Compartir
Publicidad

'Ciudadanos', televisión social

'Ciudadanos', televisión social
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todavía cuesta creer que Antena 3 se haya atrevido a emitir un programa como 'Ciudadanos' en pleno prime time de día laborable. Todo indicaba que, en términos de audiencia, la jugada le iba a salir mal a la principal cadena de Atresmedia, que no está acostumbrada a ofrecer este tipo de espacios en su parrilla, más idóneos para una cadena como laSexta. Aún así, Antena 3 no se acobardó, confiando en Julia Otero la conducción de un programa que en su primera entrega dedicó un monográfico sobre el empleo, algo que se convirtió en una radiografía social de nuestro país para la que se convocó a un buen número de caras que reflejasen la situación en la que nos encontramos.

No engaña a nadie Antena 3 con el título que ha buscado para este nuevo programa, convertido en la máxima expresión de lo que podríamos considerar televisión social, ya que dio protagonismo, tiempo y voz a un alto número de representantes de la actualidad más amarga de España, esa que se desliga de políticos y se centra en quienes sufren día a día las consecuencias de sus decisiones. Un programa por y para los ciudadanos, transformado en un espejo en el que no todo el mundo estaría dispuesto a mirarse, razón por la que, quizá, 'Ciudadanos' solo obtuvo algo más de 1,2 millones de espectadores sin llegar al 10% de share.

No se puede juzgar a aquellos que buscan en la televisión algo que les evada y que no quisieran acercarse al programa de Julia Otero para conectar con otras ofertas que, precisamente, les hiciera olvidar por unas horas la realidad expuesta en 'Ciudadanos'. Al fin y al cabo, el entretenimiento siempre ha sido uno de esos bienes que con tanta efectividad sabe aportar la pequeña pantalla, aunque en ocasiones hay que bendecir que esta no se olvide de llevar a cabo otro tipo de compromisos, pese a que supongan una bofetada de realidad que espante a un buen número de personas.

Con respecto al programa, 'Ciudadanos' demostró que se puede realizar un espacio en el que que los presentes se pudieran expresar sin prisas, incluso interrumpiendo cuando no estaban de acuerdo con la argumentación de otros y creando debates improvisados, siempre controlados por una correcta Julia Otero a la que da gusto volver a ver en la televisión. 'Ciudadanos' recogió un amplio abanico de historias, casos, ejemplos y actitudes, con los que se podría empatizar más o menos, pero que fueron un fiel reflejo de las historias que podemos encontrar en la calle hoy en día.

El único punto negativo del programa estuvo en esa edición que a veces ofrecía pequeños cortes que afeaban el desarrollo del espacio, dando la sensación de que se habían interrumpido intervenciones y de que las conversaciones no eran del todo fluidas. 'Ciudadanos' no quiso olvidarse de ofrecer unos cuantos consejos que fueron recibidos con desigualdad efectividad, dándose momentos en los que parecía aún más increíble que estuviésemos ante el prime time de una televisión privada en España. No podemos olvidar que, al igual que el entretenimiento, este tipo de televisión es necesaria en nuestra sociedad. También en las cadenas privadas y aunque no tengan un seguimiento masivo por parte de la audiencia.

En ¡Vaya tele! | 'Ciudadanos' y '¿Quién quiere casarse con mi hijo?' se verán las caras a partir del miércoles

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio