'Hearstopper': por qué la serie de Netflix es un lugar feliz y merece ser uno de los fenómenos del año
Netflix

'Hearstopper': por qué la serie de Netflix es un lugar feliz y merece ser uno de los fenómenos del año

Con la ingente cantidad de estrenos semanales de Netflix, cada vez es más habitual que muchos de ellos tengan cierto éxito las 2-3 primeras semanas del estreno y luego caigan en el olvido. Si os perdisteis en su momento 'Heartstopper', la adaptación del cómic de Alice Oseman, no deberíais dejarla pasar porque la serie cumple todos los requisitos para ser un auténtico lugar feliz.

Un vistazo a…
LAS 10 MEJORES SERIES DE LA DÉCADA (2010-2019)

Chico conoce Chico

La sinopsis de 'Heartstopper' no engaña a nadie: cómo surge el amor entre dos adolescentes. La serie da lo que promete, no pretende ponerse trascendental ni darle un giro radical al género sino que se limita a abordar desde la sencillez el desarrollo de la relación entre Charlie y Nick (Joe Locke y Kit Connor), de forma honesta y sin cargar mucho las tintas con el azúcar.

Habrá quien critique el no ser especialmente transgresora o que lo que nos están contando no derroche originalidad pero es precisamente esa apuesta lo que la hace aún más necesaria. En el terreno seriéfilo estamos desbordados de propuestas dramáticas, donde hay cuerpos imposibles, conflictos amorosos a tutiplén... en definitiva, se da una visión distorsionada de lo que es el mundo adolescente.

Ojo, esto no quiere decir que ese otro tipo de series no tengan su interés y puedan disfrutarse. No obstante, teniendo tanta oferta de títulos así dentro del género adolescente, sí que se echan en falta más series que se salgan de esa tendencia para tener alternativas por ambas partes. Está bien tener una "fantasía" de lo que son los adolescente pero no cerrarnos únicamente a eso.

Realismo y sencillez

Ejemplos como 'Con amor, Victor' o 'Heartstopper' han venido a llenar ese hueco hasta entonces algo desatendido. Su acercamiento a los primeros amores de adolescencia es un soplo de aire fresco. Hay conflictos y momentos dramáticos pero expuestos de manera sobria y bastante más realista, en los que al final predomina un tono optimista y desenfadado que te deja con una sonrisa.

Heartstopper Netflix

Son adolescentes, comportándose como adolescentes y teniendo problemas de adolescentes. Algo bastante positivo porque, si bien no es malo en que existan esas ficciones con la que los adolescentes puedan soñar, también es importante que existan series donde se puedan ver reflejados de verdad, en cuanto a inquietudes e incluso físicamente (todos los actores rondan los 18 años, nada de treintañeros con uniforme).

Del mismo modo, es notable el esfuerzo por reflejar la diversidad para ofrecer a los espectadores más jóvenes un amplio abanico dentro del cual identificarse, abordando este tema también desde el realismo y la naturalidad.

Ante todo, es una historia amable y muy tierna, que consigue transmitir visualmente esas mariposas en el estómago tan propias del primer amor. Utiliza, además, elementos animados para remarcar su identidad comiquera y enfatizar esos sentimientos que están ahí aunque aún no han sido verbalizados.

Así pues, deberíamos valorar 'Heartstopper' por lo que es y no por lo que no es. No siempre apetece ponerse un drama intenso que nos haga replantearnos nuestra existencia: a veces, solo necesitamos un lugar feliz que nos dé calorcito en el corazón y nos haga experimentar lo que se siente al enamorarse. Eso, desde luego, lo consigue con creces.

Temas
Inicio