Publicidad

Más allá de 'Star Wars': 14 películas (y un cortometraje) de culto para fans con más ganas de aventura, diversión y explotación galáctica
Listas

Más allá de 'Star Wars': 14 películas (y un cortometraje) de culto para fans con más ganas de aventura, diversión y explotación galáctica

Publicidad

Publicidad

El pasado 19 de diciembre tuvimos ocasión de catar 'El ascenso de Skywalker', el capítulo nueve de la saga Star Wars y el esperado final de la tercera trilogía. Con J.J. Abrams de nuevo tras las cámaras y un fandom cada vez más exigente y despótico, la película causa controversia al mismo tiempo que arrasa en taquilla.

Pero en este artículo no vamos a hablar del Episodio IX. Ampliamos la visión más allá de la galaxia de George Lucas, Disney y compañía, más allá incluso de títulos recientes como 'Rogue One' (Gareth Edwards, 2016) o el spin-off de Han Solo (Ron Howard, 2018), haciendo un sucinto y, esperamos, ilustrativo repaso a todos esos pequeños planetas que giran alrededor del corpus oficial de Star Wars.

Parodias, parásitos e influencias que, en cualquier caso, pueden servir como un suculento tentempié, o complemento portátil, para el fan entregado antes o después de afrontar el regocijante desafío que supone el disfrute del, hasta el momento (¿quién sabe?), último capítulo de la franquicia más rentable de todos los tiempos.

'La fortaleza escondida' ('Kakushi Toride No San Akumin', Akira Kurosawa, 1958)

Deslumbrante odisea con el poso del mejor cine de Kurosawa, narrada, como su mítica 'Rashomon' (1950), desde diversos puntos de vista; en este caso el viaje de dos campesinos y un general derrotado interpretado por el habitual y gigantesco Toshiro Mifune.

George Lucas ha reconocido la influencia de este venerado clásico sobre la narración y estructura de la saga, en particular en su precuela 'La amenaza fantasma' ('Star Wars. Episode I: The Phantom Menace', 1999). Señala a los campesinos protagonistas, Tahei y Matashichi, como principales inspiraciones de C3PO y R2D2. Asimismo, Misa Uehara da vida a un particular precedente de la princesa Leia.

'Star Crash, choque de galaxias' ('Starcrash', Luigi Cozzi, 1978)

Deliciosa space opera enmarcada dentro del género de la fantasía a partir de un guion del propio realizador y Nat Wachsberger. Aunque considerada habitualmente un exploitation más, si acaso uno de los más mejores y más divertidos, del inmortal clásico de Lucas, sus responsables siempre han asegurado que tanto la idea como la escritura del guion fueron anteriores.

Aclamada hoy como una incontestable obra de culto presente en un sinfín de homenajes y retrospectivas, 'Starcrash' cuenta con un variopinto reparto en el que destacan las presencias de la mollar Caroline Munro, David Hasselhoff, Christopher Plummer, Joe Spinell y Nadie Cassini en el papel de reina amazona. Dio incluso origen a una secuela en 1981, dirigida por Bitto Albertini, más descarada y zetosa, pero sin el insobornable encanto de la original.

'Star Wars Holiday Special' (Steve Binder y David Acomba, 1978)

Entrañable y divertido telefilme que puede considerarse con justicia como el primer spin off de la saga y que, con el tiempo, ha conseguido un merecido estatus de culto. Fue emitido por la CBS y la canadiense CTV. En su guion, junto a George Lucas, intervino Pat Proft, habitual de las parodias de los Zucker, Abrahams y Zucker.

La demencial propuesta, surgida a partir de una iniciativa de la Fox, nos presenta una extraña celebración navideña protagonizada por la familia de Chewbacca. Como es comprensible, a día de hoy Lucas prefiere mirar hacia otro lado cuando algún fan iracundo la saca a colación, lo que no quita que no pueda ser disfrutada en su justa media por el seguidor sin prejuicios y con sentido del humor.

'Los siete magníficos del espacio' ('Battle Beyond the Stars', Jimmy T. Murakami, 1981)

Surgida a rebufo del éxito de la saga, un desvergonzado entretenimiento jugosamente camp, con producción de Roger Corman, música de James Horner y diseño de producción del mismísimo James Cameron, a partir de un guion de John Sayles (nuevamente con Kurosawa como fuente de inspiración), luego saludado como auteur de cine independiente gracias a obras sobresalientes como 'Lone Star' (1996) o 'Passion Fish' (1999), pero en sus orígenes muy vinculado a los fértiles prados de la serie B.

En un reparto de nombres fácilmente reconocibles por el aficionado al género (John Saxon, George Peppard o Robert Vaughn), destaca la apabullante presencia de Sybil Danning, pronto mito erótico coyuntural gracias a su participación estelar en películas como 'Malibú Express' (Andy Sidaris, 1985) y 'They´re Playing with Fire' (Howard Avedis, 1984). Al menos para todos aquellos que las disfrutamos de niños. Hoy nos encontramos entre un público divido entre los que reclaman su lugar como uno de los mejores derivados de la saga y aquellos que la consideran una solemne tontería. Yo estoy entre los primeros.

'La guerra de las galaxias turca' ('Dünyayi Kurtaran Adam', Çetin Ínanç, 1982)

Protagonizada por dos pilotos estelares turcos que aterrizan en un planeta desconocido y se las ven moradas para luchar contra un mago de fuerza ingobernable. Se trata de un agradecidísimo subproducto otomano que brilla con luz propia, cual estrella errante, en un filmografía que durante los años ochenta vampirizó gran parte de los iconos populares estadounidenses con una explosiva imaginación, un saludable descaro (se llegan a incluir insertos de la película de Lucas), una narración caótica, a ratos incomprensible, y un colorido festivo encantador en todo momento.

Epítome y cabeza de proa de lo que con el tiempo se conoció como turkexploitation, llegó a contar con una secuela en 2006, bautizada directamente como 'Turcos en el espacio', con algunos de sus protagonistas originales.

'MegaForce' (Hal Needham, 1982)

Unánimemente considerado uno de los peores y más estrafalarios derivados del éxito de 'Star Wars', esta entrañable producción trató de convertir en estrella galáctica al Brad de The Rocky Horror Picture Show, Barry Bostwick. La aventura espacial se articulaba a partir de una guerra entre dos países enfrentados, la República de Sardun y Gamibia, que eran los malos. La MegaForce del título era una guerrilla clandestina formada por soldados internacionales.

La película fue un sonoro fracaso de público y crítica, y los antioscars se despacharon merecidamente con ella. Actualmente es uno de los títulos favoritos de los creadores de 'South Park', Trey Parker y Matt Stone, como los han confesado, medio en serio medio en broma, en algunos de sus audiocomentarios.

'Cazador del espacio, aventuras en la zona prohibida' ('Spacehunter: Adventures in the Forbidden Zone', Lamont Johnson, 1983)

La década avanzaba y mientras la saga seguía proporcionando ricos dividendos, continuaban los subproductos larvarios, hechos con mayor o menor imaginación y presupuesto. Éste es uno de los más simpáticos y presenta a la estrella teenager Molly Ringwald en su mejor momento, junto a Peter Strauss, que da vida a un cazador espacial en un planeta habitado por mutantes donde las mujeres son sistemáticamente perseguidas.

Un western especial que merece una recuperación, producido por Ivan Reitman y con música de Elmer Bernstein, estrenado en 3D. Lamont Johnson venía de dirigir episodios de la mítica serie 'Dimensión desconocida'; quien sabe, sabe.

'La batalla del planeta de los Ewoks' ('Ewoks: the battle of Endor', Jim y Ken Wheat, 1985)

La aparición de los simpáticos peluches en 'El retorno del Jedi' ('Return of the Jedi', Richard Marquand, 1983) dio origen a una serie de animación de pegadiza sintonía y a esta película que, si bien, dado tanto la producción ejecutiva de Lucas como el hecho de que parta de una historia original suya, merecerían su inclusión legítima dentro de la saga, como el caso de 'Rogue One' o 'Solo'.

Su carácter infantil medularmente ochentero y la renuencia de gran parte del fandom a reconocer sus méritos pasados los años, le otorgan un lugar privilegiado en esta particular lista. Centrada en la pequeña huérfana Cindel Towani, narra una aventura que sucede tan sólo unos meses después del término de 'El imperio contraataca' ('Empire Strikes Back', Irvin Kernsner, 1980). Digno entretenimiento realizado únicamente para televisión que aquí tuvo lugar de honor en las estanterías de muchos videoclubes de barrio.

'Sex Wars' (Bob Voose, 1985)

En el mundo de las parodias porno de Star Wars, un microcosmos aparte dentro del fenómeno, destacamos ésta protagonizada por la princesa Orgasma, sin olvidar la temprana 'Star Babe' (Jack Genero, 1977) o la producción de 'Private Porn Wars' (2006) o la casi clásica 'Star Wars XXX' (Axel Braun, 2014). El argumento, como cabe esperar, es lo de menos y las espadas láser son de verdad.

Sobra decir que, a medida que avanzara la década y el porno se hiciera más y más aburrido, la calidad de las parodias bajaría hasta límites abisales. Por eso escojo 'Sex Wars', por ser una de mis favoritas y de las menos conocidas. Atención a la estética ochentera y festivamente desfasada.

'Starchaser, la leyenda de Orin' (Steven Hahn, 1985)

Olvídate por un momento de la miniserie 'Clone Wars' para adentrarte en el universo de esta agradecida y sinvergonzona copia animada, estrenada en 3D, que adapta, copia, mastica y devora todos los elementos habidos y por habidos de la space opera y del western galáctico. Protagonizada por un minero llamado Orin, una espada mágica y el malvado Zygon. Corre al videoclub... que diga, a los torrents.

'La loca guerra de las galaxias' ('Spaceballs', Mel Brooks, 1987)

Tenía que ser el siempre astuto director y productor Mel Brooks quien se atreviera a llamar a las cosas por su nombre y arremetiera con una parodia directa, gruesa y encantadoramente zafia de la saga, así como de toda la movida intergaláctica de moda en la época, sin dejarse a 'Alien' en la mochila.

En su estreno el filme, que contaba con un reparto acorazado por las presencias de cómicos rompetaquillas como John Candy o Rick Moranis, acompañados de los por aquel entonces prometedores y jóvenes Bill Pullman y Daphne Zuniga, arrancó las suficientes carcajadas, aunque el paso del tiempo, como tantas veces suele ocurrir en estos casos, no le ha sentado especialmente bien.

Hoy día divide a los fans acérrimos de Lucas entre la simpatía y el desprecio. Juzgándola someramente y sin querer hacer demasiada sangre, hay que reconocer que el ratio entre chistes felices y chorradas sonrojantes anda un poco por encima de la media y que, pese a no alcanzar el nivel de las mejores parodias y comedias de su máximo responsable, sí que resulta muy superior a casi todo –me permito hacer la excepción de la magnífica '¡Qué asco de vida!' (Life Sucks', 1991), el último resplandor del genio– lo que vendría después.

'Space Truckers' (Stuart Gordon, 1996)

Más allá de la década de exploitations por excelencia, los ochenta, el siempre interesante y habílisimo Stuart Gordon dirigió y escribió junto a Ted Mann esta coproducción entre Gran Bretaña, EEUU e Irlanda, que recuperaba el espíritu y la diversión de los mejores productos de fantasía filmados en el pasado inmediato, con más sentido de la maravilla que del ridículo.

La historia gira en torno a un grupo de camioneros del espacio y en su reparto destacan las presencias de Stephen Dorff, Dennis Hopper, Debi Mazar o Charles Dance. No pasa de ser una broma plenamente disfrutable, pero su encanto está a prueba de balas y rayos espaciales. Conviene recordar que su director ya había visitado los cielos de la space fantasy en 'Robot Jox' (1990) y 'Fortaleza infernal' (Fortress, 1992), con resultados simpáticos pero dispares.

'Thumb Wars: The Phantom Cuticle' (Steve Oedekerk, 1999)

Mucho más conocido por su trabajo con Jim Carrey y el director Tom Shadyac, Steve Oedekerk triunfó en la televisión americana con una serie de películas paródicas protagonizadas... ejem... por pulgares. 'Thumb wars', de 29 minutos de duración, quizá sea la más famosa de todas ellas.

Fue estrenada en Cartoon Network con personajes como Loke Groundrunner, la princesa Bunhead, Oobeedoob o Crunchaka. Para sus fans, el incansable y algo tronado Oedekerk ha contratacado este año con 'Thumb Wars IX: The Thighs of Skyskipper', ya con una duración estándar de hora y media.

'Family Guy: Blue Harvest' (Dominic Polcino, 2007)

Episodio especial de la séptima temporada 'Padre de familia' sobre el universo de la saga estrenado directamente en el mercado del DVD, usando en el mercado americano el nombre del título alternativo de 'El retorno del Jedi' para despistar a los fans. Fue nominado a un Emmy.

Imposible olvidar las apariciones de Stewie como Darth Wader, Herbert como Obi-Wan Kenobi y una fugaz Meg como criatura espacial. Tuvo dos secuelas, hasta completar la trilogía: 'Something Something Something Dark Side' (Dominic Polcino, 2010) y 'It´s a trap!' (Peter Shin, 2009).

'Fanboys' (Kyle Newman, 2009)

De una forma similar a lo que hiciera Adam Rifkin con la mucho más gamberra y disfrutable 'Cero en conducta' ('Detroit Rock City', 1999), un hormonal tributo a la banda Kiss plagada de chistes blasfemos, aquí se trata de homenajear la cultura del fandom de Star Wars, a partir del periplo de unos muchachos hasta el famoso rancho Skywalker para que un amigo moribundo vea el, por entonces, último episodio de la saga.

Pese a que la película está llena de jugosos cameos, de Kevin Smith a Carrie Fisher pasando por Seth Rogen, Will Forte o Danny McBride, el humor, por blandito, no está a la altura de la graciosa premisa.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios