'The Afterparty' es la bomba: una desatada comedia de misterio de Apple TV+ que cubre el hueco dejado por 'Solo asesinatos en el edificio'
Críticas

'The Afterparty' es la bomba: una desatada comedia de misterio de Apple TV+ que cubre el hueco dejado por 'Solo asesinatos en el edificio'

El dúo formado por Phil Lord y Christopher Miller no nos ha dejado de dar alegrías durante años con joyas como 'Spider-Man: Un nuevo universo' entre otras cosas. Ahora es Miller quien "se separa" (pero no mucho ya que Lord se encuentra entre los guionistas y productores) para crear y escribir 'The Afterparty', una estupenda comedia de misterio para Apple TV+.

Compuesta por ocho episodios, la serie comienza con la trágica muerte de Xavier, estrella musical interpretada por Dave Franco, en plena post-fiesta de reunión de instituto/cumpleaños de la víctima. Interrogados por la cotilla detective Danner (Tiffany Hadish, 'Plan de chicas'), los sospechosos irán contando qué sucedió exactamente en esta fatídica noche.

Con una pizca de estructura rashomoniana, vamos viendo a los sospechosos contar su versión de los hechos sin perder de vista el género de comedia por el que navegamos. Tenemos un humor, a ratos absurdo y a menudo hilarante, que empapa este misterio que viene a cubrir el hueco que nos ha dejado (aunque son palabras mayores) 'Solo asesinatos en el edificio'.

Una comedia de secundarios

Una de las cosas que llama la atención es el reparto, que está poblado de "ese secundario gracioso". Es un poco un quién es quién de actores a los que hemos visto mil veces y que, sin ser los protagonistas, logran robar la escena. Esto no significa que no hayan protagonizado nada —Jamie Demetriou con la brillante 'Stath Lets Flats', Ilana Glazer con 'Broad City', por ejemplo—, pero por lo general encontramos la serie plagada de secundarios habituales.

Esta elección de casting no es trivial y podríamos incluso decir que hay un juego de metaficción ya que nos movemos por un grupo de personas que intentan despegar de una vez, cuyos proyectos de vida se han estancado y se sienten los secundarios de sus propias vidas y aspiraciones. Todos estos tendrán en Xavier un punto en común, algunos por ser humillados por él.

Dentro de esta coral, si tuviésemos que hablar de protagonistas estos serían Aniq (Sam Richardson, a quien hemos visto en 'Veep'), uno de los principales sospechosos que se meterá a investigar qué ha pasado para limpiar su nombre y Danner, de quien sabemos que se autoasigna el caso a pesar de que el capitán no la quiere allí.

Una fiesta de géneros

The Afterparty Photo 010301

'The Afterparty' toma consciencia de que es, efectivamente, una serie y su guion se estructura orgánicamente en lo que se van sucediendo los diferentes relatos de los que se encontraban en la fiesta. Así, cada episodio cuenta con un guionista diferente, tiene un personaje principal con su propia versión (película mental) de los hechos y, además, navega por un género distinto.

Un género que es el que identifica a cada personaje. Por ejemplo, para Aniq es una comedia románica, Yasper (Ben Schwartz) narra sus hechos como protagonista de un musical, Zoe (Zoë Chao) protagoniza una de animación, para su ex Ben (Ike Barinholtz) la vida es una película de acción... y así sucesivamente.

Pero a pesar de que con estos elementos la serie se podría torcer en su propia ambición, Christopher Miller y su equipo de guionistas logran mantener el rumbo y no perder un sentido del humor desbordante, lo que incluye cierta autoconsciencia (literalmente la propuesta es verbalizada en el tráiler).

The Afterparty Photo 010201

Esto agrega una porción de absurdidad (y kilogramos de diversión) a una comedia que sabe utilizar con precisión y brillantez los tropos por los que navegan. Unos tropos y clichés que en vez de encorsetar, dan rienda suelta tanto a guion como al talentoso reparto. Esta finura logra que incluso gags continuos como el que nadie se acuerde de que Walt (Demetriou) exista funcionen, cada vez.

En definitiva, 'The Afterparty' es una comedia altamente inteligente que domina el humor para navegar por este misterio que, para qué queremos engañarnos, importa algo menos que el disfrutar de los testimonios de sus protagonistas. Un viaje a la carcajada que nos llevará de la mano por ocho episodios plagados de diversión que hace una buena sesión doble con 'Solo asesinatos en el edificio'.

Temas
Inicio