cuenta. La película sabe que ella es divertida y cree que con eso va a ser suficiente para sacar adelante un guion a medio cocinar, que cuenta con alguna idea simpática -esa incapacidad del villano para recordar el nombre de sus sicarios-, pero sintiéndose siempre como algo a lo que no se ha prestado la atención necesaria para poder construir una película.

Desde el hecho de que Spencer parezca durante mucho tiempo más una comparsa de McCarthy que la coprotagonista de la función hasta que la misión a la que se enfrentan se sienta más como una trama episódica casi de relleno de alguna serie de televisión. Le quedan entonces tres elementos a los que agarrarse para hacer pasar un buen rato al espectador, el espectáculo visual, la comedia y la química entre sus protagonistas.

Mediocre

Imagen Patrulla Trueno

En el primer apartado no esperéis ni mucho menos algo al nivel de una película de Marvel o DC, ya que aquí el espectáculo es un añadido, algo necesario por las particularidades de la historia pero a lo que no se presta demasiada atención. En el mejor de los casos puede hablarse de que es funcional en ese punto, siendo en su mayoría un complemento a su lado cómico en lugar de darnos alguna escena de acción digna de mención. Sin más, pero tampoco es que esperase más por ese lado.

En lo cómico se tiende a la sencillez, supeditándolo todo al talento de una McCarthy algo más comedida que en otras ocasiones pero que hubiese agradecido contar con un mejor material para poder llegar a brillar como por ejemplo hizo en 'La boda de mi mejor amiga'. Justo es reconocer que en 'Patrulla Trueno' queda claro que tiene bastante más química con Jason Bateman por descabellado que sea todo lo que se plantea entre sus personajes que con una Spencer que nunca parece estar del todo cómoda en pantalla aportando rectitud.

Más allá de eso, el que está más entregado a la causa es Bobby Cannavale como el malvado alcalde de la ciudad. Realmente transmite estar pasándoselo bien con su personaje y eso anima la función es casi todas sus apariciones. Ojo, no es que sea nada especialmente memorable -es todo tan básico en 'Patrulla Trueno' en todas sus facetas que se da para más-, pero al menos ahí la película sí cumple su objetivo de entretener al espectador.

En resumidas cuentas

Imagen Patrulla Trueno

Al final lo que queda es una comedia de acción no muy divertida y que nunca llega a ser emocionante -no es lo que intente a menudo, pero algo de eso sí hay en el tramo final-. Vamos, una de esas películas que ves y de la que muy probablemente te olvides al de poco tiempo de lo mediocre que resulta en líneas generales. Bueno, si eres muy fan de McCarthy, quizá te sea suficiente con ella a media gas, pero para los demás pocos motivos encuentro para recomendarla ni tan siquiera para un rato tanto en el que no le apetezca a uno devanearse demasiado los sesos.

Temas
Inicio