"He hecho cuatro películas bastante buenas". Tom Hanks explica su regla con secuelas y define a la perfección el proceso creativo cinematográfico

"He hecho cuatro películas bastante buenas". Tom Hanks explica su regla con secuelas y define a la perfección el proceso creativo cinematográfico
30 comentarios

Tom Hanks lleva tres décadas entregado en cuerpo y alma al noble arte de contar historias en imágenes. Lo ha hecho detrás de las cámaras en producciones como 'The Wonders' o 'Hermanos de sangre' y, por supuesto, delante de ellas, donde nos ha regalado algunos de los largometrajes más celebrados y queridos por boomers y millennials —algo nos tendría que unir—.

Luces y sombras

Después de todo este tiempo y experiencia profesional, es normal que el doble ganador del Óscar por las magníficas 'Philadelphia' y 'Forrest Gump' sea capaz de definir el proceso de crear un largometraje con tanto acierto como el que ha demostrado en su última entrevista con el medio People, en la que ha promocionado su última novela 'The Making of Another Major Motion Picture Masterpiece'.

En ella, además de hablar sobre la magia del cine y su trabajo literario, que gira en torno a la creación de una película de superhéroes y del cómic que la inspiró, el de California ha dejado caer que, de entre toda su extensa filmografía, tiene "cuatro cintas bastante buenas".

"Nadie sabe cómo se hace una película, aunque todo el mundo cree que sí. He hecho un montón de películas —y cuatro de ellas son bastante buenas, creo— y aún me fascina cómo se les da forma. Del destello de una idea a la imagen parpadeante en la pantalla, todo el proceso es un milagro.
Hacer películas es un trabajo muy duro que se extiende por un periodo de tiempo muy largo compuesto por muchos momentos de alegría chocando contra el mismo número de sensaciones de odio hacia uno mismo. Es el mejor trabajo del mundo y el más frustrante de los oficios que conozco".

Hanks acierta de pleno al mostrar las dos caras de un oficio que puede llegar a consumir al profesional más estable emocionalmente y disciplinado. Un tino similar al que muestra en su aproximación a las secuelas; territorio que intentó explorar con una 'Forrest Gump 2' cuya existencia sobre el papel "duró 40 minutos".

"Algo inteligente que hago es no firmar nunca un contrato que tenga una obligación contractual para hacer una secuela. Siempre digo, 'Chicos, si hay un motivo para hacerlo, hagámoslo. Pero no me podéis obligar'. Existe esta inclinación natural puramente comercial que dice, 'Oye, acabas de tener un éxito, así que hazlo otra vez y tendrás otro'".

Ya sea con continuaciones o proyectos originales, Tom Hanks es un tesoro que guardar como oro en paño.

Temas
Inicio