Publicidad

'Annabelle vuelve a casa': la muñeca asusta lo justo para seguir exprimiendo el inquietante universo Warren
Críticas

'Annabelle vuelve a casa': la muñeca asusta lo justo para seguir exprimiendo el inquietante universo Warren

Publicidad

Publicidad

El universo Warren se ha convertido en la gran franquicia del cine de terror de los últimos. Y es que puede que la productora Blumhouse sea la principal dominadora del género, pero la saga iniciada por James Warren en 2013 con la estupenda ‘Expediente Warren: The Conjuring’ no ha dejado de crear éxitos de taquilla.

Ahora es el turno de ‘Annabelle vuelve a casa’, la tercera entrega de la saga dedicada a la terrorífica muñeca. Hasta ahora ninguno de los spin-offs del universo Warren habían estado al nivel de las dos entregas dirigidas por Wan y todavía tendremos que esperar para que eso suceda, ya que la cinta que ahora nos ocupa no va más allá de ser una aceptable película de terror que no termina de sacar partido a todos los ingredientes que tiene a su disposición.

Un pelín descafeinada

Escena Annabelle

Uno de los detalles más sugerentes de ‘Expediente Warren: The Conjuring’ era la presentación de la habitación en la que guardaban bajo llave todo tipo de objetos y artefactos problemáticos. Annabelle destacaba por encima de todos ellos y por eso acabó teniendo su propia película, pero una de las grandes bazas de la película que nos ocupa estaba en que la siniestra muñeca podía sembrar el terror utilizando a sus peculiares compañeros de estancia, dando así una mayor variedad al conjunto.

Al respecto conviene aclarar que ‘Annabelle vuelve a casa’ nunca llega a tener la fuerza suficiente como para que el espectador se retuerza incómodo en su butaca. Esa variedad que mencionaba antes sí que está ahí, pero acaba dando la sensación de buscar el impacto más a través de la cantidad que por desarrollar la amenaza de tal forma que uno llegue a temer lo que pueda suceder.

Al menos así la película evita repetirse y permite ciertos juegos visuales -lo más conseguido es todo lo relacionado con la niebla cuando la acción se traslada por una vez al exterior de la casa de los Warren- que hacen más llevadero su visionado, pero Gary Dauberman no consigue dotar a la película de la garra necesaria. Falta ese enfoque que Wan sí dejaba muy claro apostando por un toque más clásico en ‘Expediente Warren: The Conjuring’ y por una energía de cámara tremenda en su secuela.

Fluidez

Muneca

Lo que uno encuentra en ‘Annabelle vuelve a casa’ es un trabajo de puesta en escena funcional que acierta en dar con el ritmo adecuado para que uno nunca desconecte pero que más allá de eso no aporta nada realmente distintivo. De hecho, en el aspecto puramente técnico se sitúa por debajo de ‘La monja’, donde lo que fallaba era un guion tan fallido que contaminaba al conjunto. Aquí el libreto firmado también por el propio Dauberman sí es bastante correcto.

La otra gran baza que tenía a su disposición Dauberman es la de contar con Vera Farmiga y Patrick Wilson dando vida nuevamente a Lorraine y Ed Warren, aunque ya de entrada teníamos claro que su presencia iba a ser secundaria en el mejor de los casos. Eso sí, ellos son los grandes protagonistas del prólogo y ahí ‘Annabelle vuelve a casa’ se siente como una película mucho más importante, tanto por la aportación de los actores como por la ejecución desde la puesta en escena.

Imagen Annabelle

En realidad no hay nada memorable en ello, ya que todo se reduce a que Lorraine y Ed sean conscientes de las particularidades de Annabelle, pero realmente se siente como una continuación de sus aventuras paranormales en lugar de un complemento más o menos necesario como sucede con el resto de metraje.

Eso sí, no tengo nada claro que la franquicia Annabelle pueda o deba seguir adelante después de la película que nos ocupa. No se me ocurre ya nada que puedan contar sobre ella y que tenga sentido hacerlo. Nos contaron su pasado en la primera entrega, su verdadero origen en la segunda y cómo acabó en manos de los Warren aquí. Ya está, por favor.

Un pasatiempo de terror light para seguir exprimiendo la popularidad de la franquicia que arranca con fuerza para luego ir acumulando situaciones terroríficas sin lograr que ninguna de ellas deje huella. Vamos, para pasar el rato sin esperar nada que se acerque al nivel de las dos películas del universo Warren dirigidas por James Wan.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir