Publicidad

"Mi personaje en 'Dolor y Gloria' no tiene nada que ver con la madre de Volver". Penélope Cruz
Entrevistas

"Mi personaje en 'Dolor y Gloria' no tiene nada que ver con la madre de Volver". Penélope Cruz

Publicidad

Publicidad

Ya todo el mundo tiene muy claro que la nueva película de Pedro Almodóvar, 'Dolor y gloria', habla del propio Almodóvar, con su historia de un cineasta que triunfó en los ochenta y que intenta sobreponerse a una seria crisis creativa y personal. La película alterna momentos claramente autobiográficos con elementos de ficción, pero en lo que coinciden tanto Salvador, su alter-ego interpretado por Banderas, como el propio Almodóvar es en que los actores son esenciales para sustentar sus ficciones.

Y pocas actrices más relevantes que quienes dan vida a su propia madre. Después de muchas películas en las que la madre real del director manchego interpretaba pequeños y jugosos papeles, Almodóvar ha dado a dos actrices ya experimentadas en trabajar con él, Penélope Cruz y Julieta Serrano, la posibilidad de interpretar a una versión alternativa de su propia madre. La primera, en vistazos al pasado en el que Salvador aún es un niño. La segunda en sus últimos años de vida, ya viviendo en compañía de su hijo.

Hemos hablado con ambas para que nos cuenten hasta qué punto el director manchego se ha abierto para contar detalles de su vida (aunque en un código de ficción) como nunca antes se había atrevido a hacer.

  • Julieta, ¿qué sensación tuviste cuando viste que ibas a interpretar a la madre de Almodóvar, o a una versión alternativa de ella, en sus últimos años de vida?

JS: Cuando leí el guión vi muy claro que Pedro hablaba de su vida. Por supuesto mezclándola con ficción, no sé hasta qué punto porque no conozco la vida de Pedro tan profundamente, pero pensé que era una película muy arriesgada, de abrirse. Que él necesitaba hacer, quizás, y también de una gran generosidad. Yo no llegué a conocer a su madre, solo la vi en el cine, pero el no quería para nada que la imitara. A mí lo que me preocupaba el reencontrarme con él, no porque interpretara a su madre, sino porque hacía muchos años que no trabajábamos juntos. Y ha sido tierno, cariñoso y normal: la vida ha fluido y nos hemos vuelto a encontrar.

  • No coincidías con él desde 1990, en '¡Átame!'. ¿Cómo has visto su evolución, crees que ha cambiado mucho?

JS: Yo le he seguido todos estos años y he visto cómo ha ido evolucionando. La impresión que me da ahora es la que me ha dado siempre: hace lo que quiere, lo que siente, no está preocupado por qué dirán los demás. Siempre me ha dado la impresión de que mantenía una fuerza y pasión por el cine, por expresar lo que siente, que le ha llevado a tener siempre un pensamiento transgresor.

  • ¿Llegasteis a veros entre vosotras para preparar el papel común de la madre de Salvador en distintos momentos de su vida?

PC: Nunca llegamos a ensayar juntas, yo creo que pasó más tiempo con Antonio y Asier [Etxeandia], y a nosotras decidió no juntarnos. En ningún momento sentí que ese proceso se quedara cojo, lo que sí está claro es que no quería que imitáramos a nadie. Lo cierto es que rodar siempre es un proceso similar, Pedro no ha cambiado demasiado con los años. Quizás ahora él y yo nos conocemos tan bien que sabemos lo que el otro está pensando y eso ayuda. Hay directores a los que no les gusta ensayar, o no comparten ningún proceso de preparación, y yo me lo preparo por otro lado o con ayuda de Juan Carlos Coraza [coach de actores], o yo sola.

Con Pedro yo no hago nada, es como si me convirtiera en plastilina para él, y me entrego porque sé que con él voy a tener el mejor resultado y puedo confiar en lo que hace, porque es muy exigente pero nada manipulador. Él me dice "Quiero que llegues aquí". Si llego, me lo dice; si no, también, y se intenta hasta que se llegue. ¿Es duro? Posiblemente, pero yo lo prefiero, porque por otro lado no he visto a nadie más agradecido cuando las cosas salen bien. Cuando no salen, también se frustra, porque él para todo durante tres años y lo pone todo en cada película, así que hay que devolverle lo mismo.

Dolorygloria1
  • Penélope, ¿cómo preparaste el papel de una madre que está vista como una madre idealizada, desde los ojos de un niño?

PC: Como siempre con Pedro, el personaje estaba muy bien escrito, y en el guión estaban todas las respuestas. Yo he hecho diferentes tipos de madre con él: siempre me ha visto como una madre, incluso antes de serlo, pero entiendo por qué. Cuando yo era pequeña, mis primeros recuerdos de jugar a interpretar, con cuatro o cinco años, son siempre de jugar a ser madre, iba con cuatro o cinco bebés encima. Pedro siempre ha visto ese instinto maternal en mí, porque él lo ve todo, y casi siempre me da papeles de madre.

  • ¿Tuviste en cuenta a Raimunda, la madre que interpretaste en 'Volver'?

PC: La tuvimos en cuenta, pero para que no se pareciera en nada. Por eso esta madre es mucho más austera de aspecto, de carácter también, hay algo más seco, es más delgada, con la cara lavada, sin peinar mucho, la bata caída, con estos estampados como las que tenía mi abuela, la medallita... no tiene nada que ver con la madre de 'Volver'. Es otra energía de mujer, aunque el otro look es muy tentador porque a ambos nos gusta mucho Raimunda.

  • En un momento de la película, Salvador dice "Todo os lo debo a vosotras". ¿Es 'Dolor y gloria' una carta de amor a las mujeres?

JS: En todas sus películas hay una carta de amor a las mujeres, porque nos conoce como nadie. Por eso se dice que es un gran director de mujeres. Yo creo que Pedro percibió desde pequeño a través de su madre la capacidad de poder y la fuerza de voluntad de las mujeres, y eso se ha reflejado en todas sus películas. Sin embargo, esta es una película sobre todo con hombres, que son los que rodean al protagonista, Salvador, tanto en su etapa como adulto como cuando es un niño.

Dolor Y Gloria Penelope Cruz Raul Arevalo 1548243006
  • Penélope, ¿cómo afrontaste el trabajo con ese niño, Asier Flores?

PC: Este niño era un progidio. Intenté pasar tiempo con él para crear una relación de amistad, lo conseguimos y creo que se nota en la película. En los descansos me contaba toda su vida, su relación con sus hermanos... ahora los niños todo lo saben, Asier parecía una persona mayor al hablar, pero no puedes olvidarte de que es un niño. Cada plano lo clavaba, o siempre aportaba algo nuevo a su personaje.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir