Compartir
Publicidad

Regreso al pasado: vuelve "Su media naranja"

Regreso al pasado: vuelve "Su media naranja"
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Abróchense los cinturones. Estamos a punto de iniciar un viaje al pasado. Unos 15 años atrás, hacia el inicio de las televisiones privadas en España. Porque, si nadie lo remedia, Antena 3 comenzará a emitir en breve "Su media naranja". Vale que el programa no se llamará así (sino algo así como "Tal para cual") y que una estridente Anabel Alonso (que parece interpretarse a sí misma en su rol de Diana de 7 Vidas presentando concursos-realities) ocupará el lugar del difunto Jesús Puente. Pero por lo demás, se recupera un formato añejo como la propia cadena.

"Su media naranja" fue un programa de cierto éxito y símbolo de un nuevo estilo de hacer televisión. A los canales "clásicos" de Televisión Española se sumaron, de repente (y por zonas geográficas, igual que ahora pasa con La Sexta) dos nuevos canales en abiertos y una cosa extraña llamada Canal Plus, que emitía en codificado. Nuevos estilos, nuevos programas. Y "Su media naranja" encontró su hueco. Presentado en su primera época por el maduro actor Jesús Puente, el programa contaba con la presencia de tres parejas que jugaban a contestar preguntas sobre su convivencia. Hombres o mujeres abandonaban la escena y sus contrapartes respondían a las preguntas del presentador escribiendo sus respuestas en una pizarrita. Los que estaban fuera regresaban, y tenían que contestar a las mismas preguntas, formándose gran alboroto cuando se descubría que sus parejas opinaban cosas distintas.

Los concursantes, por supuesto, colaboraban (y supongo que el casting tenía su parte de responsabilidad). Gente capaz de airear sus intimidades en público, de discutir cuando no se coincidía en las respuestas, o de mostrar a las cámaras sus costumbres sexuales (hay una respuesta que tengo grabada en mi mente y que me atormenta por las noches: "¿Qué es lo que más has aprendido de tu pareja?" "Que la puerta de atrás también está abierta"). Porque el programa jugaba con la procacidad y la picardía, haciendo preguntas en el límite de lo permisible, que generaban respuestas y risas que (todo sea dicho) Jesús Puente manejaba con total comodidad. Nueva televisión y modernidad.

Y ahora, 15 años después... ¿seguimos igual? ¿No hay más ideas en el tintero que recuperar un concurso tan añejo? El país ha cambiado, lo que por aquel entonces era "picaruelo" ahora es el pan nuestro de cada tarde. Una de dos: o mantienen el listón (en cuyo caso el programa pasará inadvertido, puesto que no ofrecerá nada que no haya ofrecido ya Patricia Gaztañaga o demás parroquia) o eleva el nivel e intenta sacar al aire los trapos más sucios de las parejas.

Y todo esto, en horario de auto-regulacíon. Pues qué bien.

Vía | Y desperté...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos