'Supervivientes 2023' se estrena con los saltos de helicóptero más altos, nominaciones sorpresa y un cambio de presentadora en la palapa
Telecinco

'Supervivientes 2023' se estrena con los saltos de helicóptero más altos, nominaciones sorpresa y un cambio de presentadora en la palapa

Telecinco es ahora un naúfrago en una isla desierta pidiendo que por favor este último coco que se va a comer le permita sobrevivir unos meses más. O dicho de otra manera: si 'Supervivientes 2023' no tiene éxito, toca replantearse toda la estrategia a corto plazo. De momento ha tenido su arranque menos espectacular, tanto en audiencias como en todo lo demás. Con un 15,6% ha sido un varapalo amargo: ha sido su peor estreno de la historia (687.000 espectadores menos que en 2022, su peor dato hasta esta semana). 

1.621.000 espectadores está por encima de la media actual de Telecinco, sí, pero TVE contraatacó con el fútbol y el estreno de 'Cover night', y consiguió hacer mella: el partido de la Copa del Rey se llevó seis millones de espectadores y un 36,3% de share, así que habrá que ver qué pasa en el futuro sin tanta competencia. De momento 'Supervivientes' no ofrece lo suficiente para mantenerse en pie por sí misma: un casting poco potente, unas sorpresas poco sorpresivas y, eso sí, unos saltos de helicóptero espectaculares. ¡Vamos a ello!

Salta conmigo, digo salta

Soy muy fan del 'Survivor' internacional, ya se haga en Estados Unidos, Australia o Sudáfrica: la mezcla de inteligencia, estrategia, espectacularidad en las pruebas, alianzas y puñaladas por la espalda es apasionante y funciona como un tiro. En todos los sitios menos en España, claro, donde no podemos perder la oportunidad de mantener el directo, que la audiencia siga votando y que lo más espectacular en tres meses sea el inicio, donde todos los concursantes saltan de los helicópteros.

Es un buen momento clave, pero al final todos los años es igual, con pequeñas diferencias. En este caso, el helicóptero estaba más alto de lo normal. Hubo quien se tiró abrazada al pijama de su marido (Patricia Donoso), quien lo hizo cantando (Manuel Cortés, el hijo de Raquel Bollo), quien tuvo que vencer al miedo (Adara) y quien ha llorado al recordar a sus seres queridos (Asraf, pensando en Isa Pantoja, su novia). El caso es que todos acabaron chapoteando y nadando hacia la isla, entre sueños cumplidos y esperanzas de que en el futuro esto les reporte muchos bolos en discotecas.

Lo que no esperaban los doce que se tiraron en directo era la sorpresa que les tenía preparada la organización: no, no me refiero a la nueva presentadora desde Honduras, Laura Madrueño, que sustituye a Lara Álvarez. Y es que antes de salir tuvieron que nominar a cinco personas que se quedaran en tierra. Pero al final, sorpresa de sorpresas, estuvieron ya concursando en Tierra de Nadie. Ellos son Sergio Garrido, Raquel Mosquera, Bosco, Raquel Arias y Artùr Dainese, viviendo en unas condiciones duras y formando el primer grupo de la noche. Pero no todo ha sido malo para ellos.

Una noche con tantas sorpresas

Los cinco nominados no saltarán del helicóptero, pero tienen una ventaja extra: al no haber compartido las primeras horas con el resto del equipo, han sido inmunes, asegurándose una semana más. Alegría y alborozo. La primera prueba, por cierto, fue de estos cinco, la famosa "prueba del barro" (si algo funciona, para qué echarle imaginación) en la que deben rebuscar para encontrar premios con los que mejorar su calidad de vida. Consiguieron unas palas, un kit para hacerse una cabaña, una lona, una esterilla y latas de comida. Ya pueden montar un piso de soltero.

Los otros doce concursantes, que también participaron en su particular prueba del barro, se han dividido en dos grupos: los Royales y los Fatales, nombres que toman de la playa en la que se han quedado. Y con las mismas, es el momento de nominar, que hay que dar carnaza rápido. Los Fatales nominaron al rey de los bocadillos en TikTok (el casting de este año rasca el fondo del barril) Ginés, por poca afinidad, mientras que la líder del grupo, Katerina, hacia lo propio con Alma Bollo.

Por su parte, los Royales nominaban a Jaime Nava, porque no han llegado a congeniar, y Manuel Cortés, líder, lo hacía con Diego. Y ya tenemos los tres grupos montados y el lío empieza. Los líderes, por si teníais curiosidad, fueron los más rápidos en tocar la campana para cada grupo en la prueba del barro. Aquí no se tira nada.

El resort

El grupo más rápido ha acabado viviendo en Playa Royal, donde viven a todo lujo: esterillas, comodidad, más pesca... El otro, en Playa Fatal, donde solo tendrán 50 gramos de arroz por día, menos latas y una navaja para apañárselas en lo que puedan. Mientras no se la vayan clavando en los inevitables cabreos, ni tan mal que iremos.

Los concursantes exiliados en Tierra de Nadie vivirán también en condiciones deplorables pero al menos tendrán un cayuco para acercarse a pescar. ¡Y así estamos! El público tendrá que escoger, como siempre, el expulsado de turno, mientras Telecinco sigue creyendo que es mejor hacer una gala de cuatro horas un jueves y preguntándose cómo lo harán en otros países para montar mucho más en solo cuarenta minutos semanales.

La semana que viene veremos la primera expulsión, una nueva prueba de inmunidad y, vistos los resultados de audiencia, quién sabe si sorpresas inesperadas por parte de la productora. Yo contaría con ello.

Temas
Inicio