"Sabéis que los gays follan, ¿no?": Michael K. Williams presionó a HBO para incluir más sexo en 'The Wire'

"Sabéis que los gays follan, ¿no?": Michael K. Williams presionó a HBO para incluir más sexo en 'The Wire'
127 Comentarios

Si hay un personaje inolvidable en 'The Wire' (y casi de la primera edad de oro de HBO), ese es Omar Little. El personaje interpretado por el fallecido (hace justo un año) Michael K. Williams rompió varios estereotipos como el ratero consagrado a echar a los camellos que invaden las calles de Baltimore.

Un carismático y violento personajes cuya homosexualidad rompió moldes en la televisión de los dosmiles. Pero una cosa es que un personaje sea gay y otra el plantear escenas íntimas homosexuales en pantalla, algo por lo que Williams luchó para mostrar desde el primer día en la excelente serie de David Simon y Ed Burns.

La vida de Omar

Así lo plasma en 'Scenes from my life', las memorias del actor cuyo extracto podemos leer en Vulture. En ese fragmento del libro, Williams cuenta lo consciente que era de que el personaje le podía cambiar la vida y cómo se enfrentó a la única "duda" que tenía sobre él.

«Sobre la homosexualidad de Omar, era transgresor hace 20 años, y admito que al principio tenía miedo por interpretar a un personaje gay. Recuerdo ayudar a mi madre metiendo la compra en su apartamento contándole sobre este nuevo papel. Sabía desde el principio que iba a ser algo gordo. "Este personaje va a cambiar mi carrera", dije. "Pero el tema es —dudé— qye es abiertamente gay". Mi madre tan conservadora como era y me preocupaba que no estuviese ahí para nada.
»Bien, nene —dijo— esa es la vida que has elegido y lo apoyo». Ella no había aceptado las artes o mi interés en ellas pero para mí, esa era su versión de animarme. Lo tomé como lo que era. Creo que mi miedo inicial sobre la sexualidad de Omar vino de mi educación, de la comunidad que me crió, y los estereotipos obstinados de los personajes gays. Una vez me di cuenta de que Omar no era afeminado, que no tenía que hablar o andar de un modo estrafalario, mucho de ese miedo se fue.»

Además, cuenta cómo vio que era también necesario el "ir a por todas" con la interpretación de su personaje, consciente de que había en aquel entonces cierta incomodidad en torno a qué plasmar y qué no en pantalla. Él lo tenía claro, no podían quedarse en un toquecito por aquí y por allá.

«En cuanto a Omar y su amante Brandon (interpretado por Michael Kevin Darnall), parecía como que todo el mundo revoloteaba en torno a su tema de intimidad. Había mucho de tocar el pelo y acariciar los labios y cosas de esas. Sentí que si íbamos a hacer eso deberíamos ir con todo. Creo que los directores estaban asustados y le dije a uno de ellos "Sabéis que los gays follan, ¿no?"»

No tardó mucho, porque andamos en los primeros episodios de la primera temporada de la serie cuando, con esto en la cabeza, Williams se acercó en un momento a Michael para decirle que era hora de avanzar con Omar y Brandon... y el siguiente paso era que se dieran un beso, algo prácticamente inédito en televisión estadounidense.

«Él se apuntó. "Vale, pero no me digas cuando lo vas a hacer. Hazlo espontáneo para que parezca natural. A por ello." Nos llamaron para el ensayo y el equipo estaba todavía montando el plató, poniendo las luces y las cámaras en lo que lo hacíamos. Cuando fui y besé a Michael en los labios, todos dejaron lo que estaban haciendo y se quedaron boquiabiertos. Hace veinte años los hombres, especialmente los de color, no se besaban en televisión. No digo que fuese algo raro; digo que no ocurría.»
Tumblr N757ygptxf1s1bunio9 R1 1280

Algo que, de hecho, solo parecía poder verse en HBO por la época, que ya en 'Oz' era bastante propensa a las escenas de sexo (consentido o no) entre los presos de la prisión de máxima seguridad de Oswald. Volviendo a Baltimore, Williams reanuda el relato contando la reacción de Clark Johnson, director de dicho episodio.

«El director, Clark Johnson, estaba en una escalera y dijo, "Ey, ey, ey, esperad". En realidad no estaba mirando la primera vez pero oyó el sonido de los labios y quizá sintió la reacción del equipo: "Hacedlo de nuevo". Hicimos la escena y nos besamos otra vez. "Sois unos valientes hijos de puta", dijo. "Vale, captémoslo". Todo el equipo dejó lo que estaban haciendo y grabaron. Creo que él estaba ansioso por captarlo antes de que uno de los dos cambiásemos de opinión.»
Temas
Inicio
Inicio