Muere Scott Hall, la leyenda del 'Pressing Catch' que hizo que molase ser el chico malo del wrestling, a los 63 años

Muere Scott Hall, la leyenda del 'Pressing Catch' que hizo que molase ser el chico malo del wrestling, a los 63 años
4 comentarios

Scott Hall, leyenda del 'Pressing Catch', ha fallecido a los 63 años de edad. El célebre luchador sufrió el pasado sábado tres ataques al corazón tras complicaciones derivadas una operación de cadera, siendo conectado inmediatamente a un soporte vital. Su familia, tras poder despedirse de él, decidió desconectarlo del mismo, muriendo poco después.

Su aportación al mundo del wrestling

Hall salto a la fama en los años 90 gracias al personaje de Razor Ramon que interpretó en WWF desde 1992 y con el que logró que molase ser el chico malo del wrestling. No son pocos los que le señalan como el responsable de que la popularidad de los heels (nombre para los villanos dentro de este deporte que también dio título a una estupenda y reciente serie de televisión) se disparase hasta límites nunca vistos hasta entonces.

Esa etapa en WWF llegó a su final en 1996, no sin antes darle tiempo a ser el primer luchador de la compañía en hacerse con el título de campeón intercontinental en tres ocasiones, pero su leyenda solamente acababa de empezar. Hall fichó por WCW, la compañía rival de WWF, y jugó un papel determinante para que fuese la empresa número 1 del wrestling durante varios años.

Primero dentro del grupo The Outsiders y luego como uno de los miembros fundadores de NWO, una facción de luchadores muy popular por el hecho de fue entonces cuando Hulk Hogan pasó de héroe a villano, Hall saboreaba las mieles del éxito. Sin embargo, ya entonces empezó a tener problemas de adicción  al alcohol y las drogas que marcarían su vida a partir de entonces.

Tras un breve regreso a WWF en 2002, justo el año en el que la compañía pasó a llamarse WWE, Hall deambuló entre varias compañías de wrestling hasta que sus problemas de salud le llevaron poco menos que al borde de la muerte en 2010. A pocos les hubiese sorprendido su muerte por aquel entonces, pero logró salir adelante, sobre todo a partir de que en 2013, cuando, con la ayuda del también luchador Diamond Dallas Page, logró reconducir su vida.

De hecho, en 2014 regresó a WWE, primero para ingresar en el Salón de la Fama de la compañía y luego para realizar pequeñas apariciones ocasionales, donde ya quedó claro que había recuperado el control y dejado atrás sus problemas con las adicciones a diferentes sustancias.

Descansa en paz, chico.

Temas
Inicio