El puente de Crimea tiene su propia comedia romántica: el alocado proyecto propagandístico con escándalo de corrupción de por medio
Cine Europeo

El puente de Crimea tiene su propia comedia romántica: el alocado proyecto propagandístico con escándalo de corrupción de por medio

Este fin de semana se ha confirmado un importante ataque contra el puente de Crimea, un punto estratégico que conecta Rusia y Crimea, la península ucraniana que Rusia se anexionó en 2014. El bombardeo ha sido un golpe bastante duro para Putin, porque el puente era un proyecto personal del presidente ruso y también un símbolo de su victoria contra Ucrania que había recibido muchísimo bombo durante su construcción.

Tantísimo bombo, que allá por 2018 incluso se estrenó 'Krymskiy most. Sdelano s lyubovyu!', que a nivel internacional se llamó 'The Crimean Bridge. Made with Love!'. De entrada parecía una película romántica de manual, ambientada en verano y con una joven que tiene que elegir entre dos posibles amores.

La historia se centraba en Varya, una estudiante de arqueología en Kerch a la que le salen al paso dos maromos: Viktor, un ejecutivo exitoso que acaba de llegar de Moscú, y Dima, un ambicioso constructor. Y de fondo tenemos como escenario la construcción del puente de Crimea.

Propaganda política, fracaso absoluto en taquilla y una pizquita de corrupción

Ya de entrada, y con la historia política de la crisis de Crimea tan reciente, la construcción del puente de Crime igual no parecía el escenario ideal para una comedia romántica. Y aún así nació 'The Crimean Bridge. Made with Love!' para tratar de aligerar un poco el ambiente, aunque la película dirigida por Tigran Keosayan y guionizada por Margarita Simonyan se llevó unas críticas desastrosas que incluso batieron récords por sus puntuaciones bajísimas.

La película ha sido descrita como "una mezcla entre 'Mamma Mia!' y 'Volga-Volga', con una Crimea idealizada donde el sol siempre brilla", narrando la historia del puente de Crimea y de las parejas que se formaron a su alrededor. Además de las malas críticas, la reacción del público no fue demasiado buena por la propaganda descarada de la trama, así que la comedia romántica se la pegó en taquilla.

La cosa podía haberse quedado en que era una mala película, asumir las pérdidas y ya está. Pero en 2020 el político ruso Alexey Navalny hizo unas acusaciones muy serias sobre la producción de la película, incluyendo que era propaganda para justificar la construcción del puente y que se habían desperdiciado los fondos por parte de la propia guionista y su familia.

Según Navalny, los creadores de 'The Crimean Bridge. Made with Love!' y su familia se quedaron aproximadamente el 30% del presupuesto de la película. El matrimonio de Keosayan y Simonyan colocó a varios miembros de su familia en diferentes puestos en la producción como asistentes, directores, productores e incluso como actores. Cada uno con sus respectivos sueldos, mucho mayores que los del resto del equipo y el reparto de la película.

Para hacernos a la idea, Laura Keoyasan, habría cobrado 755.000 rublos por un papel muy secundario, mientras que las estrellas de la película Ekaterina Shpitsa y Alexey Demidov cobraron 1,8 y 1,3 millones, respectivamente. Sergey Nikonenko, otro de los actores principales, confirmó que había accedido a participar en el rodaje por 881.000 rublos, la mitad de su salario habitual.

The Crimean Bridge Made With Love 2

Por su lado, Margarita Simonyan se embolsó 9,1 millones de rublos por su trabajo como guionista y el director Tigran Keoyasan ganó 13,9 millones.

"Estas decenas de millones de rublos que se han pagado en honorarios no son solo una indicación de cómo de irracionalmente valoran Simonyan y Keoyasan su trabajo, es también una forma de robar", dijo Navalny. "Un puñado de gente conectada a la familia accede a inflar sus tarifas y se pagan unos a otros muchísimo más dinero y se gastan los fondos cedidos por el estado para la película.

El presupuesto total de la película no está muy claro, pero según la FBK (la Fundación Anti-Corrupción de Navalny) habría costado 154 millones de rublos (unos 2,5 millones de euros) y apenas habría recaudado la mitad.

De acuerdo a IMDB, el presupuesto total rondaba los 300 millones, con lo que tendríamos 175 para producción y 125 para publicidad, y a nivel mundial solo habría recaudado unos 63,89 millones de rublos.

Según reporta Meduza, la FBK defiende que unos 100 millones del presupuesto de la película venían directamente del gobierno ruso y se habrían concedido sin entrar a concurso. La BBC también apunta que los fondos fueron aprobados por Alexey Gromov, el jefe de gabinete del gobierno de Putin, y que el tercio restante vendría de Arkady Rotenberg, el multimillonario que construyó el puente de Crimea.

Temas
Inicio