'She-Hulk: Abogada Hulka' (1x08): llega el esperado team-up con Daredevil en un entretenido episodio que nos prepara para un prometedor final
Críticas

'She-Hulk: Abogada Hulka' (1x08): llega el esperado team-up con Daredevil en un entretenido episodio que nos prepara para un prometedor final

No sé si, a estas alturas de 'She-Hulk: Abogada Hulka', alguien quedaba por ahí viendo la serie solo para ver cómo llegaba uno de sus momentos más avanzados: la llegada oficial de Daredevil (al menos como tal, que ya habíamos visto a Murdock en 'Spider-Man: No Way Home') a las ficciones de Marvel Studios. Faltaba ver cómo y aquí se ha producido.

Por cierto, a partir de aquí spoilers de 'A croar y a por todas', el episodio 1x08 de 'She-Hulk: Abogada Hulka'.

Después de un par de episodios tranquilos en los que ya parecía que finalmente el tono cómico funcionaba como nunca (tanto el de la boda como, sobre todo, el del retiro de Abominación), llegamos a un capítulo con bastante más acción y, de paso, un Team-Up marvelita clásico.

Comenzando con el caso de Rana Saltarina (Brandon Stanley), vemos cómo Jen (Tatiana Maslany) se ve en conflicto de intereses en un caso en el que el demandado es Luke Jacobson el sastre especialista en superhéroes interpretado por Griffin Matthews.

Hulka Team-Up

Es en la sala del tribunal donde las cosas se van tornando y tenemos la aparición estelar de Matt Murdock (Charlie Cox), quien ha volado desde Nueva York porque es el abogado del sastre (y, como sabemos los espectadores, también es cliente del mismo). El juez falla a favor del demandado, pero esto no será suficiente para Eugene/Rana.

En el Legal Ease, será cuando tengamos un nuevo encuentro entre Murdock y Jen, con esta última sintiendo que están en el juego del tonteo. Tonteo interrumpido por sendas llamadas a uno y otro que hacen que tengan que irse cada uno por su lado.

Aquí es donde ya entramos en acción y en el terreno del team-up superheroico de toda la vida: Rana saltarina llama urgentemente a Jen, quien se encuentra reunida con Todd (Jon Bass), para decirle que está siendo perseguido. Es Hulka time y pronto descubrimos que quien está atormentando al peculiar cliente es Daredevil.

De esta manera, ya tenemos montado el típico malentendido a través de una lucha en el aparcamiento algo deslucida por la dirección de Kat Coiro (y, bueno, los efectos son un poco decepcionantes) para enterarnos de que nuestro "croador" es el malo de la película y tiene secuestrado al afamado sastre lo que nos lleva al, también clásico en este tipo de historias, asalto a la nada discreta guarida del villano.

Savage She-Hulk

Daredevil She Hulk

El final del episodio nos lleva a la gala en la que Jen recibe (junto con media docena más) el galardón a Mujer abogada del año... evento saboteado por HulkKing y sus secuaces de Intelligencia exponiendo los secretos más íntimos (y cintas sexuales) de nuestra heroína. Así, la Sensacional Hulka se convierte en Salvaje Hulka: destrozando el lugar y siendo acorralada por agentes armados. Y... hasta la semana que viene.

Una de las curiosidades que despierta este episodio viene del juego al despiste que hacen desde Marvel sobre la (re)incorporación de Matt Murdock, que no dejan claro (y la información en torno a 'Daredevil: Born Again' menos) si estamos ante una nueva versión del personaje o si ya arrastra todo lo visto en su serie de Netflix.

Por un lado, el uniforme "kétchup y mostaza" nos recuerda a los primeros pasos de Daredevil en los cómics; por el otro, se muestra algo sorprendido de que Walters no sepa quién es, lo que puede indicar que sus andanzas ya ha hecho titulares.

Dudas aparte, la verdad es que esta estrellaza invitada ha funcionado bastante bien, incluyendo la tensión sexual entre ambos héroes. Lo que sigue sin funcionar tanto y no han logrado resolver son las rupturas de cuarta pared... pero eso ha sido una batalla perdida desde el principio.

Temas
Inicio