Compartir
Publicidad
Publicidad
'Granjero busca esposa': vuelve el amor agrario con Carlos Lozano y escaso humor
Reality Show

'Granjero busca esposa': vuelve el amor agrario con Carlos Lozano y escaso humor

Publicidad
Publicidad

Tras una temporada ausente de nuestra parrilla siempre es bueno celebrar el regreso de la diversión, de la chispa y el gracejo nacional. No estoy hablando de 'Granjero busca esposa', pero casi: ha vuelto Carlos Lozano.

El presentador reconocía esta semana, en plena promoción, que se había saltado un poco a la torera todo lo que estaba establecido, dato que no sorprende en absoluto viendo su última aparición en Gran Hermano, donde pasó unos días con concursantes “normales” y salió muy subidito en el debate con Jorge Javier Vázquez.

Arranca la sexta edición del show que inició Luján Arguelles y que ahora conduce Mr. Lozano a grito pelado.

Lozano en estado puro

Lozano sigue siendo un gallito, supongo que por eso el programa mantiene la misma cabecera, y si algo deja claro el show es una cosa: Carlos Lozano ha nacido para ser conductor de autobús.

De viaje hacia el programa ha habido tiempo para cantar canciones (vamos de paseo), acosar a menores en coche con sus padres y echarse unas risas. Vivir la vida, dicen.

Patricia, José, Facundo, David y Garikoitz son nuestros nuevos granjeros

Toda la peñita

Patricia es de Toledo y busca un hombre 10 mientras cuida de sus corderos. Su abuela necesita un nieto, preferiblemente de un hombre alto. José busca una chica alegre y simpática. Tiene 21 años, es de Tarifa y tiene cabras y quesos.

David quiere sentar la cabeza. Gallego de Pontevedra y dueño de los huevos más caros del mundo. Pilota de aves y huevos. Garicoitz es el granjero soñador. Tiene 26 años, pinta de comer bien y de tener un gran corazón. Facundo busca a un hombre que lo bese. 47 años tiene este simpático profesor de equitación. Según sus propias palabras, en Gerona no debe haber muchos homosexuales.

Facundo, el cowboy

Las primeras citas, mejor con comida. En el caso de Gari, con comida de casa: ha puesto un reto a base de PINTXOS. Tío sabio. A MOSSO GRODO Cintia es la que más le ha gustado.

Gari se comió unos chorizos mientras habla con María del Mar, que le ha leído una carta de recomendación. Lorena es la más infantil, la princesa Disney, aunque se la ve un poco emo. Con 22 años ha vivido bastantes cosas, como perder 30 kilos por amor. Amanda es la tocona. Cañera, como a él le molan. Vanessa llegó con un par de pintxos y hablaron de migas y repostería. No hubo mucho feeling: ella está ahí por la abuela, que es curandera. La primera expulsión parece clara en el caso de Gari… En efecto. Menos mal que en este concurso te consuela Carlos Lozano.

Llegó el turno de David, el granjero pescador. El primero de los participantes que no se limita a comer o charlar en tierra firme. Irene fue su primera elección, que tuvo movida con Ana, porque la tachó de choni poligonera. Con Noa estuvo a punto de volcar, pero lo arregló bien la chica regalándole un trozo de papel arrugado que llevaba en el bolsillo. Bien jugao, Noa. Muy "detallosa". Noelia y David, una canaria y un andaluz. Menos mal que tenemos televisores inteligentes con opción de subtitulado.

Sospecho que Irene se quemó al sol y además perdió un remo. El primer viaje en barca de Ana ha debido ser una experiencia inolvidable para una madrileña que nunca ha estado en contacto con la naturaleza: puede que por eso mismo haya sido la primera expulsada de David.

La granjera

Patricia puso en la mesa comida manchega y un montón de flores esperando a un detallista sentada en un columpio. De todos los participantes es la más hermosa, no cabe duda. Jose Antonio, el ex-futbolista sevillano, tiene que saber que camiseta de camuflaje y americana no pegan. Ser bajito para una granjera tan esbelta puede ser un problema. Pero siempre puede dormir en el gallinero.

Rubén, "el de la chupa de cuero", no se lo curra demasiado. Además fue un poco sobradito. No dejes que un costalero estropee unos ojos bonitos.

Pablo es el más joven de los candidatos de Patricia, pero la edad le jugará malas pasadas. Gabriel, el churrero, se ha enamorado, por eso llevó una maceta como detalle. Jugando fuerte. Él se ha quedado con ganas de que le coma el churro. Él mismo lo dice. Por último, el chico de Zamora, Alejandro, que tiene malas pulgas y un aspecto chulesco que puede dar lugar a momentos incómodos. Que sea tan malhablado hace que sea uno de mis favoritos. Lástima que se haya ido por cuenta propia y se haya convertido en el mayor payaso de los pretendientes. Al menos entre los primeros expulsados.

Torero

La última sorpresa llegó en forma de baile nupcial, donde todas y todos se vistieron de novia para intentar conquistar a través de la danza. Lástima que Gari empezó a encontrar madres solteras, demasiado para un hombre tradicional. Una segunda expulsión que nadie esperaba se llevó por delante a un candidato por participante de manera inesperada. Inteligente movimiento para acortar la vida de un espectáculo de vida limitada si no fuera porque pasada la una de la madrugada aún no se había terminado.

Facundo no consiguió bailar con Jesús, que no paró de moverse. Tampoco bailó con Miguel Ángel, porque se sentaron en el suelo y el tío esquivó su secreto. Menudo zorro. No sería hasta la llegada de Antonio que se marcó el baile. Tiene serias posibilidades, pero cuidado con Carlas, el guardián de la galaxia nudista. Facundo es un tipo muy divertido que no duda en llamar puta al más pintado.

Todos formales

David llegó con banda de gaitas y no dudó en fijarse cuánto le sudan las manos a las pretendientas. La sección femenina de David promete mucho, sobre todo por la políglota celosa. Estefany de bailar sabe un rato, que lo hizo delante de cuatro mil personas. ¿Dónde? Ni idea.

Jose disfrutó de su boda andaluza y Patricia de sus pretendientes de chalecos fosforescentes. Rubén, al igual que el tipo del primer abandono, ha demostrado un machismo intolerable durante todo el programa. Rubén, a la puta calle, majo.

Así finalizó una primera entrega excesivamente larga que deja claro que esto no es QQCCMH, principalmente porque apenas hay sentido del humor ni excesivo trabajo de post-producción. A ver si las granjas entran en acción y ocupan ese hueco. Nos vemos la semana que viene.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos