'Sexo/Vida': la serie erótica que triunfa en Netflix es generosa en desnudos pero rácana en todo lo demás
Críticas

'Sexo/Vida': la serie erótica que triunfa en Netflix es generosa en desnudos pero rácana en todo lo demás

'Sexo/Vida' ha sido el último gran estreno televisivo de Netflix en junio de 2021. Protagonizada por Sarah Shahi, esta serie parte de la crisis de mediana edad de una mujer poco satisfecha con el camino que ha tomado su vida y que añora la emoción que le aportaba un antiguo amor, lo cual acabará provocando un triángulo romántico cada vez más nocivo.

No voy a negar que mi principal motivación para dar una oportunidad a 'Sexo/Vida' fue que su personaje principal estuviera interpretado por Shahi, actriz a la que había perdido un poco el rastro tras su estupenda participación en la imprescindible 'Person of Interest'. Por desgracia, ni siquiera ella consigue salvar una serie generosa en desnudos pero rácana en cualquier otro tipo de aliciente.

Poco que destacar

Sobre el papel, la tendencia de 'Sexo/Vida' a dar un trasfondo dramático a la crisis vital de su personaje principal es una idea estimulante, ya que así das más profundidad a sus motivaciones, buscando así conseguir cierta empatía entre espectador y protagonista. A la hora de la verdad acaba siendo más una excusa para un uso abundante de desnudos en los flashbacks, volviendo una y otra vez sobre las mismas ideas.

Además, ninguno de los personajes principales de la serie está muy bien escrito, llegando a coquetear por momentos con un ridículo no buscado similar al de la franquicia 'Cincuenta sombras de Grey'. Eso se carga rápidamente cualquier tipo de credibilidad que pudiera tener 'Sexo/Vida' para reducirlo todo más a la curiosidad del espectador por ese desenfreno sexual que la serie abraza desde el primer momento.

Ahí llama la atención que la serie se haya preocupado más por lo convincentes que pudieran ser los desnudos que el resto de ingredientes de la serie, ya que en las escenas situadas en la actualidad se han utilizado prostéticos para que los pechos de Shahi se ajusten más a los de una mujer que todavía está amamantando a sus hijos.

Con el morbo no es suficiente

Sexo Vida Netflix Escena

El problema es que la serie cae en saco roto al abordar el resto de detalles, desde las motivaciones de su protagonista hasta la reacción de su marido al darse cuenta de la situación que está atravesando su esposa, por no hablar de esa subtrama propia de un mal culebrón protagonizada por la mejor amiga en la ficción de Shahi.

He leído a más de una persona destacar que 'Sexo/Vida' es una serie adictiva, una especie de placer culpable que se sobrepone a sus limitaciones para mantener enganchado al espectador. Puedo llegar a entender a quien el morbo por ver por dónde sale esta adaptación del libro '44 Chapters About 4 Men' le haga seguir adelante, pero el precio a pagar suele ser la desesperación por lo inerte que es en líneas generales.

Sexo Vida Netflix Sarah Shahi

El desarrollo de los personajes no es sugerente en aspecto alguno, pero es que además sus diálogos acaban resultando monótonos y repetitivos. Es como si quisieran estirar una premisa todo lo posible para poder regodearse en su componente sexual. Ahí sí se nota algo más de esmero, pero incluso eso llega a hacerse redundante a medida que pasan los episodios -reconozco que la de tres me bajé del barco con la idea de no volver a subirme nunca a él-.

Todo eso lleva a que los actores poco puedan hacer por dar más enjundia a sus personajes. Sí que Shahi se eleva un poco por encima del resto, pero quedándose lejos del nivel que ella puede dar al no tener unas motivaciones bien definidas que potenciar. Ya es que ni siquiera transmite la naturalidad necesaria para que uno pueda dejar correr las múltiples limitaciones de la serie.

En resumidas cuentas

Sexo Vida Netflix Cartel

'Sexo/Vida' es una de las series originales de Netflix que menos he disfrutado hasta la fecha. No llega a ser un desastre absoluto, pero quiere ser provocativa y dramática al mismo tiempo, quedándose en una discreta exploración de la necesidad de su protagonista de volver a conectar con quién fue hace no tanto tiempo. Y la excusa de ser un alegato sobre la sexualidad de las mujeres casadas sirve de poco si luego es para hacer esto.

Temas
Inicio